Torreon, Coah.
Edición:
22-Abr-2024
Año
21
Número:
901
Inicio » COLUMNAS » EL CHANTAJE DE LA BALCANIZACIÓN / 762

EL CHANTAJE DE LA BALCANIZACIÓN / 762


|
Por:
Sin Censura
|
30-10-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: GUILLERMO OROZCO R.

La península balcánica está en el sureste de Europa, es una región abrupta, montañosa,  sus habitantes se han caracterizado por una acusada fragmentación étnica, social, religiosa, cultural y política. En los Balcanes hay diferentes naciones o etnias, eslovenos, serbios, croatas, kosovares, albanos, macedonios, sin olvidar a los romaníes o gitanos. Hay también diferentes religiones: católicos, musulmanes, y ortodoxos.

Por eso el término balcanización se refiere a un proceso político que tiende a fragmentar la integración de una nación o de una región, en la que los intereses políticos, religiosos y culturales diversos generan una mayor y creciente división.

El caso de México no tendría estos problemas, la lengua materna nuestra es mayoritariamente el español; no tenemos diferencias sustanciales como las de los musulmanes y los grupos que tienen un origen en el cristianismo. No hay diferencias raciales marcadas como allá. Por el contrario, el proceso de la revolución mexicana en sus formas culturales ponderó siempre la integración nacional.

Por eso suena a ignorancia o mala fe la intención de 10 gobernadores de oposición al régimen de la 4T en emprender un proyecto separatista de México, sin tomar en cuenta las condiciones descritas, el desconocimiento a la Constitución general de la República y a la propia historia nacional.

Todos los intentos separatistas a en nuestro país desde principios de la formación de la República han fracasado, desde el encabezado por el regiomontano (tenía que ser) Antonio Canales de 1838 a 1840, que quiso establecer la llamada República de Río Grande con los Estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, cuya capital sería Laredo. Tras sufrir una desastrosa derrota en Coahuila y perder a muchos rebeldes en los enfrentamientos, Antonio Canales se rindió en Camargo Tamaulipas y el sueño de la República de Río Grande llega a su fin el 6 de noviembre de 1840.

Es una cultura regia el estar pensando siempre en intentos separatistas, por algo el Benemérito Benito Juárez le tenía tanta desconfianza a Santiago Vidaurri, a tal grado que dejó a Nuevo León sin frontera con los Estados Unidos, haciendo que Tamaulipas tuviera una larga franja fronteriza denominada “el brazo del benemérito”, para evitar maniobras anexionistas a Estados Unidos por parte del gobernador pro imperialista.

Otro intento fallido lo protagoniza el jalisciense convertido en cacique norteño Bernardo Garza en pleno conflicto revolucionario.  Al triunfo de Francisco I. Madero y Pino Suárez en la presidencia y vicepresidencia de la república, Bernardo dirige una rebelión contrarrevolucionaria cocinada en Texas que lanza el 16 de noviembre de 1911 en el rancho La Soledad, del municipio de Camargo donde a través del llamado Plan de la Soledad desconoce a Madero y se proclama como presidente de la república interino.

La revuelta no prospera, pues nadie lo sigue y tras recorrer parte de Tamaulipas en busca de adeptos decide entregarse en Linares, Nuevo León. Madero le perdona la vida y en lugar de fusilarlo lo envía a prisión a Tlatelolco México, donde conspiraría nuevamente para unirse al sobrino de Díaz, Félix Díaz y encabezar la asonada contra el presidente Madero en Palacio Nacional, donde pierde la vida.

Los yucatecos también escenificaron su intento separatista, en 1840 con el pretexto del gobierno centralista de Antonio López de Santa Anna, proclamaron su constitución e independencia, como respuesta Santa Anna bloqueó los puertos de la llamada Republica de Yucatán, con lo que se generó una situación de hambre y pobreza extrema, por lo que tuvieron que sucumbir y en 1843 nuevamente deciden reincorporarse a la República Mexicana.

El pacto federal es un acuerdo de igualdad. La soberanía es igualdad entre los estados que los hermana para reconocer un gobierno general que los represente, y ese será el gobierno Federal de la República”.

De acuerdo con Antonio de la Barrera Fernández, consultor internacional experto en temas geopolíticos, sería un hecho totalmente anticonstitucional la separación de estados y podría calificarse como un acto sedicioso. "Ningún estado puede separarse del pacto federal", fundamentado en nuestra carta magna.

Las actitudes de chantaje adoptadas por los gobernadores del llamado nuevo pacto federalista, son intentos desesperados para que los apoyen con la deuda indiscriminada de sus estados, son escaramuzas de fortalecerse electoralmente para el proceso de 2021, quieren hacer mucho ruido para  que se despierte en México por falta de conocimiento histórico el peligro superado en el  siglo XVIII, cuando fue cercenada más de la mitad de su territorio desde California hasta Texas. Es un  reto más para el Presidente López Obrador, quién no acostumbra tomar decisiones bajo presión y menos si se trata de los grupos conservadores.

Coahuila acumula 43 361 millones de pesos de deuda total, Jalisco hasta inicios de 2020 debe 33 696 millones de pesos, Nuevo León hasta marzo del presente año 73 551 millones de pesos,  Chihuahua hasta el primer trimestre de 2020 42 mil millones de pesos y Michoacán 25 mil millones de pesos.

Perdieron el poder; dejaron de ser virreyes y caciques en sus estados, ahora, en un afán suicida, quieren que el país se pierda con ellos. Envalentonados, los gobernadores “federalistas” lanzan una amenaza débil, pero ruidosa,  de romper el pacto federal. Son incapaces de vivir en democracia y aceptar las consecuencias, apuestan, para reinar sobre sus ruinas, a la destrucción de la República.  Esos Virreyes y caciques: Enrique Alfaro, Jaime Rodríguez, Javier Corral, Silvano Aureoles, Miguel Riquelme, Cabeza de Vaca y otros se imaginan ser emperadores del nuevo México imaginado por ellos, es lo que les dicta su ignorancia y ambición.

Son unos cínicos y desvergonzados, pues en el pasado reciente defendían servilmente al régimen presidencialista y  obedecían sin chistar las órdenes que les dictaban desde los Pinos, era un estilo donde imperaba la complicidad, estaban maiceados, como decía el dictador Don Porfirio.

¡NO PASARÁN!

Guillermo Orozco Rodríguez.- 02 DE NOVIEMBRE DE 2020.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu