Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » AÑO NUEVO, GUERRA NUEVA / 809

AÑO NUEVO, GUERRA NUEVA / 809


|
Por:
EduardoGranados
|
24-01-2022
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EDUARDO GRANADOS PALMA

Analista internacional

En Seguridad Pública,

Inteligencia y Defensa.

www.ciasid.org

Poco se habla del inminente riesgo en que se encuentra el mundo de enfrentar una crisis armada de escala mayor y es que Vladimir Putin está a punto de invadir Ucrania por segunda vez, tras haber enviado tropas a las regiones orientales del país y a Crimea en 2014. Su aparente intención es impedir que Ucrania se una a la OTAN, la alianza defensiva liderada por Estados Unidos y el Reino Unido. Como precursor del conflicto, lanzó una serie de exigencias que seguramente sabía que serían rechazadas, entre ellas la retirada de las tropas de la OTAN de todas las antiguas repúblicas soviéticas. Alrededor de 100.000 tropas rusas están posicionadas a distancia de ataque de Ucrania y en los últimos días se han construido hospitales militares, lo que suele ser un indicador de que el conflicto es inminente. Desde la desintegración de la Unión Soviética, Ucrania se ha vuelto cada vez más pro-occidental y su gobierno está desesperado por unirse a la OTAN y a la UE, algo a lo que Rusia se opone firmemente. Putin quiere que Ucrania vuelva a estar bajo el control de Moscú como parte de su estrategia de “esfera de influencia” para rediseñar el mapa político. Ya lo ha conseguido en Bielorrusia, un estrecho aliado con un presidente autocrático que comparte sus ideales. El mes pasado afirmó que Lenin había “creado” Ucrania. Los días de conversaciones entre el Este y el Oeste de la semana pasada no produjeron ningún acuerdo de paz. Podría decirse que Putin se ha acercado demasiado al conflicto como para dar marcha atrás. Rusia podría lanzar una ofensiva militar en poco tiempo, aunque tal vez prefiera ablandar a Ucrania con más ataques de guerra cibernética primero. Washington ha dicho que tiene información de que Moscú está planeando un ataque contra sus propias fuerzas para poder culpar a Ucrania e intervenir, lo que se conoce como un ataque de “falsa bandera”. Ucrania no pertenece a la OTAN, así que no habrá respuesta militar, al menos no oficialmente. El presidente Joe Biden y Boris Johnson han acordado un paquete de sanciones económicas “sin precedentes” contra Rusia en caso de guerra. Putin quiere forzar un acuerdo diplomático favorable. Podría hacerlo si restringe su ofensiva a las regiones orientales ya ocupadas por los separatistas prorrusos. Así, podría pedir que esa región se independizara del resto de Ucrania, al igual que Crimea. Cuando Rusia invada, Alemania y otros países europeos podrían quedarse en un momento dado sin gas. Eso dependerá de cómo entre la energía en este conflicto. Alemania se ha visto en esta situación porque los sucesivos gobiernos no han desarrollado una política energética coherente. Tres centrales nucleares se desconectaron a principios de 2022, como lo harán las tres últimas a finales de este año. La nueva coalición tiene planes ambiciosos de inversión en renovables, pero las cuentas no cuadran. La transición energética requiere una inversión sin precedentes en modernas centrales eléctricas de gas como solución provisional. Esto significa que la mayor parte del gas es ruso. El acuerdo está hecho. La tragedia de Europa es que Alemania no se enfrenta a Rusia, y que la UE no se enfrenta a Alemania. Una invasión rusa tendrá muchos perdedores. Espero que la UE, aparte de la propia Ucrania, sea uno de los mayores. Al tiempo…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu