Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » LA DISUASIÓN NUCLEAR ESTÁ EN CHINO / 822

LA DISUASIÓN NUCLEAR ESTÁ EN CHINO / 822


|
Por:
EduardoGranados
|
06-05-2022
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EDUARDO GRANADOS PALMA

Analista internacional

En Seguridad Pública,

Inteligencia y Defensa.

www.ciasid.org

Tengo dos recursos favoritos para pensar en cómo disuadir, independientemente del nivel del que se hable. En primer lugar, está la fórmula de Henry Kissinger. Kissinger considera que la disuasión es el producto de la multiplicación de tres variables, a saber, la capacidad, la determinación de utilizar esa capacidad para llevar a cabo nuestra amenaza disuasoria y la creencia del adversario en nuestra capacidad y determinación. Así que hay elementos de excelencia militar humana y material; fuerza de voluntad política, y la capacidad de comunicar nuestra fuerza y resolución a un adversario inclinado a desafiar nuestras amenazas. Si conseguimos que nuestros adversarios sean creyentes, los disuadiremos. Pero Kissinger nos recuerda que si cualquiera de esas variables llega a cero, también lo hace la disuasión. Podemos ser titanes militares, totalmente resueltos, y, aun así, no disuadir si el adversario no cree en nuestra capacidad, en nuestra resolución o en ambas. Y luego está Carl von Clausewitz, no conocido normalmente como teórico de la disuasión o la coerción. Pero nos dice que hay tres maneras en que un contendiente puede ganar, y solo la primera implica necesariamente derrotar al enemigo en algún campo de batalla e imponerle condiciones. La segunda implica poner al enemigo en una posición desesperada, y la tercera implica convencer al enemigo de que no puede prevalecer a un coste que pueda pagar, o que esté dispuesto a pagar. Esto funciona tanto en la competencia estratégica en tiempos de paz como en la guerra. Si ponemos a un adversario racional en una posición desesperada o inasequible, debería desistir de las acciones que le prohibimos. Para mí, esto añade textura y dinamismo a la fórmula de Kissinger. Introduce los cálculos fluctuantes de coste/beneficio del adversario en la mezcla, en lugar de limitarse a explicar que debemos hacernos fuertes y decididos con la esperanza de acobardar a nuestro adversario para que no actúe. Pongamos ahora en práctica estas ideas de los grandes en tres ámbitos: la zona gris, la agresión convencional y el ámbito nuclear. La premisa básica que subyace a la tesis de la segunda era nuclear es que ahora hay menos armas nucleares en el mundo, pero hay más estados con armas nucleares; tienen muchas formas, tamaños, estructuras de fuerza y culturas diferentes, y están situados cerca unos de otros geográficamente, lo que hace que la disuasión uno a uno sea difícil. No hay más que ver a la India y a Pakistán, que entraron en el club nuclear en virtud de las pruebas nucleares casi simultáneas realizadas en 1998. China, con armas nucleares, es un factor de la diplomacia atómica en el sur de Asia en virtud de sus fronteras con la conflictiva Cachemira y Jammu. O está Corea del Norte, que limita con los estados con armas nucleares Rusia y China, así como con Corea del Sur, beneficiaria de la disuasión ampliada de Estados Unidos. Además, el Norte mira a Japón, otro beneficiario de la disuasión ampliada de Estados Unidos, a través del Mar Amarillo y el Mar de Japón. Los nuevos participantes están aumentando sus arsenales mortíferos, mientras que los veteranos utilizan el control de armas para estabilizar el equilibrio militar entre ellos y tratan de averiguar cómo frenar a los recién llegados. El dinamismo prevalece, en marcado contraste con el equilibrio de terror relativamente estable entre Oriente y Occidente de la Guerra Fría. En la actualidad, China es uno de los cinco estados con armas nucleares oficialmente reconocidos, habiendo detonado un dispositivo atómico en 1964, algunos años antes de que el Tratado de No Proliferación codificara el principio de no proliferación nuclear en el derecho internacional. Pertenece a la primera era nuclear en ese sentido cronológico estricto. Sin embargo, en nuestro volumen de Georgetown describimos a China como un recién llegado nuclear. Durante las últimas décadas de la Guerra Fría se las arregló con una fuerza de “disuasión mínima” de unos 20 misiles balísticos intercontinentales, basándose en la lógica de que si el Ejército Popular de Liberación tenía suficientes misiles balísticos intercontinentales para asegurar que uno de ellos atravesara las defensas del adversario, los líderes del adversario considerarían intolerable esa cantidad de daños y se retirarían. La disuasión se mantendría. Al tiempo…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu