Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » NO QUIERO QUE EL GOBIERNO ME MANTENGA / 802

NO QUIERO QUE EL GOBIERNO ME MANTENGA / 802


|
Por:
Sin Censura
|
31-10-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

En sentido positivo lo diría así: Quiero que el gobierno me deje valerme por mí mismo. En los actuales momentos que vive México,  el gobierno  federal está obsesionado en convertirse en el tutor y sostenedor de todos los mexicanos lo que  sería la mayor calamidad para el pueblo, pues partiríamos del supuesto siguiente; que  cada mexicano no es capaz de valerse por sí mismo y menos de engrandecer a su patria.

Ante el dilema: Sí es el pueblo para el gobierno (estado) o el gobierno para el pueblo,  la respuesta es categórica: El gobierno está al servicio del pueblo y de cada uno de sus habitantes.

Analicemos estas proclamaciones;  “No preguntes qué puede hacer tu país por ti, sino qué puedes hacer tú por tu país” (John F. Kennedy, 20 de enero de 1961) y “Mantente al día sobre los resultados de si solo hacemos nuestro trabajo y nada más unidiremos al reino”.  Winston Churchill., ambas exhortaciones coinciden en pedir a cada uno de sus habitantes dar lo mejor de sí, no para el gobierno, sino para el pueblo, tanto J. F Kennedy y W. Churchill sabían que los talentos, la fortaleza, el amor al país y la capacidad de generosidad para cualquiera sacrificio estaba en cada uno de los compatriotas.

Lo aberrante es impulsar a los mexicanos para que se vayan  a acomodar en los sitios más agradables y adormeciendo todas sus potencialidades y facultades esperen  que periódicamente el gobierno les entregue una cantidad de dinero para medio sobrevivir.  Recorriendo rápidamente la historia de la humanidad, observamos que ni patriarcados, ni matriarcados, ni tiranos, ni monarquías osaron promover tales acciones para su pueblo porque, a priori, sabían las desastrosas consecuencias...

Qué les sobreviene a las personas que se les educa en un paternalismo (mamá, papá) que facilita todo, se les regala calificaciones y títulos, dinero para sus gustos, se les evita cualquiera esfuerzo y responsabilidad y se le ofrece una vida de color de rosa. Entre otras cosas, les sucede que son esclavizados por vicios del espíritu como: la soberbia; el orgullo; la altivez; la vanidad;  la pedantería; la hipocresía; la vileza; la avaricia; la pereza; la cobardía; la veleidad; la infidelidad; la injusticia, el desorden, etc. luego  soterrar la inteligencia, las facultades, la capacidad de lucha, constancia  de los mexicanos es volverlos  idiotas, atenidos, vividores y parásitos.

Sola hace falta ir a la vuelta de la esquina para ser testigos de que hay mexicanos que día a día se debaten en la miseria, miles de millones de ellos  viviendo por debajo de su dignidad humana. En base a ese hecho señalado  alguien  puede concluir que solamente el gobierno  puede sacar de la miseria a esos marginados.

Por experiencia milenaria sabemos que  la ayuda no debe provenir  del gobierno,   porque el gobierno no tiene ni produce riqueza  por lo cual sería una torpeza exigirle que acabe con la pobreza y además el gobierno  si  tiene  muchos intereses, nada nobles,  que imponer a sus  gobernados. Luego cuál es la alternativa; la alternativa es la ayuda es entre pares, en el intercambio sano, justo y solidario de capacidades, habilidades, destrezas y tiempo en el trabajo. Ya que el trabajo es el único medio justo y legal de distribución de la riqueza.

El gobierno está para  ayudar  simplificando leyes, castigando  delincuentes, creando y sosteniendo  buen sistema de seguridad social,  no manipular ni condicionar  la educación,  respetando  las libertades y no violentando  los derechos de los humanos, respetar el derecho a la vida, fortalecer la institución familiar, impartiendo justicia  pronta y expedita, facilitando que cada mexicano se dedique a la profesión , arte, industria, comercio o trabajo de conformidad con su vocación. etc.

En base a lo anterior insisto; NO QUIERO QUE EL GOBIERNO ME MANTENGA, Quiero que el gobierno me deje valerme por mí mismo; quiero que el gobernante  no me estorbe, no me mienta, no robe, no me obstaculice, no inventes leyes e impuestos para esclavizarme y luego decirme que soy un inútil y evasor, quiero a México y  lucharé con mis capacidades por su progreso.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu