Torreon, Coah.
Edición:
15-Jul-2024
Año
21
Número:
913
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIOS AL RAS / 689

COMENTARIOS AL RAS / 689


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
02-02-2019
|
Edición:

|
Compartir:

EUA QUIERE DERROCAR A NICOLÁS MADURO

Sólo México, Guatemala, Colombia y Paraguay no contemplan la reelección presidencial. En el resto del continente, esta figura -la reelección- se da con diferentes matices. En Cuba, Venezuela y Nicaragua, es indefinida; mientras que en otros países, puede haber dos mandatos consecutivos, y, en el resto, alternados.

Comento esto, porque ha trascendido al mundo, la situación de Venezuela, donde Nicolás Maduro, se encuentra en el banquillo de los acusados. Cómo sabemos, Hugo Chávez que fue presidente de este país y modificó la Constitución para reelegirse, pero no pudo completar su segundo mandato porque falleció antes de tiempo.

Así que Nicolás Maduro, sucesor de Chávez, antes de cumplir su primer mandato, también modificó la Constitución para permanecer en el poder, de 2019 hasta 2025.  Situación que provocó el rechazo de las fuerzas más reaccionarias de dentro y fuera del país, y que fue aprovechada por los Estados Unidos de América, para unirse con un solo propósito:  derrocar al presidente Maduro.

Y como desde 1823, Estados Unidos enuncio su doctrina Monroe (que establece que todo el Continente Americano,  se encuentra en la esfera de su influencia), muy pocos países latinoamericanos -por no decir que ninguno- se ha salvado de una intervención directa, indirecta o a un bloqueo comercial y Financiero por parte de los norteamericanos.

Sólo por hablar de América Latina (en otras latitudes del planeta, esa es otra historia) guerras, invasiones, Ataques sin fundamento, derrocamiento de gobiernos democráticamente electos e intervenciones  en asuntos internos, son, hasta la fecha, el pan de cada día.

Y es que Estados Unidos de América no puede dejar de provocar guerras (incluso, asesinando a sus mismos habitantes para tener una justificación, como sucedió con el ataque a las Torres Gemelas, donde se demostró, que éste fue provocado por el gobierno de George Bush, por dos razones: una, que estaba próxima su reelección; otra, porque la economía de Estados Unidos de América, es una economía de guerra y las grandes corporaciones, están metidas en este negocio, aún cuando muestren otra cara, pues  tienen divisiones que fabrican armamento de todo tipo, vehículos,  pertrechos,  uniformes,  municiones,  comida, calzado  y todo lo que se usa en una conflagración armada.

De hecho, su poderío proviene de estas actividades, más que de otra cosa.

Para acumular su capital  inicial, EUA ha saquearon (y siguen saqueando), a los países latinoamericanos.

En 1846, Estados Unidos de América invade a México y lo despoja de más de la mitad de su territorio.

En 1854, fue  Nicaragua; 1855, El Salvador y Honduras; en 1898, cuando Cuba estaba logrando su independencia, Estados Unidos de América le declara la guerra a España y establece su poderío en la isla, junto con Puerto Rico, Filipinas, Hawai y kuán. También se apodera del canal de Panamá que pertenecía a Colombia.

En 1954 sigue con Guatemala; en 1961, intentan recuperar Cuba; en 1965, República Dominicana; el 1983, Granada; en 1984;  Nicaragua; en  1989, Panamá; en  1994,  Haití.

Sin contar con los golpes de estado promovidos por los norteamericanos, en 1966 y 1976 en Chile y Uruguay; en 1992, Perú, y así sucesivamente.

Hoy,  los ojos del imperio gobernado por Donald Trump, están puestos en Venezuela y ya desató toda una campaña mediática, dentro y fuera de ese país, para satanizar a Nicolás Maduro, provocando, además, junto  con la oligarquía y las buenas conciencias, de ese país, una crisis alimentaria, reteniendo el abasto de alimentos en los supermercados, desatando una inflación desenfrenada y creando psicosis entre la población para desacreditar al presidente, que dicho sea de paso, no es muy inteligente que digamos y no tiene los alcances para defenderse ni revertir el deterioro de su imagen.

Y como en Chile en 1976, los gringos ya tienen a su Pinochet, en persona de Juan Guaidó, quien ha colaborado en el pasado con los norteamericanos y se ha prestado al juego de estos, para calentar más el ambiente,  violando todas las leyes venezolanas, con el apoyo incondicional de Trump.

La caída de Nicolás maduro -como dicen- sólo es cuestión de tiempo, las condiciones creadas para eso, están dadas.

Para la gente desinformada que aplaude los ataques a Maduro y su inminente caída;  esos ignorantes que no conocen la historia de América Latina, la de México y menos el siniestro juego de los Estados Unidos de América, deberían tener mucho cuidado.

No se les olvide que antes y durante las campañas electoral para la presidencia de la República de México, se orquestó una campaña para ligar a Maduro con Andrés Manuel López Obrador, acusándolo de populista e incluso de socialista.

Esto tuvo un   trasfondo perverso, pues se sembró una semilla, que puede germinar en una campaña de la mafia del poder, los empresarios dolidos porque les cortaron sus negocios chuecos, del narcotráfico incluso, que sólo esperan un empujoncito de los gringos para hacer con Andrés Manuel, lo que en Venezuela están haciendo con Nicolás Maduro.

Lo que no saben muchos ingenuos, es que Maduro no es el objetivo en sí, no.  Lo que está detrás de toda esta campaña golpista, son las grandes riquezas naturales de Venezuela, el país con más reservas de petróleo y que por su cercanía con Estados Unidos de América se convierte en un apetitoso bocado. Pero no sólo es el petróleo, Venezuela tiene grandes yacimientos de oro, de buxita, de hierro, carbón, recursos  hidroeléctricos, de  Perlas y el codiciado coltan, material usado para fabricar dispositivos electrónicos avanzados, como teléfonos celulares computadoras, etcétera.

Esto es lo que en el fondo quieren los Estados Unidos de América. De hecho, la democracia les importa un comino, pues hay otros países, con mucho menos riqueza, donde la democracia es una entelequia, por lo que no les interesa provocar golpes de estado. Bisnes son bisnes.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu