Torreon, Coah.
Edición:
26-Feb-2024
Año
21
Número:
895
Inicio » COLUMNAS » LOS PENSADORES / 827

LOS PENSADORES / 827


|
Por:
Sin Censura
|
12-06-2022
|
Edición:

|
Compartir:

POR: MIGUEL ANGEL SAUCEDO L.

Hace un año, a mediados del 2021, el escritor Héctor Aguilar Camín convocó a una reunión virtual a sus compañeros de preparatoria “Grupo Generativo Patria 62”, una reunión que finalmente resultó muy interesante porque ilustra, de manera muy clara, los alcances cognitivos que tienen los que se presentan como intelectuales anti AMLO.  En esa reunión, Aguilar Camín alerta sobre lo que él considera desvaríos antidemocráticos del presidente, por lo tanto, llama a coordinar esfuerzos para sacar a López Obrador y a Morena del Poder Ejecutivo.

Ya entrado en gastos, el análisis de tan ilustre pensador lo lleva a afirmar que AMLO seguramente perdería la mayor parte de las elecciones del año pasado, en que se disputaron más de 21 mil cargos públicos, de los que destacan 15 gubernaturas.  Vaticinaba que sería de tal magnitud la derrota obradorista que seguramente también perdería el ejercicio de revocación de mandato, además de las elecciones que recién acaban de pasar. El año 2022, de acuerdo con tales vaticinios, sería la fecha de la muerte súbita de la Cuarta Transformación, sobre todo, decía el pensador Aguilar Camín, “porque López Obrador es un pendejo y petulante”. Y bueno, ya tuvimos elecciones y el movimiento morenista sigue cosechando gubernaturas, alcaldías y congresos estatales.

El síndrome de los “intelectuales orgánicos”, así les llama el presidente, sigue afectando a cada vez más escritores, artistas, científicos que no alcanzan a reconocer que son presas de un sentido común neoliberal, una forma de percibir la realidad de manera distorsionada por el lugar que ahora ocupan en una sociedad cada vez más polarizada, en la que cada vez están más lejos los que menos tienen respecto de los que nada necesitan, pero más quieren. La meritocracia engañosa es la esencia de esa forma de percibir el mundo en la que se exacerba el individualismo, al grado de llegar al autoconvencimiento de los privilegiados sobre lo justo de sus privilegios. Están convencidos de que lo que tienen se lo merecen porque son más listos, mas guapos o simplemente, más afortunados.

No se dan cuenta de que, finalmente, son producto de la revolución neoliberal que transformó a nuestro país a partir de que Miguel de la Madrid tomara el poder en 1982. No pueden entender que desde ese poder se transformaron leyes, instituciones y, sobre todo, la cultura para que las desigualdades que ya existían, pero se asumían como indeseables, se empezaran a aceptar como “normales”, “lógicas” y que, por tanto, nada había que hacer como sociedad y como Estado al respecto. Con esa cultura se formateó a los niños y jóvenes desde su instrucción escolar, ya sin diferencias entre escuelas públicas y privadas pues, en unas y otras, se fomenta desde los años 80 la búsqueda del éxito individual en lugar del bien común.

Con esa lógica, para Aguilar Camín y otros como él, resulta absurdo que se contrate a médicos cubanos cuando en México hay, según ellos, más médicos que plazas disponibles, afirmando que dichos médicos estarían dispuestos a trabajar en los lugares más remotos. El gobierno respondió lanzando convocatoria para contratar a más de 14 mil médicos especialistas y subespecialistas. Según el diario español El País, difícilmente considerado como partidario de López Obrador, reportó que casi 7 mil de esas plazas no hay quien las quiera ocupar. Años atrás, una recién egresada de la facultad de medicina, hija de Jorge G. Castañeda, otro ilustre “pensador”, se quejó de que la hayan enviado a Putla, Oaxaca, un “lugar horroroso”, hasta que la cambiaron a “otro pueblo menos horroroso y arrabalero”. ¿Así o más clasistas?

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu