Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » HACKE O JAQUE CIBERNÉTICO? / 830

HACKE O JAQUE CIBERNÉTICO? / 830


|
Por:
EduardoGranados
|
03-07-2022
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EDUARDO GRANADOS PALMA

Analista internacional

 en Seguridad Pública,

Inteligencia y Defensa.

www.ciasid.org

Hace 25 años tuve la oportunidad de dar una conferencia en la sede del área de inteligencia de la Guardia Nacional de Venezuela. Eran otros tiempos. En la última década, Venezuela se ha convertido rápidamente en un centro de tecnologías cibernéticas rusas y chinas en el hemisferio occidental. En un esfuerzo por ampliar su control del poder, el régimen de Maduro en Caracas ha permitido que el país se convierta en un laboratorio de vigilancia digital y control social autoritario. Moscú y Pekín pueden así proyectar sus ambiciones globales en el hemisferio occidental enviando sus conocimientos e infraestructuras de ciberseguridad a Venezuela. En otras palabras, es un intercambio en el que ambas partes salen ganando al forjar una asociación cibernética antiestadounidense en América Latina. La historia de la incursión de Venezuela en las tecnologías cibernéticas autoritarias comenzó con el fundador de la Revolución Bolivariana, el autodenominado líder socialista Hugo Chávez. En 2008, el fallecido presidente envió a representantes gubernamentales del Ministerio de Justicia de Venezuela a China para conocer el sistema de cédulas de identidad nacional de ese país. Un miembro de la delegación venezolana dijo: “Lo que vimos en China lo cambió todo”. Con el pretexto de querer ampliar el acceso de su país a los servicios públicos, Chávez se enamoró de la tecnología digital de China y de su capacidad para hacer un seguimiento de las actividades económicas y sociales de los ciudadanos. Chávez admiraba profundamente la tecnología de seguimiento y los mecanismos de vigilancia de Pekín. A pesar de su muerte en 2013, la visión distópica de Chávez se hizo realidad a finales de 2016, cuando las tarjetas de identificación al estilo chino se desplegaron bajo su sucesor, Nicolás Maduro. Una investigación de Reuters de 2018 reveló que la empresa china de telecomunicaciones ZTE Corp ayudó directamente al gobierno venezolano a construir las bases de datos y el programa de tarjetas de identidad para el nuevo sistema de “carnet de la patria” del país. El gobierno dictatorial de Maduro pagó a ZTE como parte de una iniciativa de 70 millones de dólares para mejorar la “seguridad nacional.” Los empleados de ZTE se incrustaron en la empresa estatal de telecomunicaciones de Venezuela y trabajaron junto a trabajadores venezolanos. Según Reuters, la base de datos del carnet de la patria almacena información de identificación personal necesaria para los servicios bancarios y de salud venezolanos, pero también almacena detalles del comportamiento político de sus usuarios, como actividades en las redes sociales, afiliación a partidos políticos e historial de votaciones. Algunos críticos del chavismo alegan que esta tarjeta es el comienzo de un sistema de crédito social al estilo chino en Venezuela. Más del 70 por ciento de los venezolanos llevan ahora el carnet de la patria, y algunos informes sugieren que aquellos ciudadanos con la tarjeta de identificación digital reciben un trato preferencial del gobierno central, como el acceso especial a los productos alimenticios y las bonificaciones de los subsidios. El legado cibernético de Chávez sigue vivo en forma de carnet de la patria. La exportación de tecnología de vigilancia rusa y china a Venezuela debería preocupar a los responsables políticos estadounidenses. Aunque gran parte de esta tecnología está aparentemente diseñada para consolidar el poder político de Maduro dentro de las fronteras venezolanas, podría sentar las bases para que Rusia y China lancen futuros ciberataques desde las redes venezolanas. Rusia ya ha disfrazado algunas de sus campañas de desinformación en línea como de origen venezolano. Por ejemplo, durante la crisis separatista catalana de 2017, solo el 3 por ciento del contenido de las redes sociales relacionado con Cataluña procedía de usuarios reales ajenos a las redes cibernéticas rusas y venezolanas. Al centrarse en la guerra de Putin en Ucrania, la administración Biden ha restado importancia a los asuntos latinoamericanos, lo que quedó patente durante la reciente Cumbre de las Américas. Si Estados Unidos espera evitar la creciente influencia cibernética china y rusa en el hemisferio occidental, Washington debe establecer vínculos económicos y cibernéticos a largo plazo con sus socios en América Latina y el Caribe. Hoy Venezuela se está convirtiendo en un centro cibernético de China y Rusia contra EE.UU. La exportación de tecnología de vigilancia rusa y china a Venezuela debería preocupar a los responsables políticos estadounidenses. Al tiempo…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu