Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » LA TRAMPA DEL LABERINTO / 807

LA TRAMPA DEL LABERINTO / 807


|
Por:
Sin Censura
|
03-12-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

Someter a los pueblos, parcial o totalmente, a incertidumbre, a anarquía y zozobra no es nuevo y la finalidad buscada siempre por los tiranos es perversa y maléfica y unos de los medios que usan es el laberinto.

Los tiranos siempre están buscando trampas para hacer caer a quienes desean dominar y someter a esclavitud, y una trampa es un dispositivo o una táctica prevista para dañar, capturar, detectar, o incomodar a una persona o pueblo, las trampas pueden ser objetos físicos, tales como jaulas, o metafóricos como acertijos o adivinanzas.

Usar el laberinto como trampa para engañar al pueblo les ha estado dando buenos resultados a los enfermos de poder político y económico, permitiéndoles maniobrar de muchas maneras y a la fecha quedar sin castigo.

Veamos el origen del laberinto: En la civilización egea, que se desarrolló antes de la llegada de los helenos, era común la construcción de enmarañados laberintos en cuyos innumerables corredores, cámaras y vericuetos solían perderse los visitantes.

Los griegos llamaron a estas construcciones λαβύρινθος (labýrinthos), una palabra que, según el lingüista francés Antoine Meillet, especializado en lenguas indoeuropeas, tiene probable origen cario. Los carios habitaban la región del mar Egeo y fueron desplazados por los helenos unos nueve siglos antes de nuestra era.

Sin duda, el más famoso de aquellos laberintos era el de Creta, que, según la mitología griega, fue construido por Dédalo para encerrar al mítico Minotauro, un animal sanguinario con cuerpo humano y cabeza de toro.

Durante la Edad Media, la idea del laberinto se asociaba al duro camino de los creyentes hacia Dios. El recorrido tortuoso de los caminos enredados y difíciles hasta hallar el centro que simbolizaban en esa época la participación en los sufrimientos de Cristo en la cruz.

En los últimos años hubo un resurgimiento del interés por el símbolo del laberinto, lo que ha inspirado un resurgimiento de la construcción notable en el Parque Willen (Milton Keynes), la catedral Grace de San Francisco y el Parque Tapton de Chesterfield.

Los mexicanos ya están metidos en la trampa de esos individuos que se presentan con caretas de redentores, de luchadores contra las injusticias y desigualdades y “dueños de la verdad” y protectores de los más desvalidos con el objetivo final de llevarnos al laberinto.

Ellos diseñaron el laberinto social no solamente para mantener en estado de zozobra y de incertidumbre al pueblo que es ya una ganancia para sus fines, ni para que consuman sus vidas perdidos en el laberinto, lo hicieron para desubicarlos y ofrecer falsas salidas y hacerlos esclavos con la falacia que son libres y felices.

El laberinto como trampa está diseñado para que el pueblo encuentre salidas falsas y él mismo se coloque los grilletes; estas son las alternativa para engatusarlo:

1.- Destruir la familia;

2.- Modificar los alimentos;

3.- Forzar a vacunarse;

4.- Imponer una sola religión;

5.- Fomentar y respaldar la perversión sexual con la ideología de género;

6.- Escandalizar con el cambio climático;

7.- Imponer el aborto a todos los pueblos;

8.- Imponer un gobierno mundial;

9.- Impone la eutanasia;

10.- Implantar microchips;

11.- Imponer una sola moneda;

12.- Fomentar la confrontaciones entre los pueblos;

13.- Fomentar las teorías del Transhumanismo;

14.- Cambiar el lenguaje,

15.- Experimentar con seres humanos para su control y dominio, etc.

Todas las salidas nos llevan a la autodestrucción como nación.

La solución para ser libre es siempre la misma: guiarse por la verdad, distinguir entre la ficción, las fantasías psicológicas y la realidad para salirse de la fantasía del laberinto y defender los valores e instituciones que nos dan independencia y soberanía. Usted lector dice la última palabra.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu