Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » ¡POR FAVOR PARE ESTO!: LA ESTAFA, UNA HISTORIA QUE NO FUE REAL / 805

¡POR FAVOR PARE ESTO!: LA ESTAFA, UNA HISTORIA QUE NO FUE REAL / 805


|
Por:
Gloria Ruiz García
|
21-11-2021
|
Edición:

|
Compartir:

Y ESO… ¿ES BUENO O ES MALO? /

POR: GLORIA RUIZ G.

“Por favor investigue, mucha gente está dando dinero” fue el mensaje que recibimos este pasado domingo 14 de noviembre por la mañana; venía acompañado de capturas de pantalla y explicaba que se trataba de una publicación en Facebook en la que una supuesta madre afligida pedía apoyo económico para trasladar el cuerpo de su pequeña hija de Monterrey a ciudad Acuña, luego de haber fallecido el jueves 11 de noviembre, tras un largo tratamiento en el hospital Universitario de Monterrey N.L. la pequeña de tres años según la publicación, padecía Leucemia linfoblástica aguda, se publicaban también dos números de cuentas bancarias para depositar o transferir donativos; una de Banorte con número en terminación 9868 y la segunda Saldazo Banamex con terminación 0597 (por razones de protección de datos personales no debemos publicar la numeración completa de las cuentas).

La persona que nos envió el mensaje dijo que estaba dispuesta a cubrir el monto de los servicios funerarios que ascendían a 35 mil 300 pesos, pero su intuición le dijo que debía llamar directamente a la funeraria Jardines de Juan Pablo en Monterrey, nombre que se mostró en el sello de la cotización por escrito que se expidió en hoja simple a solicitud de una supuesta fundación en Acuña, eso lo sabríamos después; su sorpresa fue cuando en la funeraria le informan que no se había prestado el servicio aun y que solo se expidió la cotización con los datos aportados por la interesada.

Revisamos la publicación de la supuesta madre de nombre Laura Patricia Juárez Romo, quien decía ser mamá de la niña Grecia Juárez Romo y efectivamente encontramos la cotización de funeraria Jardines de Juan Pablo, observamos infinidad de mensajes de acuñenses e incluso personas de Monterrey que ofrecían apoyo y pedían número de cuenta bancaria para hacer depósitos.

Decidimos comunicarnos vía telefónica; el coordinador de la funeraria, José María Mata, explicó que el trámite se hizo vía telefónica y le fue enviado al interesado por WhatsApp, quien dijo llamarse Alejandro y representar a una fundación en Coahuila y deseaban emprender una petición de aportaciones para el pago de los servicios solicitados, dada la necesidad de la afectada; la cotización con los datos de la supuesta madre y la niña fallecida fueron proporcionados por “Alejandro”.  Dijo el encargado José María Mata, que es común que se soliciten cotizaciones y viendo la urgencia y la necesidad de los afectados expidieron de inmediato la cotización puntualizando que en ningún momento se hizo con mala fe; algo que sí le pareció extraño fue que siendo la afectada de escasos recursos económicos, no buscara la fundación una funeraria más económica, por lo que le recomendaron que podía buscar otra opción; sin embargo “Alejandro” no volvió a llamar; de quienes si empezaron a recibir llamadas fue de personas que deseaban pagar el importe del servicio solicitado o hacer alguna aportación y eso les preocupó. Enseguida nos comunicamos a funeraria La Piedad en Acuña, donde nos informaron que nunca se pidió un servicio funerario para una niña con el nombre de Grecia Juárez Romo.

El siguiente paso fue comunicarnos al Hospital Universitario de Monterrey N.L. nos atendió Erika Sotelo, secretaria; nos identificamos y explicamos la razón de nuestra llamada, después de revisar en su sistema nos confirmó que no tienen registro de ingreso ni fallecimiento de un paciente con el nombre de la menor; preguntamos si ella debería tener los datos de haberse brindado la atención y confirmó que efectivamente así era.

Pasamos a analizar la página en Facebook de Laura Patricia Juárez Romo, la foto no corresponde a una mujer de 30 años según su fecha de nacimiento, sus publicaciones son escasas y la página fue creada recientemente, sus amigos son de otros estados en México y de Estados Unidos de Norteamérica; su lugar de nacimiento indica San Antonio, Texas, mientras que, en un cometario de ella, dice ser de Sonora sin especificar México o Texas, sin embargo hace tres años llegó a Acuña donde ha trabajado en la industria maquiladora y limpiando casas hasta que su hija enfermó; vivía con una amiga pero luego rentó un cuarto. Hasta el momento nadie ha publicado que la conoce o que conocen a la niña; en un lapso de tres o cuatro días manejó siempre la misma fotografía de la menor supuestamente en el hospital y estuvo publicando en una página local de ventas en Facebook; su supuesta tragedia desde el internamiento de la menor hasta su fallecimiento, conmoviendo a muchas personas, algunas reconocidas en Acuña que le ofrecieron apoyo. “Laura Patricia” nunca aceptó llamadas solo respondía mensajes por Messenger, decía que su celular solo tenía Wi-Fi, que no tenía chip; tampoco aceptó recibir ayuda directa en el hospital, de personas que viven en Monterrey N.L.

A partir de que hicimos público que todo apuntaba a ser una estafa cibernética, la página de “Laura Patricia” se activa y desactiva constantemente, pero ya es privada.

Otra publicación en Facebook llamó nuestra atención, una página de un supuesto medio de comunicación de nombre, Desde Otro Enfoque, publica el 13 de noviembre una fantástica historia de como la afligida madre sufre un derrame cerebral al no contar con los recursos económicos para el traslado del cuerpo de su hija a ciudad Acuña y narra la increíble forma en que llegó al Hospital Universitario y corrió hasta la oficina del director suplicando por ayuda y así fue como aceptaron atender a la menor por más de dos meses; pero en un comentario que hizo en la red social, dijo que gracias a un medio de comunicación de Acuña, logró que fuera recibida en el Hospital Universitario. Demasiadas contradicciones. Dicho medio, solo comparte notas de otros medios de comunicación y de figuras públicas locales.

Aquí viene lo más delicado del asunto; a solicitud nuestra, el coordinador de funeraria Jardines de Juan Pablo, José María Mata, nos proporcionó el número de teléfono que quedó registrado en su celular con el nombre de  “Alejandro” persona que le solicitó la cotización a nombre de una fundación; el número corresponde al área de ciudad Acuña, 877, es un celular con terminación en 3729; procedimos a comunicarnos y cuando tecleamos el número en nuestro celular, nos dimos cuenta que lo tenemos registrado a nombre de Juan Pablo Santiago Vázquez, decidimos no hacer la llamada hasta confirmar con personas que lo conocen, que efectivamente sigue teniendo ese número de celular. Juan Pablo Santiago, es empleado federal, trabaja para la secretaría del Bienestar como servidor de la nación, bajo la responsabilidad de Rocío Domínguez, coordinadora regional, con quien intentamos comunicarnos vía telefónica sin tener éxito y dejamos mensaje en WhatsApp por escrito explicando el motivo de nuestra llamada. Así mismo nos comunicamos con Pedro Solís Valenzuela, comisionado a lo electoral en el partido Movimiento de Regeneración Nacional en Acuña; quien nos informa que Juan Pablo Santiago, hace aproximadamente dos años que es persona non grata en el partido, por tener conocimiento de quejas de comportamiento indebido, sin embargo, él sigue acercándose, algo que no pueden evitar; pero dejó claro que no tiene ninguna relación con MORENA como partido.

Dentro de nuestra investigación pudimos contactar a una persona que hizo un depósito de 500 pesos luego de tener contacto por Messenger con “Laura Patricia” a quien solicitó un número de cuenta para transferirle el apoyo; el primer número de cuenta proporcionado fue con terminación 0799 de Saldazo Oxxo y al hacer el procedimiento desde la aplicación de su banco BBVA en el celular, le aparece el nombre de Juan Pablo, por lo que le pregunta a “Laura Patricia” si es correcto y ésta le indica que se equivocó y ese número de cuenta es de un señor que le “prestó” los datos de su tarjeta para que pudiera pagar un medicamento; algo muy extraño. Luego le proporciona la cuenta con terminación 9868 de Banorte, le aparece el nombre de Jonathan; supuestamente es el jefe de enfermeros del Hospital Universitario, Jonathan Domínguez quien según “Laura Patricia” le prestó su cuenta para recibir donativos; existe la conversación en Messenger y evidencia de la transferencia por la cantidad de 500 pesos

Investigando las redes sociales de quienes con sus nombres se involucran en esta estafa, dimos con una publicación de Juan Pablo Santiago, el 29 de octubre del 2021, en la que escribe “Mis sobrinos Jonathan Domínguez y (nombre de otra persona) Consintiéndome” y se observa un pastel en la imagen.  Así mismo, hemos recibido información de otra persona que hizo un depósito de 100 pesos a la cuenta Saldazo Banamex, con terminación 0597; hemos seguido recibiendo información y capturas de pantalla de las conversaciones que más personas sostuvieron con “Laura Patricia” con la intención de apoyarla.

Dentro de nuestra investigación, hicimos la llamada de rigor al número de celular de “Alejandro” persona que solicitó la cotización a la funeraria Jardines de Juan Pablo en Monterrey, N.L  y efectivamente respondió un señor que dijo llamarse Alejandro Cabello Rodríguez, manifestó que hace casi tres meses compró su celular y le dieron el numero con terminación 3729, que sí solicitó la cotización a la funeraria porque pretendía hacer una aportación de 5 mil pesos, pero necesitaba una cotización con sello para estar seguro; él mismo se la envío a “Laura Patricia” junto con otra cotización más económica de otra funeraria y ya no hizo el pago porque la supuesta mamá quería que le hiciera el depósito directamente a ella y ya no se comunicó, incluso dijo que le había proporcionado una dirección en la colonia Lázaro Cárdenas dónde supuestamente vivió pero acudió y está deshabitada. Alejandro Cabello, se comprometió a enviarnos las cotizaciones que obtuvo de las funerarias, número y nombre de la persona con la que habló y afirmó que él proporcionó su número de cuenta a “Laura Patricia” para que pudiera comer en un restaurante y que fue al empleado del mismo, a quien proporcionó su número de seguridad de su tarjeta para que hiciera el cargo por un monto de 250 pesos y tiene el comprobante, que incluso hizo un depósito a “Laura Patricia” pero éste nunca le llegó según le dijo ella; agrega Alejandro que después bloqueó su tarjeta por seguridad. Le preguntamos si su banco le registró alguna notificación de rechazo de la transacción, pero dice ignorarlo y solicitó que en lo sucesivo solo nos comuniquemos vía WhatsApp y por mensaje escrito. Le pedimos que nos proporcionara los últimos cuatro o dos números de su cuenta bancaria para poder cotejar datos que tenemos y se negó; Alejandro dice vender chicharrones y tortas en la conocida “Calle Ancha” de ciudad Acuña. Mencionó que irá a la compañía telefónica a pedir cambio de número; algo extraño, ya que con solo comprar otro chip puede hacer el cambio.

Nos comunicamos con personas que conocen a Juan Pablo Santiago y una de estas personas nos confirma que el jueves 11 de noviembre del 2021, estuvo hablando con Juan Pablo Santiago al número celular con terminación 3729, hace apenas cuatro días y cuenta con el registro de la llamada, además tiene registrados mensajes escritos y de voz de Juan Pablo Santiago, hace menos de tres meses, para ser exactos de este mes de noviembre y ya contamos con la evidencia.  Hasta el momento, Alejandro Cabello solo nos envió la foto de la cotización de funeraria Jardines de Juan Pablo; misma que ya teníamos.

Finalmente, nos llamó Juan Pablo Santiago, casi enseguida de la llamada a Alejandro Cabello, de un número celular con terminación 208, dijo que su cuñada (omitimos su nombre) le llamó para decirle que un señor se comunicó con ella para decirle que le dijera a Juan Pablo que se comunicara a nuestro número de celular porque lo estamos buscando y que fue grosero; se supone que habla de Alejandro Cabello; al cuestionarle como Alejandro tenía el número de su cuñada, dijo Juan Pablo que porque ella le estuvo llamando en estos días al número que era de él y que ahora trae Alejandro Cabello y que ya le había dicho ella que le estuvo marcando a ese número. Indudablemente desconocemos como su cuñada no sabía que Juan Pablo ya tiene un número nuevo a cuatro meses de haberlo cambiado y gente relacionada a su trabajo sigue teniéndolo registrado con el número de celular que asegura ya no es de él. La historia que cuenta Juan Pablo de cómo se contactó con “Laura Patricia” es larga y complicada; sin embargo dijo que fue a través de una cadena que le enviaron por Messenger y que tiene conversaciones con la persona que le envió la publicación de “Laura Patricia” luego manifiesta algo similar a lo que nos dijo Alejandro Cabello, sobre haberle proporcionado los datos de su tarjeta al empleado de un restaurante para que cargara el importe de una comida para “Laura Patricia” Así lo hizo Juan Pablo, el cargo que le hicieron fue de $259.40 pesos el jueves 11 de noviembre (Mismo día en que le hicieron el cargo a la tarjeta de Alejandro Cabello y casi por la misma cantidad, $250.00 pesos) aproximadamente;  pero en el registro de movimientos del  banco de Juan Pablo, aparece como “cobro directo” y la cuenta que recibe es con terminación 9868 de Banorte; misma que está a nombre de Jonathan Domínguez (supuesto jefe de enfermeros en el hospital Universitario, según “Laura Patricia”); preguntamos a Juan Pablo Santiago si conoce alguna persona con el nombre de Jonathan Domínguez, porque él no lo mencionó en ningún momento; su respuesta fue “¿Quién?” repetimos el nombre y negó conocer a persona alguna con ese nombre, a pesar de que existe una publicación suya nombrando a un Jonathan Domínguez como su sobrino. Dice que algo raro pasó con el número de celular que tuvo (el 3729) y que gente conocida le escribía, recibiendo respuestas ofensivas de ese número y decidió cambiarlo y darlo de baja hace más de cuatro meses; se comprometió a enviar capturas de pantalla con conversaciones que tuvo vía Messenger en la cuenta de “Laura Patricia” pero que siempre le respondió una persona que dijo llamarse Alma, asegurando que estaba ayudando a “Laura Patricia” aun así y al igual que Alejandro Cabello, confió en proporcionar a gente extraña, los datos de su tarjeta para que le hicieran cargos de gastos en otra ciudad y a la misma cuenta a nombre de Jonathan Domínguez. Asegura Juan Pablo que “Alma” le proporcionó una dirección en la colonia Lázaro Cárdenas en Acuña, supuesto domicilio de "Laura Patricia" pero éste está deshabitado y nadie la conoce. Demasiadas coincidencias y contradicciones.

Ignoramos a cuánto asciende el monto de la estafa en un lapso de 3 o 4 días y si las personas afectadas presentarán demanda contra quienes resulten responsables. Nuestra investigación no ha concluido, siguen surgiendo datos y contamos con elementos de prueba de todo lo que aquí detallamos, grabaciones de audio, capturas de pantalla, conversaciones en WhatsApp y Messenger; hemos hablado con las partes involucradas de una u otra forma en esta estafa, menos con Laura Patricia Juárez Romo; porque obviamente no existe, ni la supuesta niña fallecida; al menos no en esta historia.

Es increíble pero muchas personas siguen confiando y conmoviéndose con historias trágicas que se suben a las redes sociales y se vuelcan en ayuda sin investigar antes un poco; la parte buena es que sigue existiendo mucha gente de buen corazón, pero la intuición nunca hay que dejarla de lado. Hoy en día existen un sinfín de modalidades de fraudes y estafas y las redes sociales son campo fértil para delincuentes, gente sin escrúpulos a quienes no les importa usar imágenes de menores de edad como en el caso que nos ocupa... Soy Gloria Ruiz, la voz del pueblo, la válvula de escape para muchos, la politóloga del proletariado... To be continued.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu