Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » EDICIÓN 784 » Ofrece el estado mexicano disculpas a la comunidad China por matanza de 1911 / 784

Ofrece el estado mexicano disculpas a la comunidad China por matanza de 1911 / 784


|
Por:
Sin Censura
|
23-05-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: REDACCIÓN

Torreón, Coahuila.–

En un acto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís, desarrollado en el Bosque Venustiano Carranza, el estado mexicano pidió perdón a la comunidad China por la matanza de 303 ciudadanos de esa nacionalidad ocurrida el 15 de mayo de 1911, en plena lucha de la Revolución Mexicana.

En su discurso, el mandatario mexicano destacó que racismo y la xenofobia no tienen cabida en el México de hoy, y se refirió al hecho en que se exterminó a la mitad de la comunidad china que en ese entonces poblaba Torreón como un “pequeño genocidio”.

En aquella época, en los albores del siglo XX, la comunidad china se integraba por poco más de 600 personas, quienes huyeron de la pobreza que imperaba en su país y llegaron a instalarse en Torreón, una prospera comunidad agrícola y que con la llegada del ferrocarril detonó su crecimiento económico en unos cuantos años, sin saber la atrocidad que les esperaba en aquellos aciagos días de mayo de 1911 cuando sus negocios fueron saqueados y quemados y hombres, mujeres y niños de su comunidad fueron asesinados.

Durante su discurso, el presidente destacó que con la llegada del ferrocarril a lo que entonces era hacienda, en 1888, “Torreón experimentó un desarrollo rápido y espectacular; de ser una Hacienda con poca población se convirtió de la noche a la mañana en una importante ciudad y centro estratégico de actividades productivas”.

De tal manera, que la región experimentó una explosión demográfica: “Su población pasó de 225 habitantes en 1868 a 40 mil en 1910. Su tasa de crecimiento solo era comparable a la de nuevos centros mineros como Cananea en Sonora, y Santa Rosalía en Baja California Sur.  El ferrocarril permitió detonar el cultivo del algodón, el llamado oro blanco.

“Torreón –añadió el mandatario- es un ejemplo de cómo antes del porfiriato un pueblo apacible con pocos conflictos se convirtió a partir del progreso porfirista en una madeja de problemas sociales y políticos: se profundizaron las disputas agrarias por el despojo de tierras; comenzó la confrontación por el agua, las presas y los canales de riego, entre los agricultores de arriba del Río Nazas y los de abajo. En 1908, en Viesca, se produjo un levantamiento armado en contra de Porfirio Díaz y a consecuencia de esa insurrección fueron aprehendidos y llevados a la terrible cárcel de San Juan de Ulúa, Veracruz, los “cabecillas”, como se llamaba antes a los líderes de la oposición”.

El presidente de la república destacó que “en medio de esta efervescente realidad marcada por la polarización clasista y racista, tuvo lugar el llamado “pequeño exterminio” que causó la muerte a 303 chino-mexicanos de Torreón, en los aciagos días del 13, 14 y 15 de mayo de 1911”.

Asimismo, López Obrador recalcó que “El racismo que han padecido por siglos los habitantes de China es igual o peor que el que han sufrido indígenas mexicanos o africanos. Baste recordar que hasta 1968, una persona de cultura oriental, en especial de origen chino, no podía casarse en California con una mujer blanca “y por ‘mujer blanca’ la ley entendía ‘mujer occidental’. Lo irónico es que, exclusivamente frente a los chinos, este vago concepto consideraba mujeres blancas a las afroamericanas, indias y mestizas.

“La discriminación se sustentaba en lo más vil y ofensivo; se repetía que los chinos eran “sucios, incultos, arrogantes, individualistas” y que carecían hasta “de sentido del humor”, y estas estupideces se trasladaron a México, donde a la exclusión y al mal trato se le añadió el exterminio”, precisó.

Esto explica que revolucionarios y reaccionarios coincidieran en los procedimientos más crueles e inhumanos en contra de la comunidad china de México.  La lección que nos dejan estas historias es que la violencia y la guerra deben evitarse por todos los medios; por sus terribles locuras y por ocasionar las mayores desgracias a los seres humanos.

De acuerdo con relatos periodísticos de la época, para las tres de la tarde las calles de Torreón estaban cubiertas de cadáveres. La matanza, había iniciado desde las primeras horas de la mañana, cuando los agresores empezaron a saquear los comercios, principalmente aquellos de los integrantes de la comunidad china en La Laguna; a quienes acusaron de aliarse con las fuerzas de Porfirio Díaz, aunque dicha versión jamás se comprobó.

Hasta hoy, es poco lo que se sabe acerca de esos tristísimos días en la historia de nuestra ciudad, en los que una turba asesinó con saña a cientos de personas sin importar que entre ellas hubiera hombres; mujeres y niños. Pedir perdón era justo y necesario, aunque este se haya dado más de un siglo después; ahora, toca investigar y esclarecer en la medida de lo posible lo acontecido, esclarecer los hechos es tan importante como el desagravio.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu