Torreon, Coah.
Edición:
24-Jun-2024
Año
21
Número:
910
Inicio » COLUMNAS » Todo mundo requiere de la Amistad, pero valorándola / 742

Todo mundo requiere de la Amistad, pero valorándola / 742


|
Por:
Sin Censura
|
09-05-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: JESÚS M. MORENO MEJÍA

 

“El verdadero amigo es el

que te ayuda cuando el

mundo te abandona”

Pedro Alfonso

 

Es bonito hablar de la Amistad, sobre todo cuando valoramos a los amigos que realmente lo son, pues como dijera Esquilo (el padre de la tragedia griega) “el tiempo es el que prueba lo que son, y lo que valen, los verdaderos amigos”.

Porque en esta vida hay de todo: los buenos, los malos y los abúlicos (desinteresados), que para el caso no cuentan en materia de amistad, pues se es o no se es amigo.

Hay infinidad de citas dentro del pensamiento universal del hombre, y para ello comenzaremos por mencionar lo dicho por Marco Tulio Cicerón: “El primer precepto de la amistad es pedir a los amigos ser honesto, y sólo lo honesto hacer con ellos”. Pues como dice el dicho popular, “Amor con amor se paga”.

En contraposición, recordaremos un soneto denominado “Amistad”, de Antonio Plaza Llamas (militar, poeta y periodista mexicano del siglo XIX), al referirse a los amigos que sólo los mueve el interés:

“Amistad… amistad… ¡Fascismo vano!/ el hombre por esencia comerciante,/ cuando quiere comprar es un gigante,/ cuando quiere vender es vil gusano.- “Ya que hay en la amistad Mercurio y Jano,/ me vuelvo como todos, traficante,/ y doy la mano al que me da la mano.- Al que no deja, mi prudencia evita;/ y al que no quita, mi candor corteja,/ y en mi libro de caja queda escrita/ esta útil, excelente moraleja:/ siempre algo deja lo que nada quita,/ siempre algo quita lo que nada deja.”

Definitivamente, lo anterior nos invita a no tomar en cuenta aquellos que se dicen amigos, cuando en realidad únicamente buscan el provecho personal o de un grupo al que pertenecen.

La amistad, como la vida, se va construyendo con el tiempo, paso a paso, como enumera Mario Benedetti en su poema “Memorándum”:

“Uno.- Llegar e incorporarse el día./ Dos.- Respirar para subir la cuesta./ Tres.- No jugarse en una sola apuesta./ Cuatro.- Escapar de la melancolía./ Cinco.- Aprender la nueva geografía./ Seis.- No quedarse nunca sin la siesta./ Siete.- El futuro no es una fiesta./ Ocho.- No amilanarse todavía./ Nueve.- Vaya a saber quién es el fuerte./ Diez.- No dejar que la paciencia ceda./ Once.- Cuidarse de la buena suerte./ Doce.- Guardar la última moneda./ Trece.- No tutearse con la muerte./ Catorce.- Disfrutar mientras se pueda.”

¿Qué no viene al caso? En ocasiones la poesía es de interpretación y no necesariamente de seguir el texto literalmente. Que cada quién dé la captación que crea a cada línea de la producción de Benedetti, ya sea en materia de amistad, de vida, etc.

Y como en esta ocasión recurrimos a la poesía, abordemos en seguida el pensamiento retórico de Jorge Luis Borges, en su composición “El árbol de los amigos”:

“Existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices/ por simple casualidad de haberse cruzado en nuestro camino./ Algunos recorren el camino a nuestro lado, viendo muchas lunas pasar,/ más otras apenas vemos entre un paso y otro./ A todas las llamamos amigos y hay muchas clases de ellos.”

“Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza uno de nuestros amigos./ El primero que nace del brote es nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá,/ que nos muestran lo que es la vida./ Después vienen los amigos hermanos,/ con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros./ Pasamos a conocer a toda la familia de hojas a quienes respetamos y deseamos el bien.”

“Más el destino nos presenta a otros amigos,/ los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro camino./ A muchos de ellos denominamos amigos del alma, de corazón./ Son sinceros, son verdaderos./ Saben cuándo no estamos bien, saben lo que nos hace feliz./ Y a veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón/ y entonces es llamado un amigo enamorado. Ese da brillo a nuestros ojos, música a nuestros labios, saltos a nuestros pies.”

“Más también hay de aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones, o en unos días, o en unas horas./ Ellos acostumbran a colocar muchas sonrisas en nuestro rostro,/ durante el tiempo que estamos cerca./ Hablando de cerca, no podemos olvidar a amigos distantes,/ aquellos que están en la punta de las ramas/ y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra.”

“El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas,/ algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones./ Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría./ Son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino.”

“Te deseo, hoja de mi árbol, paz, amor y salud, suerte y prosperidad./ Simplemente porque cada persona que pasa en nuestra vida, es única./ Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros./ Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada:/ Esta es la mayor responsabilidad de nuestra vida/ y la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”.

Bello y entendible, ¿verdad? Hoy quisimos que nuestros lectores reflexionaran sobre la amistad y la vida, tomando como referencia el pensamiento universal de algunos notables personajes del mundo.

¡Hasta la próxima!

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu