Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » CRIMINAL DE GUERRA / 818

CRIMINAL DE GUERRA / 818


|
Por:
EduardoGranados
|
26-03-2022
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EDUARDO GRANADOS PALMA

Analista Internacional

en Seguridad,

Inteligencia y Defensa

www.CIASID.org

 

A raíz de la invasión de Ucrania, Joe Biden calificó a Vladimir Putin como “criminal de guerra”, expresión que había evitado utilizar hasta ahora en sus discursos y que provocó la reacción inmediata del Kremlin. El presidente de Estados Unidos hizo este comentario al finalizar un acto no relacionado con la crisis, en respuesta a un periodista que le preguntaba por ello. Poco después, la Casa Blanca aclaró que Biden había hablado “desde su corazón” y añadió que un proceso legal desde el Departamento de Estado determinará si, en efecto, acusan al líder ruso de crímenes de guerra. Moscú tachó las palabras del mandatario demócrata de “imperdonables”. La dureza del ataque contra Ucrania había atronado ese día en Washington. Las investigaciones sobre las acciones de Putin ya han comenzado. Estados Unidos y 44 países más están trabajando en conjunto para indagar posibles violaciones y abusos, después de que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobara una resolución para establecer una comisión investigadora. Hay otra averiguación en curso por parte de la Corte Penal Internacional, un organismo independiente con sede en Holanda. El término “Criminal de Guerra” se aplica a todo aquel que infrinja un conjunto de reglas aprobadas por los gobernantes del mundo y conocidas como las leyes de la guerra. Estas reglas rigen la forma en que se comportan los países en tiempos de conflictos bélicos. Fueron modificadas y ampliadas el siglo pasado, tomando como base las Convenciones de Ginebra al cabo de la Segunda Guerra Mundial y los protocolos añadidos posteriormente. Las normas están dirigidas a proteger a las personas que no participan en la lucha y a quienes sean incapaces de seguir combatiendo, entre ellos civiles como médicos y personal de enfermería, soldados heridos y prisioneros de guerra. Los tratados y protocolos establecen quiénes pueden ser atacados y con qué tipo de armas. Ciertas armas están prohibidas, entre ellas los agentes químicos y biológicos. Las así llamadas “infracciones graves” de las convenciones que constituyen crímenes de guerra incluyen muertes deliberadas, así como destrucción extensa y apropiación de propiedad que no se justifique por una necesidad militar. Otros crímenes de guerra incluyen el ataque deliberado a civiles, el uso desproporcionado de la fuerza, la utilización de personas como escudos humanos y la toma de rehenes. La Corte Penal Internacional también persigue los crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto de “un ataque generalizado o sistemático contra cualquier población civil”. Estos incluyen asesinato, exterminio, traslado forzoso, tortura, violación y esclavitud sexual. La manera más probable para que Putin pudiera ser señalado como criminal de guerra sería mediante la doctrina jurídica ampliamente reconocida de la responsabilidad de mando. Si los comandantes ordenan o incluso saben o están en posición de saber sobre crímenes y no hacen nada para impedirlos, pueden ser considerados jurídicamente responsables. Pero Rusia no reconoce la jurisdicción de la Corte Penal Internacional y no entregaría a ningún sospechoso a ese tribunal con sede en La Haya, Holanda. Estados Unidos tampoco reconoce la autoridad de la corte. Putin podría ser procesado en un país escogido por la ONU o por un consorcio de naciones interesadas. Pero llevarlo ahí sería difícil pues a menos de que el poderoso presidente ruso sea derrocado por un golpe de estado, antes el mundo se enfrentaría a la suma de todos los miedos, la tercera guerra mundial. Al tiempo…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu