Torreon, Coah.
Edición:
15-Jul-2024
Año
21
Número:
913

¿SERÁ VERDAD?

Por:
La Comadre
|
09-07-2023
|
Edición:

Compartir:

La mejor columna política de La Laguna, por SinCensura.

En la lista de aspirantes presidenciales del “Frente Amplio Por México” llama la atención el eufemismo que han utilizado para referirse a las y los que han “bajado” de la contienda del 2024. Hay de todo.

Por ejemplo, hay nombres que se subieron y se bajaron solos. Otros que nadie los invitó y nadie les cerró la puerta. Algunos de plano no confiaron en el método elegido, como si en verdad, en algún momento, hubieran tenido posibilidades reales.

La decisión pareciera ya tomada. La candidata del “Frente Amplio Por México” será la senadora Xóchitl Gálvez. Y que no fue fácil convencerla de que se bajara de la contienda por Ciudad de México, una apuesta más alcanzable, pero lo más complicado ha sido subir a este proyecto a Marko Cortés, quien tendrá que alinear a sectores del panismo que rechazan a la simpatizante, entre ellos, los cinco gobernadores panistas que apoyan a Santiago Creel. A esta operación ya se le conoce como “El Pacto X”. Incluso, algunos bromean con el nuevo nombre del empresario como “Claudio Xóchitl González”.

Y que, para construir ese resultado final, el cálculo de los opositores es que los finalistas en su proceso sean: Xóchitl Gálvez, Santiago Creel y un/a priista. Quien tenga mejor desempeño en las próximas semanas de entre Enrique de la Madrid y Beatriz Paredes.

Quienes insistían que la oposición, si quería ser competitiva, debía buscar una candidatura alejada de las dirigencias partidarias, con un lenguaje y una personalidad propia, nunca pensaron en Xóchitl.

La exjefa delegacional de la Miguel Hidalgo aparecía con mucha fuerza como aspirante para la Ciudad de México, repentinamente, la forma en que le contestó al presidente Andrés Manuel López Obrador por no haberle permitido entrar a la mañanera, a pesar de contar con un mandato judicial que lo ordenaba, le abrió unas puertas que nadie en la oposición había imaginado: la de convertirse en una antagonista para enfrentarse en el mismo plano mediático al presidente y, por ende, a quien sea el candidato o candidata de Morena.

La fuerza con que ha irrumpido Xóchitl lo pone de manifiesto la reacción del presidente y de su coro: misoginia, machismo, caricaturización y descalificación de su oponente, de la misma mujer a la que en varias ocasiones Andrés Manuel López Obrador le ofreció que se uniera a su gobierno.

En cierta manera, lo que está ocurriendo en las precampañas tan adelantadas que estamos viviendo, nos recuerda el proceso de elección del 2000. Una candidata —entonces un candidato— que irrumpe en un espacio que no tenía reservado y que deja atrás a la dirigencia de su partido. Se impone, en aquel momento, Vicente Fox, —ahora quizás Xóchitl Gálvez— sólo porque no hay quién pueda competirle en términos de su capacidad de comunicación y conexión con la gente. El fenómeno “Fox” fue eso: un gran fenómeno comunicacional que se convirtió en político.

Al mismo tiempo, las campañas de Morena me recuerdan a la de Francisco Labastida y Roberto Madrazo: la confusión de grupos, personajes encontrados, golpes por debajo de la mesa y hasta intrigas, entre los que se decían sus partidarios, muchos no lo eran, solamente apostaban a quien creían el ganador. La campaña de Claudia Sheinbaum parece estar sufriendo de males similares, pero tampoco la de los otros cinco aspirantes parece levantar. El problema es el diseño: son campañas internas basadas en principios y reglas que no permiten el debate, la confrontación de ideas y personalidades. Y si se trata de cantar alabanzas a la actual administración, todos parecen relativamente iguales. Por eso los que le terminan contestando a Xóchitl son el presidente y su coro, porque los seis aspirantes de Morena están atrapados en su propia dinámica y, si la rompen, se arriesgan al castigo presidencial, y si no lo hacen siguen sin tener repercusión en el discurso público.

Lo que ha ocurrido es algo que no esperaban las dirigencias partidarias del frente opositor y que los supera: tendrán que aceptarlo o suicidarse políticamente, no hay más. Marko Cortés quería a Santiago Creel y el fenómeno “Xóchitl” lo ha atropellado. “Alito” Moreno se topó con la fractura de su propio partido y su narcisismo político injustificado no le permite comprender el desastre al que está llevando a su partido: las renuncias de Miguel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Eruviel Ávila, Nuvia Mayorga y otros 200 dirigentes y militantes lo exhiben tanto como sus sucesivas derrotas electorales.

El lanzamiento de Xóchitl como virtual candidata de la oposición a la Presidencia de la República en 2024, causo gran preocupación en Palacio Nacional, tanto que activaron un monitoreo permanente para medir el impacto que tendrá sobre Morena y las corcholatas lopezobradoristas.

El oficialismo, incluido, a Andrés Manuel López Obrador, consideró siempre a Santiago Creel como el rival más conveniente, por lo que nunca vieron venir la postulación de la hidalguense. Esto, de una forma u otra, les vino a mover el tapete porque pone en entredicho el triunfo del próximo año, como lo tenían previsto hasta hace unas semanas.

Lo que veremos ahora, desde la Presidencia, será una embestida contra Xóchitl y sus patrocinadores, principalmente del empresario Claudio X. González, a quien atribuyen la construcción de esa candidatura.

La narrativa alrededor de su personaje es muy vendible: su imagen de origen “humilde”, su cercanía con la gente y hasta lo dicharachera, genera empatía con sectores que no se sienten representados por nadie. En términos de marketing político, Xóchitl logró conectar rápido con su audiencia.

Xóchitl se convirtió en el personaje esperado por la oposición. Y más aún, en caso de que Claudia Sheinbaum resulte ser la candidata de Morena, habría un contraste muy marcado entre ambas, lo que podría testear el triunfo de la 4T. Y si alguien sabe de eso, es Andrés Manuel López Obrador.

La embestida contra la senadora Xóchitl Gálvez, desde la Presidencia, solo es comparable, desde el punto de vista ético, con la lluvia de spots de 2006 en contra de Andrés Manuel López Obrador, el entonces candidato opositor, que insistían, una y otra vez: “López Obrador es un peligro para México”.

En aquella ocasión el mensaje se replicaba a través de anuncios pagados en televisión y radio; ahora, desde Palacio Nacional, el presidente y los medios oficiales lanzan y replican descalificaciones y caricaturas que buscan denostar a la aún aspirante a candidata a la Presidencia de la República a través de los canales gubernamentales, con toda la fuerza del Estado, en el que se incluyen gobernadores, diputados y un grupo de propagandistas que reciben millones de pesos en contratos para sus revistas, canales de YouTube o portales.

Algunos consideran que esta confrontación podría ser catalogada como el más grande error de Andrés Manuel López Obrador, pues victimiza a un perfil que, como él, presenta un origen “humilde”, que tiene una posición inferior en el escalafón del poder y, sobre todo, que le lleva mucha ventaja en los temas de género.

Santiago Creel tiene acumulado un récord de derrotas. En el 2000, Andrés Manuel López Obrador le ganó el DF. En el 2005, Felipe Calderón le ganó la candidatura presidencial del PAN. En el 2011, le ganó la candidatura Josefina Vázquez Mota. En el 2017, le ganó Ricardo Anaya la presidencial. Y ahora, en este 2023, Xóchitl Gálvez le va a ganar la candidatura presidencial del PRIANRD.

Aunque la percepción generalizada es que Xóchitl es “la indicada”, en medio de un entorno, evidentemente festivo, Xóchitl Gálvez y Santiago Creel formalizaron su registro como aspirantes a la candidatura del “Frente Amplio Por México”, ocasión que no desaprovechó la hidalguense para enviar a Andrés Manuel López Obrador el mensaje de que “a mí ningún cabrón me puso en ningún lado”.

También, siguió el registró de Gabriel Quadri, aunque está inhabilitado. Y aunque falta que se registren Enrique de la Madrid y Beatriz Paredes. Los cinco tienen muy poco tiempo para reunir 150 mil firmas, requisito que les dará derecho a acceder a la segunda etapa de la eliminatoria.

Fue tan atípico ver que dos presidenciables panistas acudieran a la sede del PRI, siendo recibidos por “Alito” o mejor dicho “Solito” Moreno, su otrora archienemigo, a presentar su solicitud de registro para competir por la candidatura presidencial de la oposición.

Parece que el camino del sistema político mexicano será el bipartidismo, como ocurre en Estados Unidos, si con el paso del tiempo se consolidan los bloques PAN-PRI-PRD y Morena-Verde-PT.

El que sigue siendo una incógnita es el Movimiento Ciudadano —MC—. El partido de Dante Delgado anunció que en diciembre dará a conocer el nombre de su candidato presidencial, tres meses después de que lo hagan el “Frente Amplio Por México” y Morena.

Lo que sucedió hace unos días con la renuncia de connotados políticos que finalmente anunciaron lo que ya se había anticipado: su salida del PRI en momentos definitorios del proceso para seleccionar a la candidata o candidato de la oposición a la Presidencia de la República del próximo año.

No es de extrañar que varios exfuncionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto se vayan de ese partido al no conseguir ninguna posición de relevancia para el siguiente sexenio —ya próximo— y de cara a la batalla electoral del 2024 donde su ahora expartido va en coalición con el PAN y el PRD.

La salida del PRI, que el año próximo cumplirá 95 años, de cientos de sus militantes, entre ellos, cuatro senadores que le deben todo lo que son a ese partido, sobre todo su aparente holgada situación económica, ellos son: Miguel Ángel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, Eruviel Ávila y Nuvia Mayorga.

Era un hecho desde hace varios meses. Todos pertenecen al grupo de priistas que obtuvieron múltiples beneficios tanto políticos como económicos durante el fallido sexenio de Enrique Peña Nieto, en el que pactaron con Luis Videgaray y Aurelio Nuño, los principales responsables de desmantelar al PRI de entonces y dejarlo prácticamente en los huesos, situación que tuvo como consecuencia la llegada del actual régimen.

Enorme costo político en aquella debacle tuvieron sus imposiciones y su arrogancia, al igual que la corrupción en casos como “La Casa Blanca”, el saqueo a Pemex con Emilio Lozoya Austin y los errores cometidos en el caso “Ayotzinapa”, por mencionar sólo algunos.

En las dirigencias de los partidos de oposición no les cabe la menor duda que los hoy expriistas están siendo cuidados por Morena a cambio de no reabrir sus expedientes, muy voluminosos, por cierto, y otorgarles impunidad tras irregularidades detectadas durante sus épocas de funcionarios públicos.

Curiosamente, los cuatro senadores y los demás, se fueron por las mismas razones por las que Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y otros dejaron al PRI en 1987, hace ya 36 años. Vaya que tardaron en darse cuenta de lo que es y siempre fue el PRI.

En su mayoría los priistas han mostrado y confirmado pertenecer a una clase que en lugar de trabajar en favor del “bienestar” del pueblo abusa de él para, al empobrecerlo, enriquecerse a sí mismos. ¿Qué sucede hoy dentro del PRI que en estampida lo abandonan exgobernantes, representantes populares y cuadros de abolengo que acusan a su dirigencia de ser exactamente lo que el mismo partido ha sido siempre? Huyen del nido en que durante tanto tiempo ellos mismos empollaron la impunidad para dar alas a la corrupción.

Hay señales que parecen indicar que el PRI es un barco a punto de naufragar, parte de su tripulación comienza a abandonarlo y prefiere quedar a la deriva a hundirse con él hasta el fondo del abismo. Pero el priismo lejos está de morir, son quienes lo dejan fracturado los encargados de, con otro nombre tal vez, buscar incansablemente el hueso utilizando los mismos métodos que heredaron del PNR.

El priismo no sólo representa a un partido político, sus métodos e intenciones existen desde mucho antes de la fundación del PNR y permanecerán aun después del día en el que pierda su registro. Tiene la capacidad de trascender a unas siglas, por ello la importancia de tener identificados a quienes con camuflajes encarnan su abyección y no permitirles, jamás, regresar al poder, aunque lloren.

El presidente del tricolor ya está acostumbrado a la derrota. “Lo mejor del PRI, se quedó en el partido”, dice “Alito” Moreno, tras la renuncia de 4 senadores, de los 13 que tenía. La realidad es que en el PRI ya no queda casi nadie. El tricolor, que gobernaba 14 entidades en 2018, cerrará este 2023 siendo gobierno solo en dos: Coahuila y Durango.

El PRI de “Alito” Moreno, es todo menos electoralmente exitoso. Los triunfos que vende el más perdedor de los dirigentes que haya tenido el priismo, solo existen en su imaginación. No solo atraviesa el momento con menos gubernaturas, también tiene el grupo parlamentario en el Senado más raquítico de su historia.

Pero lo más contundente es la realidad de la derrota: cada año pierde más gubernaturas, la última fue la joya de la corona, el Edomex, en junio pasado. “Alito” lo ha perdido todo, perdió hasta en su tierra, Campeche, donde su candidato terminó en tercer lugar.

No se explicaría el crecimiento de la 4T en el territorio sin los descalabros priistas. Morena y sus aliados, que en 2018 no gobernaban ninguna entidad, terminarán el año con 23 gubernaturas.

“Alito” va logrando lo que quiere: quedarse con todo el partido. Aunque ese partido ya sea diminuto, arrastre desprestigio y derrotas electorales. “Alito” Moreno se hizo de una franquicia electoral, aunque en el camino se volvió impresentable; a cualquier político con un mínimo de decoro y pudor le avergüenza tomarse una foto con él.

Para ningún militante de ese partido y para la sociedad en general queda la menor duda de que el PRI se encuentra en la peor crisis de su historia. Está en el abismo. Si no fuera por Miguel Ángel Riquelme y Manolo Jiménez, en estos momentos este partido ya no gobernaría ninguna entidad por sí solo.

Ese instituto político ha tenido altibajos a lo largo de su existencia, al grado de que en 1994 se registraron dos asesinatos contra militantes de altísimo nivel, el de Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato presidencial ocurrido en marzo de ese año, y el de José Francisco Ruiz Massieu, secretario general del PRI, en septiembre.

Pero a pesar de las atrocidades generadas en aquellos tiempos, el longevo partido tricolor no había experimentado un rompimiento de esta magnitud, luego de la decisión de connotados priistas por renunciar a su militancia.

Ante la debacle del PRI y su pérdida del registro nacional luego de los comicios del próximo año, seguramente esa marea de huérfanos políticos buscarán afiliarse a otras organizaciones políticas que no sea el PAN y menos Morena, por ello, en tiempos que se abrirán la convocatoria para la creación de nuevos partidos políticos, ya llevará camino andado “Congruencia por México”, que es la nueva franquicia política que se gestó tras la renuncia de los senadores. Al tiempo.

En Saltillo, causó un “bombazo” la entrevista que periodistas de una prestigiosa cadena televisiva hicieran a Román Alberto Cepeda. Uno de ellos, Pepe Mena, a pregunta expresa le dijo: ¿Te quita el sueño Xavier Herrera? Se que anda haciendo eventos allá en Torreón.

El alcalde Román Alberto Cepeda, con voz temblante y hasta tartamudearte, respondió: “Que bueno, siempre la competencia es buena… Al contrario, no, no me quita el sueño, no me lo quitan otras cosas, menos ese… Pero este, yo creo, que siempre en política la competencia es buena”. ¿Será?

Como se lo hemos adelantado, la elección por la Presidencia Municipal de Torreón en el 2024, será un volado al aire: la reelección de Román Alberto Cepeda o la llegada de Xavier Herrera. Y quien tendrá la decisión final será el gobernador electo, Manolo Jiménez. ¡Hagan sus apuestas!

La semana pasada, en el marco del día del empleado municipal, el Sindicato Mayoritario del Ayuntamiento Torreón —el SUETSRAT— realizo un evento masivo para festejar el 35º aniversario de su creación. A quienes les mandamos una afectuosa felicitación por defender los derechos de los trabajadores de Torreón.

Sin embargo, cuentan que su dirigente, Rosalva Rodríguez Silverio, que, últimamente, ha estado jugando a dos aguas. Le recibió el vehículo a rifar tanto a Román Alberto Cepeda como a Xavier Herrera. Pero lo que no sabe Rosalva es que ambos le van a jugar con la misma moneda llegado su momento… Al tiempo. Es el mensaje.

En Matamoros, nos cuentan que alcalde Miguel Ángel Ramírez López mejor conocido como “El Chafito” ya perdió el control al interior del Ayuntamiento. Lo que comenzó como diferencia política se convirtió en una confrontación directa por parte de Eduardo Agüero Huitrón y la dupla integrada por Sol María Luna Adame y Esteban Pamanes. La delicada situación política que prospera al interior podría ser bien aprovechada por quienes pretenden sucederlo en el cargo de Presidente Municipal el próximo año. En lo particular, nos referimos a la profesora Graciela Fernández Almaraz y al joven político Alfredo Vázquez Rocha. Pues como se advierte, la reelección aún no está amarrada para nadie.

Pues resulta que ya tienen preparado un “expediente” contra el Tesorero Municipal por supuestas irregularidades financieras y administrativas que, nos aseguran, pueden terminar con su pronta destitución. Estaremos pendientes hasta donde “El Chafito” meterá las manos al fuego por su compadre “El Payo”. Le crecieron los enanos.

Al cierre de esta redacción, nos confirmaron que Rodrigo Fuentes Ávila fue removido de la dirigencia estatal del PRI de Coahuila. En su lugar, asumen la presidencia y Secretaría adjunta del Comité Directivo Estatal del PRI, Don Carlos Robles Loustaunau y Olivia Martínez Leyva, respectivamente.

En breve, Rodrigo Fuentes será nombrado delegado general en la Ciudad de México, que, por cierto, dicha posición ni existe en el organigrama priista capitalino. Lo que significa que lo sacaron por la puerta de atrás por los múltiples señalamientos de enriquecimiento ilícito. Por lo que esperamos pronto caiga la cabeza de su compadre y cómplice, Fernando López Pérez, en Parras.

Previo a su nombramiento como nuevo dirigente estatal del PRI Coahuila, Don Carlos Robles Loustaunau, se ha desempeñado como un priísta de renombre, cuenta con amplia experiencia y trayectoria profesional y laboral en el servicio público con más de 25 años. Licenciado en Derecho, diplomado en Derecho Comparado por la Universidad de Arizona. Ha sido diputado federal en la LI Legislatura del Congreso de la Unión. Fue asesor legal de la Unión de Crédito Ganadero y Agrícola; director general de Administración del Banco Nacional de Crédito Agrícola; coordinador Administrativo en la fusión de los Bancos Agrícola, Ejidal y Agropecuario; director general de Administración de la Secretaría de la Reforma Agraria; consejero de Nacional Financiera; y director general del Fideicomiso de Riesgo Compartido (FIRCO); entre otros cargos. Fue director del Instituto Municipal de Transporte de Saltillo. Y secretario del Ayuntamiento de Saltillo (2019 -2021). Aunque también se comenta que se perfila a liderar el nuevo Congreso de Coahuila.

La semana pasada, en este mismo espacio, anticipamos esta salida de Rodrigo Fuentes Ávila de la dirigencia estatal del tricolor. Y como dijo Cholón¡Se los dije! Como siempre es un placer, nos leemos en la próxima… ¡no olvides compartirla!

913

COMENTARIOS AL RAS

Comentarios Al Ras

México, las grandes transformaciones Extractos de un ensayo que elaboré el 28 de Agosto del año 2000 “...El proceso electoral que se vivió en México...

913

¿SERÁ VERDAD?

La Comadre

La mejor columna política de La Laguna, por SinCensura®. Por más serio que parezca el debate —o monólogo— sobre la reforma al Poder Judicial, las...

913

PIZARRÓN MAGISTERIAL

El Profe

Pero, antes que nada, empezaremos esta columna con nuestra típica y tradicional adivinanza ¿Qué personajes de las instituciones educativas se niegan a acerrar las escuelas...

913

TRINOLANDIA

El Trino

COMO HABÍAMOS COMENTADO en la pasada edición, el asunto de la comercialización del melón y la sandía se complicó al grado de que muchos productores, ...

913

PROGRESO

Abel Alcalá H.

Gilbert Keith Chesterton, más conocido como G. K. Chesterton, fue un escritor, filósofo y periodista británico católico de inicios del siglo XX. Cultivó, entre otros...

913

CON UNA CARICIA

Pedro Belmares O.

Con una caricia no resolvemos nada, aunque la mujer piense lo contrario, y prefiera que él niegue todo lo que le hizo padecer. Con una...

913

Coyotaje

Samuel Cepeda Tovar

Justo en estos momentos, el precio del kilo de sandía en Soriana es de 15 pesos, por su parte en Walmart tiene un costo de...

913

MI VERDAD

Agente 57

Arrancamos… Durante poco más de una década los mexicanos habían padecido una gran escabechina y su idea de la bola nada tenía que ver con...

913

EL DECALOGO DEL ABOGADO

Fernando Rangel de León

En 2003 la UNAM, imprimió el libro del uruguayo Eduardo J. Couture, Los Mandamientos del Abogado, publicado en 1949, conocidos como el Decálogo del Abogado;...

913

TRINADAS

Sin Censura

Un hombre caminaba a casa a altas horas de la noche y ve a una mujer en las sombras oscuras. La mujer le susurra: -...

912

COMENTAIOS AL RAS

Comentarios Al Ras

AUTORIDAD ELECTORAL DARÍA MARCHA ATRÁS AL TRIUNFO DE “CHAFITO” RAMÍREZ LÓPEZ Conforme pasan los días, semanas y meses, se corre más el rumor de que...

912

¿SERÁ VERDAD?

La Comadre

La mejor columna política de La Laguna, por SinCensura® El embate al Poder Judicial ha dado un giro. Aparte de reformar la Constitución para elegir...

912

PIZARRÓN MAGISTERIAL

El Profe

Pero, antes que nada, empezaremos esta columna con nuestra típica y tradicional adivinanza ¿A qué personaje despersonalizado del comité que no cobra y que no...

912

TRINOLANDIA

El Trino

TENIA YO UN TIEMPO sin la necesidad de ir a Torreón. Hace unos días tuve que hacer unos trámites en una dependencia federal y tuve...

912

LA VIDA ES…

Pedro Belmares O.

A veces estamos en la orilla del mar, queriendo estar en lo profundo del océano, queriéndonos arriesgar, porque no estamos satisfechos con la vida. Somos...

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu