Torreon, Coah.
Edición:
15-Jul-2024
Año
21
Número:
913
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 783

MI VERDAD / 783


|
Por:
Agente 57
|
14-05-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Arrancamos… Los partidos políticos atraviesan una fuerte crisis de representación que incide en la disminución de la participación electoral y en su canalización por otras vías (en general, organizaciones de la sociedad civil). Sin embargo, casi todos los lideres reconocen la centralidad de los partidos políticos y la necesidad de que asuman un papel de mayor responsabilidad. “Nuestras sociedades han atravesado una rápida metamorfosis debajo de la mesa y los políticos no la hemos monitoreado de cerca y entonces hay un gran desencuentro” (presidente). “La gente quiere participar y siente que el formalismo del voto en las urnas, por más transparentes que sean las elecciones, no le de ese sentimiento de participación […]. La democracia necesita de los partidos políticos, pero no se puede ir a participar en uno porque cada partido tiene su dueño”. Esta crisis de representación a la ausencia de democracia interna en los partidos, la lógica clientelar de manejo del electorado que incentiva los personalismos, el olvido de las plataformas político-partidarias (falta de diferenciación ideológica, carencia de programas), la generación de escisiones personalistas y no ideológicas, su vinculación a poderes facticos y alianzas en las que se confunden las identidades políticas, permiten el descrédito. Por estas razones, la mayoría entiende que los partidos –en particular los tradicionales- no han tenido éxito como canalizadores de las demandas de la ciudadanía. A su vez, las oposiciones políticas controvertidas que a partir de propuestas programáticas. En general, lejos de expresar una voluntad mayoritaria de la población, los partidos actúan en función de intereses particularistas y sufren demasiadas presiones de los grupos de poder, tanto legales como ilegales. “[Los partidos] tienen muchas dificultades para estar en contacto con las demandas de la gente porque la carrera política depende más que nada de la dirigencia partidista y no tanto de los ciudadanos. Es curioso, no hay una partidocracia más o menos sólida y los partidos tienen un buen porcentaje de los votos, aunque la gente no tenga una buena opinión de ellos”. Ciertos actores, en particular los periodistas, perciben a los partidos políticos como instituciones frágiles. Divorciadas de las necesidades ciudadanas, sometidos a caudillismos, que se ocupan sólo de la sociedad incluida y pierden contacto con sus bases sociales –actúan, a veces, como verdaderas mafias-. Por su parte, los académicos tienen a vincular la crisis de representación de los partidos políticos a los déficits institucionales que presenta el país. La revisión del sistema de proporcionalidad de las fuerzas que aparecen representadas en el congreso y de los mecanismos de promoción de candidaturas intra o extra partidarias, son las dimensiones más resaltadas. Según ese punto de vista, los problemas de la representación política descansarían más en la forma institucional de funcionamiento del sistema de representación, que en la credibilidad de los partidos políticos frente a la ciudadanía. Por su parte el descreimiento de la población en los partidos políticos ha favorecido la expansión y la diversificación de las organizaciones de la sociedad civil, así como la capacidad de éstas de encaminar las demandas. El desequilibrio entre los niveles de participación alcanzados por los partidos y por las organizaciones de la sociedad civil genera miradas críticas en relación con el papel que ambos desempeñan en el proceso democrático. Las ONG expresan fuertes críticas hacia los partidos, basadas fundamentalmente en su corrupción, su distanciamiento respecto de los intereses sociales y su búsqueda del poder como afianzamiento de intereses particularistas. MI VERDAD. – Los partidos políticos atraviesan una fuerte crisis de representación que incide en la disminución de la participación electoral.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu