Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » EDICIÓN 785 » De la pasión a la violencia; se registran actos de vandalismo durante festejos / 785

De la pasión a la violencia; se registran actos de vandalismo durante festejos / 785


|
Por:
Sin Censura
|
29-05-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: REDACCIÓN

 

Torreón, Coahuila.–

Cada vez que el Santos Laguna llega a las instancias finales en el campeonato de futbol local surge la llamada “Santosmanía”, fenómeno que surgió a mediados de los años 90´s cuando el equipo local consiguió el primero de sus campeonatos. Era común ver en las calles a familias enteras celebrando los triunfos del equipo verdiblanco hasta altas horas de la noche.

Sin embargo, algo ha cambiado en los últimos años que ha provocado que la euforia de muchos aficionados se desborde y se genere una violencia injustificable que pone en peligro no solo a quienes participan de los actos vandálicos, sino a cientos de personas inocentes que están en el lugar y la hora equivocadas.

Basta recordar que cuando los guerreros lograron clasificarse a su doceava final, miles de laguneros salieron a las calles a festejar, principalmente, en la Plaza Mayor, lugar que se ha convertido en el referente de las celebraciones de los aficionados verdiblancos, pero también un lugar en el que ya es frecuente atestiguar actos que ya no pueden clasificarse como celebraciones, sino como vandalismo puro que es tolerado por las autoridades.

El triunfo santista se vio empañado por la violencia que desatan algunos de sus aficionados, principalmente, los más jóvenes, quienes llegaron incluso a los golpes siendo partidarios del mismo equipo. Pero también personas inocentes salen perjudicadas, sirvan dos casos para ejemplificar: Primero, el caso de una abuela que circulaba en su auto en compañía de su nieto, un menor de 18 meses, quien se salvó de salir gravemente herido luego de que seudo-aficionados apedrearan su vehículo y le rompieran varios cristales. El segundo caso es el de Mónica López, esposa del ex jugador Jared Borgetti, sin duda uno de los íconos deportivos del club, quien circulaba en su camioneta con amigos e hijos y al pasar por la avenida Morelos recibieron varios golpes en el vehículo, en una conducta injustificable que denunció a través de sus redes sociales.

Este cambio en el comportamiento de algunos aficionados al futbol es bastante significativo, pero no tiene necesariamente su origen en el futbol o con la afición por el deporte de las patadas, que es un mero detonante, sino que el reflejo de una sociedad que está produciendo ciudadanos que, sin duda, se sienten muy frustrados.  “La violencia en el fútbol se origina en la propia sociedad y su comportamiento; una sociedad que se expresa en las gradas con frustración, enfados y agresividad que acumulan en su vida cotidiana y que en ningún otro espacio público se permite”. (https://www.psicoadapta.es/blog/la-violencia-en-el-futbol/).

Y es que para nadie es un secreto, que los fines de semana que el Santos Laguna perdía el partido, principalmente de local, la violencia familiar se disparaba, en un reflejo de cómo el futbol es utilizado para encausar ciertas emociones, pero, cuando la frustración se impone entonces se genera un estallido que no pocas veces resulta en violencia.

Lo que sucedió el domingo por la noche, al terminar el partido contra el Puebla, no tiene todavía parangón con otras ciudades o países donde incluso se han llegado a presentar muertes durante las mal encausadas celebraciones. Aun así, las autoridades, principalmente la policía municipal, fueron duramente criticadas por la pasividad con que permitieron que decenas de aficionados cometieran actos de violencia y no hubiera una sola persona detenida con todo y las evidencias de actos vandálicos.

Para el primer partido de la final contra Cruz Azul, que el equipo santista perdió 1 a 0, se desplegó un operativo conjunto con cientos de elementos, se instaló el alcoholímetro y se detuvo desde temprana hora a aficionados que empezaron a excederse de forma anticipada a los festejos. Sin embargo, más por la derrota que por el operativo de seguridad, fueron muy pocos los aficionados que pudieron verse en las calles después del juego.

Las autoridades anunciaron que el operativo se replicaría el domingo por la noche, día del partido de vuelta de la final, en el que el equipo santista tiene pocas posibilidades de remontar, pero independientemente del resultado, es imperativo que se tomen las medidas necesarias para que la violencia no crezca y se convierta en el sello de las celebraciones del equipo deportivo más popular e importante de la región, pues cualquier logro o éxito deportivo nunca puede estar por encima de la paz social, ni debe servir de motivo para que los ánimos se desborden a grado tal que se conviertan en un motivo de temor a causa de la violencia y no de celebración. Estamos a tiempo.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu