Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » PIZARRÓN MAGISTERIAL / 747

PIZARRÓN MAGISTERIAL / 747


|
Por:
El Profe
|
13-06-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EL PROFE

Pero, antes que nada, empezaremos con nuestra típica y tradicional adivinanza que, en esta ocasión, nos fue enviada por el particular número tres del maestro Mora. ¿Cuál es el miembro del comité ejecutivo de la sección 35, al cual se le conoce como el Promesas? Como siempre, les daremos algunas pistas: Este personaje ha implementado una  campaña política al estilo del “Jefito Diego”, donde menciona saber todo lo que va pasar en el próximo cambio seccional como quiénes van en la planilla, la secretaría que él va ocupar y, que a su vez, ya se le dio la indicación de elegir con mucha delicadeza el equipo de representantes de centro de trabajo y secretarios delegacionales que van a estar en la planilla.  Para esto, ya está revisando las figuras, las cuentas bancarias, que tengan buena actitud; es decir, que no hablen, no opinen, no tomen caguama, no pidan apoyos, se rían y aplaudan cuando él lo pida, y el requisito indispensable, que se dirijan a él diciéndole Jefe, porque no es igual a los demás. Es importante mencionar que este personaje ya tiene el Bo.Vo., del Gobe para tan delicada tarea. Lo que no se menciona, es que se refiere a Ontiveros, al que le  apodan en la sección como el “Gobe”. Si con todas estas pistas no identifica de quien estamos hablando, pregúntele al Profe. Baqueiro, el cual se encuentra molesto con la competencia que el  "Maistro Cedillo" le hace en eso de las planillas chuscas y wasiadas.

Entrando en temas políticos seccionales, y ya en la etapa de la pandemia por el famoso coronavirus, en donde se pretende regresar a la nueva normalidad, extremando las precauciones de no contagio. El secretario de la sección 35, el maestro Fernando Mora, tuvo a bien tener una video-conferencia con prácticamente todos los miembros de su comité, en donde, entre otras cosas, señalo aspectos muy importantes en temas de compensaciones y apoyos para los miembros del comité, así como un anuncio que prácticamente ya se veía venir: la ampliación de su administración, dadas las múltiples circunstancias actuales, de por lo menos un año más. Este aspecto, lógicamente, no fue muy bien tomado por los “Aspirinos” a ocupar la secretaría general, sin embargo, en este espacio estamos convencidos, por lo que se ha visto ya en otras dirigencias sindicales anteriores a esta, que al profe Mora le queda bien claro qué hacer y qué no hacer, en este nuevo alargue de periodo sindical.

En primer término, podemos señalar lo que se debe hacer. En este sentido, es asumir un “rol activo” en la dirigencia sindical, es fundamental, tomar decisiones y hacer que sucedan las cosas. Pactar y fortalecer los compromisos y acuerdos que le han permitido llevar a buen puerto a esta administración, y que en este alargue, le permitan realizar un excelente cierre de gestión. Ver en la crisis, la oportunidad de posicionarse con los gobiernos de los estados y, sin intermediarios, negociar para contar con recursos que le permitan ampliar el poder de gestión de su comité hacia con la base para poder cumplir con los compromisos políticos con los mismos gobiernos. Ampliar los canales de comunicación con los distintos grupos al interior y al exterior del comité, que le permitan estar en contacto por todos los medios posibles y de manera presencial, con la estructura sindical, corrientes de opinión y, por qué no, con las bases.

En segundo término, mencionaremos lo que no deberá hacer. Establecer la política de “dejar hacer, dejar pasar”. Encerrarse en una burbuja donde sea inalcanzable acceder a él, dejando esa oportunidad a unos cuantos, para que lo adulen y solo le digan lo que él quiera escuchar. Realizar viajes prolongados donde nadie sepa de él a lugares turísticos como ya en el pasado lo hicieron sus antecesores, que hasta el Vaticano fueron a parar, sin contar que, con tal de alejarse, otros se practicaron cirugías estéticas de lenta recuperación con tal de ausentarse de sus deberes. Convertirse en el “no hay, no hay” cada vez que lo soliciten algo. En pocas palabras, “nadar de muertito”.

Por cuestiones de espacio, hasta aquí la dejamos, estamos seguros que el maestro Mora sabrá hacer lo correcto, como lo ha estado haciendo hasta hora, pese a todos los inconvenientes que en estos últimos meses se le han presentado.

Hasta la próxima.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu