Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » INERCIAS QUE GENERAN SUBDESARROLLO / 787

INERCIAS QUE GENERAN SUBDESARROLLO / 787


|
Por:
Sin Censura
|
13-06-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

El subdesarrollo que padecen muchos pueblos entre ellos México y Torreón, tiene su origen en inercias negativas  que los mexicanos  practicamos consciente o inconscientemente y normalmente se trasmiten de generación en generación.

En física, la inercia (del latín inertĭa) es la propiedad que tienen los cuerpos de permanecer en su estado de reposo relativo o movimiento relativo. Dicho de forma general, es la resistencia que opone la materia al modificar su estado de movimiento, incluyendo cambios en la velocidad o en la dirección del movimiento. Como consecuencia, un cuerpo conserva su estado de reposo relativo o movimiento rectilíneo uniforme relativo si no hay una fuerza que, actuando sobre él, logre cambiar su estado de movimiento.

El vocablo inercia  significa “incapacidad, inhabilidad, inacción, pereza, desidia”, está compuesta por los componentes del prefijo “in” que es “privativo, negativo” y “ars” es de “arte, habilidad, disposición”,  la palabra inercia define  la “propiedad de los cuerpos de no modificar su estado de reposo o movimientos si no es por la acción de una fuerza”.

Si existe el cambio social, necesariamente ha de haber cierta oposición a ese cambio, de lo contrario, las sociedades humanas serían bastante distintas a lo que son y el desarrollo social nos llevaría  al bien común..

Por lo general, se habla de inercia social especialmente en el caso de la persona negligente, que se ampara en el grupo al que pertenece, por lo que tal actitud se ve favorecida en los regímenes totalitarios, y menos en los democráticos.

El desarrollo socioeconómico del México, Coahuila y Torreón  exige poner la vista en objetivos y metas de coro, mediano y largo plazo, cuya consecución conlleva cambios en la conducta social: cambios en el modo de pensar, en los criterios de actuación y en las actitudes

En todo caso, estos grandes temas debieran retirarse de la lucha partidista y ser objeto de pactos con las organizaciones de la sociedad civil, que garanticen la necesaria continuidad de actuación. Así, los partidos políticos demostrarían con hechos que eso de «estar al servicio de los ciudadanos» no es un simple eslogan, sino una realidad.

Las inercias se dan en todos los ámbitos de la persona humana; en la familia, en el trabajo, en las universidades, en la empresa, en los partidos, en la política, en el deporte, en la cultura, en los gobernantes y en las instituciones públicas de gobierno, etc.

Los hábitos pueden ser buenos o malos, favorables o desfavorables, perjudiciales o saludables. Ambas conductas y actitudes,  que regularmente ya forma parte de la vida diaria,  puede llegar a ser una catapulta para el desarrollo personal y social o un verdadero obstáculo

Las inercias, en el campo social, son hábitos malos porque inmovilizan a las personas y organismos de la sociedad a luchar constantemente por su desarrollo y progreso, la consecuencia es atraso y miseria para la gran mayoría del pueblo.

Ahora los invito a que realicemos un pequeño ejercicio de reflexión y análisis y enlistar  solamente tres inercias desfavorables que padecemos en lo personal, familiar, en el trabajo, en la convivencia social, en el cumplimiento de nuestras obligaciones y en el ejercicio de nuestros derechos.

De igual manera en listar tres inercias que nos agravian  cotidianamente y presumen  las instituciones públicas y privadas de nuestra región.  Terminado el ejercicio usted ya podrá responder a la pregunta; Por qué vivimos en el subdesarrollo y la miseria.

Si queremos cambiar el ambiente que nos molesta y daña en nuestra ciudad y estado, la solución es cambiar de hábitos, dejar las inercias perjudiciales por hábitos favorables. Recordemos; Quiénes les echan la culpa a otros, tienen un camino largo que recorrer; el que se echa la culpa a sí mismo, ya recorrió la mitad del camino y aquel que enmienda su culpa ya recorrió todo el camino. Como siempre usted lector dice la última palabra.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu