Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 770

MI VERDAD / 770


|
Por:
Agente 57
|
23-01-2021
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Arrancamos… El concepto de ciudadano y su honestidad. - La honestidad es una esencia del ciudadano republicano. Para ser ciudadano de la república es necesario ser mayor de edad y, algo que te sorprenderá; ser honesto. No es invención del autor ni del actual presidente, sino requisitos que aparecen en el artículo 34 de la Constitución. Por su importancia, lo transcribo a continuación: “son ciudadanos de la república los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años, y tener un modo honesto de vivir”. Advertimos, en primera instancia, que el primer requisito es muy sencillo, pero el tema se complica con el segundo: el modo honesto de vivir. ¿Qué hay de la honestidad? Al respecto, el doctor Ignacio Burgoa Orihuela, quien fuera catedrático emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México, opina: “la honestidad es una condición (sin mancha) para tener dicha calidad. Ahora bien, tal virtud debe estar presente en toda la vida del ciudadano. No es, en consecuencia, un mero requisito que se satisfaga ocasionalmente. El que se aparta de ella deja de ser honesto y se convierte en corrupto”. Continúa señalando que “tener un modo honesto de vivir” entraña que todo ciudadano, dentro de las limitaciones humanas, debe comportarse con cualidades morales. “Tener un modo honesto de vivir” significa una obligación ética de todo ciudadano mexicano que debe cumplirla en todos y cada uno de los aspectos de su diversificada conducta, pues el concepto que involucra dicha expresión normativa es vitalicio y no efímero, transitorio ni ocasional. Del texto constitucional también podemos inferir a priori que los individuos dedicados a actividades ilícitas, como el propio huachicol que está de moda, la pornografía infantil, trata de personas, piratería, terrorismo, lavado de dinero, secuestro y narcotráfico, así como los funcionaros públicos deshonestos no serían ciudadanos mexicanos, pues definitivamente no tienen un modo honesto de vivir. ¿Qué opinas tú? ¿Son ciudadanos o no de acuerdo con el propio texto constitucional? Ahora, en cuanto a la tradición republicana tenemos: el concepto a un tiempo positivo y normativo de ciudadanos, verdadero núcleo medular del republicanismo, tiene, en fin, una enorme historia. El propio Maquiavelo, experto en materia técnica y estrategias de poder hasta el punto de subordinar a ellas, en una parte decisiva de su obra, la lógica política, lo reivindico en los umbrales de la modernidad volviendo los ojos no solo a la Roma republicana y su educación cívica, centrada en virtudes como el valor, la moderación, la prudencia, la disciplina, la sobriedad y el amor a lo público, sino al propio Aristóteles. Esto es, a la figura fundacional de la filosofía política. A alguien para quien la condición de ciudadano no se define, como ha escrito de modo bien preciso Jorge Álvarez, “por el lugar que habita o por los derechos que pasivamente puede disfrutar, sino por su participación en los asuntos públicos, no por un status, que es algo pasivo, sino por su activo por su virtud, por su contribución a las decisiones colectivas, al discurrir en lo que es público. MI VERDAD. - La fórmula es clara: transformar con educación cívica repitiendo estas virtudes que fácilmente se olvidan: sobriedad, moderación, prudencia, amor a lo público, respecto.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu