Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » PRIMERO DE JULIO DE 2018, VICTORIA DE UN PUEBLO / 750

PRIMERO DE JULIO DE 2018, VICTORIA DE UN PUEBLO / 750


|
Por:
Sin Censura
|
03-07-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: GUILLERMO OROZCO R.

San Pedro de las Colonias; es una ciudad del estado de Coahuila localizada en la Comarca Lagunera. San Pedro fue fundado en 1598 en los márgenes del río de las nasas (Nazas) por misioneros jesuitas, con el nombre de San Pedro de la laguna. Su poblamiento se dio demasiado lento, es hasta el año de 1850 en que se les otorgan un permiso estatal para que se asienten algunos colonos encabezados por Jesús María Gámez y en 1870 se transforma en una población de mediana importancia.

Después de terminar Francisco Ignacio Madero sus estudios en Europa y Estados Unidos hacia fines del año 1893, con apenas 20 años de edad vino a radicar a esta tierra.  Se ocupó muy pronto de las fincas de su padre, quien introdujo en la región baja del Nazas el cultivo del algodón americano. Con sus hermanos menores, Alfonso y Emilio, estaba encargado de la Compañía Agrícola de La Laguna. Entre las haciendas familiares destacaban Buena Vista, Memphis, El Nilo, Porvenir y otros dos ranchos ganaderos al norte de la comarca, como La Merced y Australia.

En San Pedro escribió entre junio y diciembre de 1908 su libro llamado “La sucesión presidencial de 1910”, Madero lo tenía en la cabeza como respuesta-desafío democrático, al envalentonado reeleccionismo de Porfirio Díaz para permanecer en el cargo de manera autocrática. Se imprimió el libro en una modesta imprenta del lugar, un ejemplar original del texto y la prensa donde se imprimió se muestran en el museo Madero de San Pedro.

En ese libro el autor condena abiertamente los asesinatos de Cananea y Río Blanco. Insiste en que los trabajadores son la base de la fuerza de la República, censura lo inhumano de la jornada laboral de 14 horas diarias y el salario insuficiente. Propone la creación de un Partido Nacional Democrático basado en dos principios fundamentales: libertad del sufragio y la no reelección.

Finalmente Madero es víctima de un fraude electoral en julio de 1910, hace un extraño llamamiento a la insurrección armada para el día 20 de noviembre de 1910, (una rebelión no clandestina) logra la renuncia de Porfirio Díaz el 25 de mayo de 1911 quien se exilia en Francia y Madero en unas elecciones extraordinarios logra el triunfo como presidente de la República el 15 de octubre de 1911 y asume el cargo el 6 de noviembre del mismo año.

La gestión maderista se dio en el marco de numerosos grupos de conservadores porfiristas, aunque sin Don Porfirio, que ya se encontraba exiliado, pero su poder no acababa de extinguirse. El régimen priista siempre manejó la versión de que Madero era ingenuo, tonto o loco, pues sólo así se explica que creyera en la democracia después del largo periodo dictatorial antidemocrático. Lo que si es cierto es que Madero pensaba que el régimen lo encabezaba el hombre y no un sistema, por eso dejó intacto el aparato porfirista y quiso gobernar con él.

Ni siquiera López Obrador ha tenido que soportar una prensa conservadora y feroz como la que enfrentó Madero,  la actitud de la prensa opositora que supo manejar la opinión pública entre el estallamiento de la Revolución Mexicana y los trece meses de la administración maderista,  significó poco más de dos años de vituperios y de comportamiento asimétrico al del gobierno porfiriano. No fue casual que tras la caída del presidente Madero los directores, editorialistas, periodistas y algún caricaturista se sentaran a la mesa de Victoriano Huerta a felicitarse por su "patriótica actuación" y brindar por el retorno de la paz que un régimen dictatorial les aseguraba como antaño.

No cabe duda de que la llegada del revolucionario coahuilense a la primera magistratura de la nación dejó fuera del presupuesto y de las prebendas del gobierno anterior a muchos de los intelectuales y hacedores de la prensa favorable al general Díaz.

Este periodo histórico tiene  circunstancias muy similares al actual gobierno  de López Obrador que ya celebró el segundo aniversario de su victoria electoral del 1º de julio de 2018, una victoria con sabor a pueblo que además del tesón y la perseverancia de AMLO, contribuyeron a su triunfo el cinismo, la rapiña y la corrupción con la que gobernaron los presidentes neoliberales durante 36 años.

Igual que con Madero hay grupos enloquecidos y violentos que a base de mentiras quieren descarrilar al régimen de la 4T, hay también una prensa opositora que perdió prebendas y quedó fuera del presupuesto gubernamental y de los saqueadores de la patria.

Sin embargo la diferencia es que ahora la información fluye casi al instante y cualquier mentira o difamación se diluye y aclara en unas cuantas horas, hay un pueblo cansado de la corrupción imperante y bastante bien informado.

Además hay acciones de gobierno impactantes que hacen que la simpatía del pueblo sea cada vez más firme hacia López Obrador. El gobierno de AMLO sigue siendo de esperanza para la  mayoría de los mexicanos.

Guillermo Orozco Rodríguez.- Julio 06 de 2020.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu