Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » Virtualidad educativa / 743

Virtualidad educativa / 743


|
Por:
Samuel Cepeda Tovar
|
17-05-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: SAMUEL CEPEDA TOVAR

http://enfoqueanalitico.blogspot.com

Cuando creíamos que estábamos capacitados en el nuevo sistema educativo por competencias y que dicho sistema lo madurábamos de manera exitosa; de pronto llegó una pandemia sanitaria que vino a dejarnos en claro que no estamos preparados para cerrar el ciclo de la educación de calidad en todas sus vertientes. De pronto 35 millones de estudiantes y dos millones de docentes nos vimos en la necesidad súbita de abandonar las aulas y cambiar a una modalidad poco explorada y ciertamente complicada tanto por falta de capacitación, como por falta de condiciones de igualdad en cuanto al acceso a la virtualidad educativa por parte de los alumnos. Estas semanas han sido un martirio, una calamidad no solo para alumnos y docentes, sino para padres de familia que no imaginábamos jamás un escenario de intempestiva virtualidad educativa. Es cierto que la educación a distancia es una realidad, que existen infinidad de ofertas educativas bajo esta modalidad, que el uso de las TICs ha tomado un papel preponderante en la educación actual, pero no son supletorias bajo ninguna circunstancia del grueso de la educación presencial (escolarizada), y tampoco han significado el tránsito docente del tradicionalismo al vanguardismo educativo; y no lo son por varios factores; en primer lugar, se suele confundir el uso de las TICs con prender un proyector o hacer uso de una televisión en clase, cuando esto dista mucho de lo que supone ser una clase virtual; y es posible entender que habiendo escuelas que ni siquiera cuentan con proyectores, difícilmente los docentes y alumnos trabajen con técnicas basadas en tecnologías de la información. Si las condiciones institucionales no permiten trabajar con nuevas técnicas educativas, de poco sirve implementar sistemas de capacitación docente cuando no se cuenta con elementos claves como lo es el acceso a internet en las escuelas y cuando sí se cuenta con esta señala la misma resulta ser bastante endeble. Al inicio de la fase I; Valora Consultoría realizó una encuesta a 3919 maestros; obteniendo con esta que la mitad de los docentes encuestados considera muy difícil desarrollar trabajo académico a distancia. Si a esto le sumamos la terrible brecha en cuanto al acceso a TICs en casa por parte de los alumnos, nos encontramos con serias diferencias asimétricas que vuelven más complejo este sistema de educación, pues se estima que solo el 30% de los alumnos en México tienen acceso a internet. En lo persona me ha tocado observar de cerca dos falencias que de resolverse son fundamentales para el óptimo desarrollo de clases virtuales bajo la pandemia actual: en primer lugar, el desarrollo de contenidos son preponderantemente presenciales y las actividades también, por ello la enorme dificultad de trasladar la planeación a un esquema a distancia que rompe con el tradicionalismo de la presencia e interacción física del estudiante-docente; así mismo, la falta del uso de apps o softwares de educativos ha vuelto complicado tópicos que van desde la explicación hasta la evaluación y, finalmente, la crisis económica ha mermado el poder adquisitivo de muchas familias lo que les permitía pagar servicios de internet o compra de datos en dispositivos móviles y ello ha vuelto más complicado el escenario de la educación. A estos dilemas nos enfrentamos hoy, fuera del aula, intentado virtualizar la educación a empujones, con muchas resistencias, con muchas quejas, y que, sin duda alguna, una vez que superemos esta contingencia, deberemos encaminar los esfuerzos hacia esta modalidad educativa que hoy nos tiene en jaque.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu