Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 808

MI VERDAD / 808


|
Por:
Agente 57
|
12-12-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Arrancamos… A PROPOSITO DE LOS MUERTOS O EL PERFIL DEL DESTINO. - ¿La muerte habría derivado los destinos de la política mexicana? Dice una canción mexicana que hay muertos que no hacen ruido, pero dice Gina Batista que hay muertos que hacen mucho ruido. También podría decirse que muchas de nuestras vivencias cotidianas son una interlocución con los muertos. Los políticos tomaron frente al tema lo que hoy se llamaría una sana distancia. Después de tanto tiempo alguien tomó la decisión y sacó la tarjeta roja. Se decretó, quizá injustamente que Iturbide no había servido para nada. La historia oficial resolvió el debate nacional. Se nos enseñó que hay muertos a los que hay que matar. Después vino la Reforma. Juárez vive. Los liberales estamos convencidos de ello y no hay poder político ni fuerza sobrehumana que nos seduzca en sentido contrario. Sin embargo, los conservadores siempre han afirmado o deseado que esté muerto. Por eso instalaron la dictadura de hace más de cien años y persisten para instalar la de nuestros días. Por eso tienen un proyecto nacional para desmantelar la escuela pública, el sistema laboral, la reforma agraria, la seguridad social, el patrimonio nacional y todas las conquistas que la "Reforma", a través de la Revolución, ha logrado para México. En su más íntima conciencia también están convencidos de que Juárez vive y por eso están conspirando para matarlo. En efecto, hay muertos que están vivos. Con la Revolución Mexicana se instalaron muchos sistemas de estabilidad. Entre ellos el de la remisión de todas las disputas. Sin embargo, dentro del propio sistema hubo una que prácticamente no fue superada. La que se generó entre Plutarco Ellas Calles y Lázaro Cárdenas del Río. En casi todos los temas de disputa política los correligionarios de ambos se han afanado en lograr un empate técnico, digo político. Tomemos como ejemplo el asunto del juego. Calles lo defendía, Cárdenas lo combatía. Para asegurar el empate se hizo un batidillo. La ley dictatorial, pero autoridad alcahueta. Así, hoy México no se permite el juego, pero se juega mucho. Pero la parca fue más allá de los equilibrios de partido. Calles y Cárdenas murieron en la misma fecha, aunque en diferente año. Pero, además, los dos duermen para la eternidad en el mismo mausoleo. Extraños conjuros guardan el destino para los hombres que, siendo todopoderosos en vida, dependen para el gran futuro de la voluntad, de los deseos o de los meros caprichos de los humildes mortales. Pero también, cuanto dependen los vivos de los muertos. Desde luego mucho en la historia, pero también mucho en la política. Es cierto, hay muertos que están vivos. No es cierto que todos están callados. Hay muertos que hacen mucho ruido ¿Estamos seguros de que son finados los de Tlatelolco? ¿Y los de jueves de Corpus? ¿Está muerto Colosio? El día de muertos se parece mucho a la política. Es atrayente y seductora, pero, en algunos momentos, no deja de dar miedo. En otros invita a la reflexión. Se presta para el disfraz. Pero, sobre todo, para ver hacia adentro. Para recordarnos que debajo de la vestimenta, el rostro, la máscara e incluso de la piel no hay más que hueso. José Guadalupe Posada vio así la política prerrevolucionaria. Algunos mexicanos decían antaño que el cuerpo se divide en cuatro partes: calaca, guacal, espinazo y canillas. Es decir, la interpretación o sea de la pura anatomía, Debo aclarar que evoco una retrospectiva histórica sobre diversas muertes que influyeron en los destinos mexicanos del pasado y, quizá, del porvenir. Muertes reales y no metafóricas. Digo esto porque hoy después de unos años habríamos de agregar mucho de lo que la política mexicana ha tenido y tiene de Terminal. Hoy tendríamos que adicionar muchos temas que servirían para las guasonas calaveras de no ser porque no estoy seguro que de si son prácticas que han finado guasonamente. Para comenzar calavereo el tapado. Esa tradición que sirvió para los fines de estabilización y pacificación para los que fue creada y que consistió en la participación determinante que el presidente en turno tenía sobre la formación el posicionamiento y la ascensión de su sucesor. Luego prosigo con el presidente fuerte (que volvió) Ese hombre que, simultáneamente, es jefe de estado, jefe de gobierno, jefe de fuerzas armadas, jefe de política exterior, líder de partido, líder de congreso, comando de justicia, prohombre de los gobiernos estatales y municipales (salvo raras excepciones) y "factótum" de la sociedad civil; además de jefe de familia. Ese hombre que, por no tener ni enemigos ni oponentes "de a de veras" se convierte en un árbitro patriarcal de los pleitos de los demás puesto que nadie se pelea con él. Tengo mucho que calaverear, pero por falta de espacio continúo en la próxima entrega si ustedes me lo permiten. Mi verdad; Muertos no son los que en dulce calma en paz reposan en su tumba fría, muertos son los que tienen muerta el alma y viven todavía. N.L.D.M.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu