Torreon, Coah.
Edición:
08-Abr-2024
Año
21
Número:
899
Inicio » COLUMNAS » ORDEN Y JERARQUIA / 800

ORDEN Y JERARQUIA / 800


|
Por:
Sin Censura
|
15-10-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

Estos dos términos; orden y jerarquía, deben estar presente en la vida social de todos los pueblos y formar parte de su vida cotidiana pues son los pilares que sostienen a una administración pública.

Pudieran considerarse que hay otros hábitos y habilidades que también son importantes en la administración pública por ejemplo: la honestidad, la competencia, la experiencia, la intuición y la visión.

Chequemos cómo incide el orden y la jerarquía en la administración de las instituciones y organismos públicos, iniciamos con el orden.

El orden los distinguimos en natural y artificial (convencional). Orden natural es la organización y forma de ocurrir las cosas según las leyes de la propia naturaleza, aquí no tiene intervención el hombre,  Todas las cosas están ordenadas en su totalidad a una única cosa, ejemplo el universo.

El otro orden convencional  es la forma  de estar colocadas las cosas o las personas en el espacio o de sucederse los hechos en el tiempo, según un determinado criterio o una determinada norma, situación o estado de normalidad o funcionamiento correcto de algo, en especial armonía en las relaciones humanas dentro de una colectividad; es la relación reciproca de las partes de un todo.

Queda claro y preciso que el orden es anterior a cualquiera forma de organización política que los hombres se dan en su vida social, como es el caso de la institución natural de la familia.

Continuamos con la jerarquía que es la organización de personas o cosas en una escala ordenada y subordinante según un criterio de mayor o menor importancia o relevancia dentro de la misma. Aquí también debemos distinguir la jerarquía natural  que es cuando las partes se ordenan al todo, lo inferior a lo superior, etc., y la jerarquía basada en convencionalismo del hombre. Ej.: color de piel, estudios..

Cuando consideramos otras virtudes y competencias como la honestidad, la profesión, la experiencia, la intuición, la visión etc., nos percatamos que son hábitos que se adquieren en la educación formal e informal y por el esfuerzo personal.

Tomemos como ejemplo la honestidad:   Como honestidad se designa la cualidad de honesto. Como tal, hace referencia a un conjunto de atributos personales, como la decencia, el pudor, la dignidad, la sinceridad, la justicia, la rectitud y la honradez en la forma de ser y de actuar.

Ciertamente en todas las instituciones y organismos públicos de la sociedad se requiere que el personal  sea honesto.

La cuestión es decidir si es más valioso el orden y la jerarquía o la honestidad, ya lo establecimos, inferior se ordena a lo superior, lo menos perfecto se supedita a lo más perfecto; luego el orden convencional se supedita al orden natural

Todas las instituciones y organismo públicos están normadas por su ley orgánica, a saber: Ordenamiento jurídico que tiene por objeto precisar las bases de organización y funcionamiento de una institución derivada de los  Poderes del Estado.

Está claro que esa ley orgánica del organismo público debe estar supeditada al orden natural y al orden moral y por tanto funcionara en base a una jerarquía. Pues donde todos son iguales,  no hay jefes ni subordinados y nadie hace nada ni es responsable de nada.

Sin orden ni jerarquía en el sector público y en los poderes del estado, todas las dependencias entran en descomposición; se fortalece la corrupción, la demagogia y la mediocridad. Es difícil encontrar personas honestas donde impere el desorden y el caos. Usted amigo lector dice la última palabra.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu