Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 776

MI VERDAD / 776


|
Por:
Agente 57
|
07-03-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Arrancamos… La falsa conciencia de la ideología. - Los fundadores del Marxismo, sostienen que la ideología es una visión nebulosa de la realidad producto de la vida material. La ideología es el reflejo de las condiciones materiales de existencia. Para Marx y Engels, la moral, la religión y la metafísica son otras tantas modalidades en las que cobra forma la ideología. Una característica central de la ideología, según la teoría marxista, es que carece de historia, ya que es el simple reflejo de las condiciones materiales de existencia. Al cambiar las relaciones de producción cambia también la ideología. No es la ideología la que determina las condiciones materiales de existencia, por el contrario, son las condiciones materiales de existencia las que determinan la ideología. Por lo tanto, para Marx y Engels, la ideología es una visión falsa y tendenciosa de la realidad; responde a los intereses materiales a partir de los cuales se articulan las clases sociales. Desde esta perspectiva, las clases dominantes imponen su ideología, su forma de ver y actuar sobre el mundo. Esta visión de la ideología contiene dos errores teóricos: primero, sostiene que las clases dominantes elaboran ideología, y, segundo, supone que estas mismas clases dominantes utilizan mecanismos de poder institucionalizados (los aparatos ideológicos de estado) para vigilar la inculcación de la ideología. Para Marx, la sociedad está conformada como una totalidad estructural, en donde las fuerzas productivas y las relaciones de producción conforman la estructura económica, la base “real” de la sociedad, sobre la cual se eleva la superestructura política, jurídica e ideológica. Para la teoría clásica Marxista las clases dominantes tienen al servicio de sus intereses a un grupo de intelectuales orgánicos que elaboran ideología. En contra parte, las formas de conciencia que llegan a adquirir las clases oprimidas, basadas en sus intereses económicos de clase (conciencia revolucionaria contra las relaciones de dominación y explotación) no son ideología, sino ciencia. Los miso sucede con la posición política contraria, las clases dominantes (filosofía analítica, positivismo lógico, teoría funcionalista, teoría funcional-estructuralista, teoría sistémica, teoría del capital humano, teoría neoliberal, entre otras), conciben su propia visión del mundo como científica, como un conocimiento objetivo y neutral que se encuentra al margen de los sesgos ideológicos. Para estas teorías, la visión del mundo que tienen las clases subalternas, es ideología, un conocimiento basado en prenociones valorativas, contaminado de subjetividad. Vista la ideología como una falsa conciencia de la realidad, cobran sentido las acusaciones mutuas que se hacen los teóricos adscritos a diferentes intereses de clases; terminan por llamar a su contrincante de forma despectiva: ideológico. Esta visión de la ideología como falsa consciencia de la realidad da forma al maniqueísmo político. Si la ideología es una falsa visión de la realidad que responde a los diferentes intereses de clase, entonces detrás de toda la ideología existe un poder oculto (llámese dios, la burguesía, el gran capital, el imperialismo, el comunismo, los terroristas, los extraterrestres, el mal) que vigila y castiga. Esta visión de la ideología como falsa consciencia da forma al supuesto metafísico de la conspiración. MI VERDAD. – Al contaminarse la subjetividad, se da forma al maniqueísmo político.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu