Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » PIZARRÓN MAGISTERIAL / 802

PIZARRÓN MAGISTERIAL / 802


|
Por:
El Profe
|
31-10-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EL PROFE

Pero, antes que nada, empezaremos esta columna, no con nuestra típica y tradicional adivinanza, si no con nuestras tradicionales calaveritas del Día de muertos, que, si bien tal vez no cuenten con todas las especificaciones literarias, si cuentan con el ingenio de nuestros lectores que amablemente nos las envían.

 

COMITÉ SECCIÓN 35.

La huesuda no perdona, y con Poncho negoció,

a los cambios les espero y pendiente quedo yo.

Vacunando el magisterio a las clases vuelvo hoy,

sin pretextos los agarro y su tiempo se acabó.

Ya las bases resucitan, con pandemia en la sección,

contagiados andan muchos y la muerte los quemó.

“Aspirinos” los llamaban y se fueron al panteón,

por gandallas los entierran con su traje de viborón,

con las ganas se quedaron, y veneno en su cajón.

ABEL AGUIRRE.

San Abel ya lo llamaban, ya hasta santo se volvió,

pues la muerte espantaba con su noble corazón.

Su familia lo venera, pues un rosario realizó,

en Luchana la reliquia por un voto se entregó.

En su lecho ya se encuentra, secretario se sintió,

con tanto milagrito, que de tranza se colgó.

Al panteón ya se lo llevan, con los votos que sacó,

en Saltillo ya lo entierran, por farsante y por sangrón.

JAVIER CORDERO.

La calaca bien crudota, la factura le cobró,

es la Dona y su loquita, presumiendo su reunión.

A la raza que invitaron, ni una cheve les pichó,

puros churros y papitas que de Waldo´s les llevó.

Promoviendo su planilla, va el fellote en su trocon,

con Carmela que le baila y le aplauden de a montón.

Al panteón ya van directo, con la lana que quedó,

en el fondo de Portillo hasta quintas levantó,

pues la lana que saqueaban en las fiestas se gastó,

y en las casas que Cordero hoy presume sin pudor.

La huesuda no lo aguanta, ni su grupo en la sección,

por ojete y traicionero, ni la muerte lo aceptó.

GERARDO ALBA.

La catrina glamurosa a Gerardo lo apoyó,

jubilados son su fuerte, pues con ellos se crio.

La huesuda los avala, por el número que son,

exigentes no se ponen, porque saben del broncón.

Pero Gera los convence, con hacerles su panteón,

el discurso que maneja es caduco y fuera de razón,

pues el "yoyo" que se carga es soberbio sin control.

Pero él no teme a la calaca, pues Olivia ya le habló,

¡Mi Gerita no te apures que a tu equipo yo me voy!

En el fondo del Eriazo, una fiesta organizó,

tan contentos estos andan, que la parka los cachó,

ya a la tumba se los lleva, por salirse del calzón.

Hasta la próxima…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu