Torreon, Coah.
Edición:
26-Feb-2024
Año
21
Número:
895
Inicio » COLUMNAS » EL NIÑO Y EL TIRANO / 748

EL NIÑO Y EL TIRANO / 748


|
Por:
Sin Censura
|
20-06-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

Somos muchos los que nos preguntamos qué está pasando a México y a los mexicanos, día a día nos amanecemos con las noticias (no los hechos) más controvertidas sobre todos los temas que son de importancia para vivir dignamente.

Y el desorden informativo  es más pernicioso porque inicia en la propia presidencia de la república, pasa por los secretarios de estado y contamina todo la esfera de los poderes públicos de la república.

Hoy nos enfrentamos a un verdadero reto si queremos encontrar la verdad, y sin la  verdad una persona como un pueblo son esclavos y manipulables por los hábiles demagogos,  sofistas y mitómanos.

Ahora los invito a recordar el cuento: “El traje nuevo del emperador”, escrito por Hans Christian Andersen y publicado en 1837. , dentro de un evento de cuentos de hadas contados para niño, creo que ese cuento nos ayudará, por analogía, a entender muchas de las cosas que están sucediendo en nuestro país.

La sinopsis está tomada de Wikipedia: La historia es una fábula o apólogo con un mensaje de advertencia: «No tiene por qué ser verdad lo que todo el mundo piensa que es verdad», o, también, «No hay preguntas estúpidas».

“Hace muchos años vivía un rey que era comedido en todo excepto en una cosa: se preocupaba mucho por su vestuario. Un día oyó a Guido y Luigi Farabutto decir que podían fabricar la tela más suave y delicada que pudiera imaginar. Esta prenda, añadieron, tenía la especial capacidad de ser invisible para cualquier estúpido o incapaz para su cargo. Por supuesto, no había prenda alguna sino que los pícaros hacían lucir que trabajaban en la ropa, pero estos se quedaban con los ricos materiales que solicitaban para tal fin”.

“Sintiéndose algo nervioso acerca de si él mismo sería capaz de ver la prenda o no, el emperador envió primero a dos de sus hombres de confianza a verlo. Evidentemente, ninguno de los dos admitieron que eran incapaces de ver la prenda y comenzaron a alabar a la misma. Toda la ciudad había oído hablar del fabuloso traje y estaba deseando comprobar cuán estúpido era su vecino”

“Los estafadores hicieron como que le ayudaban a ponerse la inexistente prenda y el emperador salió con ella en un desfile, sin admitir que era demasiado inepto o estúpido como para poder verla”.

“Toda la gente del pueblo alabó enfáticamente el traje, temerosa de que sus vecinos se dieran cuenta de que no podían verlo, hasta que un niño dijo: «¡Pero si va desnudo!»”

“La gente empezó a cuchichear la frase hasta que toda la multitud gritó que el emperador iba desnudo. El emperador lo oyó y supo que tenían razón, pero levantó la cabeza y terminó el desfile”.

Estimado lector ahora usted saque sus propias conclusiones de lo que pasa a México y a los mexicanos, sin importarle que algún despistado le llame ¡niño!.

Recordemos  que  el engaño, la mentira,  la falsedad siempre serán desenmascaradas  por la verdad, porque la verdad es la realidad y a la realidad no se le puede acomodar a  caprichos, ideologías, vicios o intereses.

Llegó la hora de que los hechos (la realidad) hablen y callen las bocas de los perversos que intentan obnubilar la inteligencia de los mexicanos.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu