Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » HAZ EL BIEN SIN MIRAR A QUIEN (Segunda Parte) / 798

HAZ EL BIEN SIN MIRAR A QUIEN (Segunda Parte) / 798


|
Por:
Gloria Ruiz García
|
03-10-2021
|
Edición:

|
Compartir:

Y ESO… ¿ES BUENO O ES MALO? /

POR: GLORIA RUIZ G.

Fueron escenas terribles, ver como perseguían por las calles a haitianos, caían en su carrera por huir, se escondían entre los autos de noche para no ser vistos por los policías en operativos, entraban a sacarlos de hoteles y restaurantes; policías municipales, estatales, Guardia Nacional y elementos del Instituto Nacional de Migración, muchos pensamos que esas escenas solo se veían en películas pero no; policías ignorantes, violentos y racistas se lanzaron a cazar humanos como si fueran animales; solo por su color de piel. Ya se había improvisado el campamento en el parque Braulio Fernández y me quedé impresionada al ver como desfilaban los vehículos de ciudadanos llevando comida preparada para los más de 700 migrantes en su mayoría haitianos. Durante una semana no cesó la ayuda y entonces las autoridades se convencieron de que la gente no iba a abandonar a los migrantes, por el contrario, las redes sociales se inundaron de críticas e insultos contra las autoridades por el trato inhumano contra quienes llegaron porque los dejaron llegar y cruzaron a Estados Unidos porque los dejaron cruzar. La presión social fue determinante para que las autoridades pusieran fin al terrible maltrato a migrantes haitianos; pero siguió la simulación tras las observaciones de la CNDH; tendrían que darles un albergue digno, alimento y atención médica; se realizó una supuesta reunión de trabajo en la que decidieron que el secretario del ayuntamiento Felipe Basulto Corona, tomara la batuta de presentarse ante los migrantes para proponerles desalojar el campamento en el parque para ir a un albergue que habían habilitado para ellos; terraza Fandango, lo habíamos anunciado días antes y presentamos imágenes. El gran problema es que nadie conocía a Basulto porque nunca se había tomado la molestia de ensuciarse un zapato yendo al campamento y el colmo cuando le exigen que presente su identificación y un documento con los acuerdos en la mesa de trabajo; pero Basulto no iba preparado y no lo ha estado en estos casi tres años; así que enfureció más de lo que ya había enfurecido al verme allí pues me habían negado la entrada por la puerta principal y me metí al parque por una brecha; quiso hacerme quedar mal y manoteaba diciéndole a un migrante que si confiaba en mí, que yo había dicho su cargo, para que pudieran creer en él; le respondí que quien tenía que convencerlos era él no yo y que a mí si me conocían porque llevaba días y noches con ellos trabajando, en cambio ni él ni su alcalde habían puesto un pie allí ni siquiera para darles agua; totalmente fuera de sí dijo “Así es, felicidades, felicidades” todo frente a medios nacionales e internacionales; pasó más de una hora tratando de convencerlos de que los ofrecimientos eran serios y debían confiar, pero tuvo que llegar gente que estuvo llevando comida, para acompañarlos al albergue, tenían mucho temor a ser detenidos al salir; por si fuera poco, mostrando su total ignorancia de la situación emocional en que se encontraban los migrantes al ser abusados y acosados por policías, con vehículos blindados en la entrada del parque y elementos fuertemente armados, vestidos como robocop y el helicóptero sobrevolando; el secretario les ofreció patrullas para trasladarlos; hasta los niños empezaron a decir “nos vamos caminando”. Actualmente hay alrededor de 600 migrantes en el albergue, de 250 que quedaban en el parque porque muchos salieron a esconderse en la ciudad cuando irrumpieron en el parque corporaciones municipales, estatales y federales. Esa misma tarde del viernes 24 en que llegaron al albergue en Fandango, la gente siguió llevando comida y es que ha sido tan sorprendente la respuesta; no fue así cuando empezaron a llegar cubanos y africanos, la gente los rechazaba, luego se fueron acostumbrando a su presencia y los ayudaban; sin embargo ahora fue diferente, ollas y ollas con comida preparada por familias completas o grupos de amigos, han llegado desde hace ya 15 días, se fueron sumando clubes y otras organizaciones y empresas; mostrando una solidaridad que los gobiernos no esperaban, honestamente yo no lo esperaba y no sé si la gente se sensibilizó después del dolor y encierro que nos ha dejado la pandemia, de no poder abrazar, besar o saludar de mano a nuestros amigos y familia por tantos meses, que estábamos ansioso de dar, de ser amigables, olvidando idiomas y color de piel; pero las autoridades siguen simulando y sin actuar cuando deben como en la contingencia por la tormenta la madrugada del uno de octubre…

Soy Gloria Ruiz, la voz del pueblo, la válvula de escape para muchos, la politóloga del proletariado…

To be continued.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu