Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIOS AL RAS / 751

COMENTARIOS AL RAS / 751


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
11-07-2020
|
Edición:

|
Compartir:

TRUMP A AMLO; ¡ME ECHAS PORRAS Y TE VAS!

Los insultos,  las amenazas y los agravios que le ha asestado Donald Trump a México,  a los mexicanos en Estados Unidos y al propio AMLO, a lo largo de este año y meses de gestión,  no se borran con una visita, con un intercambio de halagos ni buenos intenciones.

Es claro, clarísimo  que a Trump, le urgía que el presidente de México fuera hacerle el caldo gordo, dada  su baja popularidad, de cara a las selecciones de Noviembre,   donde  su contrincante, Joe Biden, lo supera por más de 12 puntos en las encuestas.

Donald Trump está loco  pero no es pendejo. Quienes pensaron,  aconsejaron y se enojaron porque AMLO fuera a visitar al Presidente norteamericano a unos cuantos meses de las elecciones,  donde busca permanecer 4 años más en el cargo, por lo imprevisible y falto de moral del estadounidense, lo que ponía  a AMLO en una situación riesgosa o, cuando menos, hacerle pasar un mal trance, se equivocaron.

Ni AMLO iba a reprocharle todos los agravios contra los mexicanos, a los que Trump ha llamado violadores, criminales y malos hombres; tampoco iba a meter las manos por la exigencia de Trump de expulsar a los Dreamers y, sobre todo, la criminalización de los migrantes ni por el hecho, de que haya obligado a AMLO, a que México fuera el muro de contención contra éstos, usando a la Guardia Nacional, menos, le iba a reclamar la amenaza de incrementar los aranceles de manera escalonada si no cumplía con sus caprichosos migratorios. No, nada de eso.

AMLO no tuvo que ser estricto y menos ofender a Trump con pendejadas, simple y sencillamente, porque Trump, no le dio motivo alguno. Por el contrario, Donald, llenó de elogios al Presidente mexicano, resaltó la historia que une a los dos países en la época juarista, que coincidió con el gobierno del Gran Abraham Lincoln, y López, respondió que Trump, nunca le ha impuesto nada a México. "Solo hemos recibido ayuda y apoyo, nunca ninguna imposición, que vulnere nuestra soberanía", dijo el de Macuspana.

Y aquí vino el truco de Trump, cuando dijo: "Tenemos una maravillosa comunidad de ciudadanos mexicanos-americanos, que son dueños de negocios", tendiendo las redes al voto latino y mexicano, olvidándose de sus expresiones ofensivas y racistas y, sobre todo, ni una palabra al muro.

Total, que ambos mandatarios se olvidaron, momentáneamente, de toda la tensión histórica para alabarse mutuamente, pensando que los mexicanos radicados en EUA y en México, no tenemos memoria. 

Un detalle que fue muy evidente; mientras Trump habló cinco minutos de elogios y buena vecindad; AMLO, le dedicó 15 minutos a su discurso, en el que fueron subiendo de tono los elogios. Para AMLO, Trump, no solo es el presidente más amable, dijo: "solo hemos recibido ayuda y apoyo, nunca ninguna imposición que vulnere nuestra soberanía ",

Sorprendió que en su discurso, AMLO, habló a una velocidad normal, sin sus largas pausas y oraciones eternas como nos tiene acostumbrados a los mexicanos, lo que habla de su estrategia para mantener en suspenso sus dichos o ideas.

Es evidente de Donald Trump, utilizó al Presidente mexicano para llevar agua a su molino. 

Habrá que esperar a las elecciones, en las que el panorama no pinta bien para Trump, y las reacciones de rabia e indignación de los mexicanos que no quieren al racistas y anti mexicano Trump, ni olvidan sus muchas ofensas. 

Pero más enojados y sorprendidos fueron los demócratas, la campaña de Biden y tantos aliados de México en EUA, en la sociedad civil, en gubernaturas, en el Congreso y alcaldías que trabajan para defender los derechos de nuestros migrantes.

Y para no variar, muy atrás quedaron las apreciaciones de AMLO y su visión sobre Donald Trump, todos ellos negativos, y que dejó plasmados en su libro: ¡Oye Trump!, publicado en 2017, en plena campaña presidencial, en el que destaca el discurso etno-nacionalista de Trump, al que compara con la retórica fascista que llevó al poder a Adolfo Hitler. Denuncia el muro en la frontera como un gesto de agresión inaceptable y promete enfrentar con aplomo la demagogia nativista.

Sin embargo, en ese mismo libro, critica a Enrique Peña Nieto, a quien le dice: "fue un error de los integrantes de la "mafia del poder en México tomar partido se olvidaron del principio de no intervención".

"No podemos consentir que como política de Estado se pretenda atentar contra la dignidad de los intereses legítimos de los mexicanos y de la nación".

"Rechazamos la creación de ese monumento a la hipocresía y a la crueldad. Es una canallada que Trump y sus asesores se expresen de los mexicanos como Hitler y los nazis se referían a los judíos".

Y entonces,  tres años después, AMLO, se tragó sus palabras y fue a darlas al racista y narcisista Donald Trump, para que éste,  le levante su hundida campaña. 

Lo dicho: el pejelagarto, por la boca muere. 

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu