Torreon, Coah.
Edición:
08-Abr-2024
Año
21
Número:
899
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 804

MI VERDAD / 804


|
Por:
Agente 57
|
14-11-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Arrancamos. MARIA MAGDALENA. -Nunca sabremos el verdadero papel que ocupó María Magdalena, pero la importancia sociológica de las mujeres en el interior del cristianismo primitivo fue vital. Como dice Renau en "los apóstoles". Después de Jesús, es María Magdalena la que más ha hecho por la fundación del cristianismo. La literatura Gnóstica adjudica a María Magdalena el papel de la disciplina más amada, y la de intermediaria entre Jesús y sus discípulos. Mateo la menciona en la crucifixión, Marcos la sitúa en la crucifixión, en el entierro de Jesús y hace que sea a ella la primera persona a quien se aparece Jesús después de su resurrección. Lucas también la sitúa en la crucifixión y resurrección, y Juan en las apariciones que hace Jesús. Sabemos que Jesús le había practicado un exorcismo porque lo explica Marcos. Pero, ¿De que la curó Jesús? ¿Era una mujer poseída o simplemente portaba alguna enfermedad? Muchos investigadores creen que María Magdalena era una prostituta y que Jesús la curó en dos aspectos, uno apartándola de esa vida y otro sanándola de una enfermedad de transmisión sexual. En cualquier caso, se trata de especulaciones. Lo que no debe confundirse es a María con la pecadora que ungió con aceite los pies de Jesús, de la que no se dice su nombre ni se habla más con ella. En ocasiones se produce cierta confusión con la personalidad de María, dado el gran número de mujeres que aparecen en el nuevo testamento con el mismo nombre. Así, María Magdalena se confunde con la María hermana de Marta y Lázaro; y muchos autores han supuesto que María de Betania, María Magdalena y la pecadora serían la misma persona. Sin embargo, se aprecia que el carácter de una es distinto a otra. María de Betania es de naturaleza tranquila y contemplativa, mientras que María Magdalena tiene una actividad impetuosa. Lo que ha dado pie a la confusión es el hecho de que los evangelios nunca las han mencionado juntas. María Magdalena, en realidad se llamaba María Magdalena, nombre de una población a orillas del lago Genesareth. Curiosamente Magdalena significa exaltar. María Magdalena pues, aparece en los cuatro evangelios, es la mujer que llora por haber perdido el cuerpo que amaba, era una poseída que Jesús había exorcizado. Es la compañera de Jesús y la que siempre le acompaña, como explica Felipe en su evangelio cuando aclara que así es denominada: "tres mujeres caminaban siempre con el señor: María, su madre; la hermana de ésta; y María Magdalena que es denominada su compañera". En todos los evangelios tanto ortodoxos como gnósticos se aprecia que María Magdalena está enamorada de Jesús, y Jesús la considera como algo muy especial para él. Hasta el punto que produce cierta envidia entre los apóstoles que le reprochan que la bese en la boca. Así en el evangelio de Felipe se explica: y la compañera del salvador es María Magdalena. Ella amaba más que a todos sus discípulos, y la besaba frecuentemente en la boca" Los discípulos le preguntaron ¿Por qué la amas más a nosotros? Él les respondió. porque no os amo a vosotros como a ella. La respuesta es evidente, porque María Magdalena es una mujer de la que Jesús estaba enamorado, hasta el punto, como se puede leer en el evangelio (fragmento), la ama más que a todos los discípulos juntos. El "evangelio de María" es un documento copto. Ahí el nombre de María aparece en ese texto bajo la forma aramea de Mariam, derivado del hebreo Myriam. En cualquier caso, se refiere a María Magdalena que la considera como la persona que supera con mucho a Pedro. No es de extrañar pues, la especial antipatía que Pedro le tenía. Pero lo destacable de este documento es que califica a María Magdalena como la mujer que conocía el "Todo". Recordemos que Jesús dice en el evangelio de Tomas; "Yo soy el todo". María Magdalena era, por tanto, la única mujer que comprendía ese todo. Jesús pues, ama a María, y como tal le otorga un papel privilegiado, incluso fue la primera a quien se le apareció después de muerto. Un hecho que los demás apóstoles no pueden consentir. Especialmente Pedro es el más reticente a aceptar ese hecho, ya que su puesto como jefe de la Iglesia peligra, y peligra por una mujer que se lo puede arrebatar, algo intolerable. Finalmente, la historia de María Magdalena se pierde con la muerte de Jesús, da la impresión como si los apóstoles, aprovechando que Jesús ya no está con ellos la marginan y ya no la necesitan en su misión del mundo. MI VERDAD: María Magdalena efectivamente conoció el TODO. No somos nada sin la mujer. N.L.D.M.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu