Torreon, Coah.
Edición:
26-Feb-2024
Año
21
Número:
895
Inicio » EDICIÓN 741 » Efectos colaterales del COVID-19: estrés e insomnio afectan a miles de personas/ 741

Efectos colaterales del COVID-19: estrés e insomnio afectan a miles de personas/ 741


|
Por:
Sin Censura
|
03-05-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR:  REDACCIÓN

Torreón, Coahuila.-

Mucho conocemos ya sobre los síntomas del COVID-19: tos seca, dolor de garganta, fiebre, dificultad para respirar, diarrea, entre otros. Asimismo, sabemos que la gran mayoría de las personas que se contagien podrán recuperarse, pero en los casos más graves, los infectados desarrollarán una enfermedad grave que puede desencadenar una falla pulmonar, choque séptico, y neumonía, lo que puede llevar a la muerte al paciente. Incluso, sabemos, que puede dañar otras partes del cuerpo como el corazón, el hígado y los riñones.

Asimismo, sabemos de los devastadores efectos que tendrá en la economía mundial: perdida de millones de empleos, millones de personas padeciendo hambre en cientos de países, recesión económica a nivel global, etc. Se estima que los efectos provocados por el COVID-19 sean peores que los de la crisis económica mundial del 2009, que no es poco decir.

Pero hay un aspecto del que poco se ha hablado pero es real y ahí está: el estrés que está generando la pandemia derivado del confinamiento, la falta de trabajo y de un horario al que tan acostumbrados estamos, lo que ha traído como consecuencia ansiedad, estrés, depresión y alteración en los patrones del sueño en millones de personas en México y el mundo.

Entrevistado por Sin Censura, el psicólogo Antonio Cortez señala que ya ha tenido pacientes que expresan ansiedad por tener que estar encerrados y con su actividad laboral y social reducida al mínimo. El especialista lo explica de la siguiente manera: “como sociedad, no estamos preparados para el confinamiento, sobre todo, de manera obligada, pues a la mayoría de la gente no nos gusta que nos digan qué hacer”.

Y añade: “Tampoco estamos preparados para el cambio, y esto es un cambio, está cambiando la dinámica familiar, laboral, la convivencia social, los espacios de esparcimiento, etc. Entonces, la gente está asociando el cambio con una perdida… y le está costando trabajo adaptarse, porque sienten que están perdiendo libertad, autonomía, estabilidad”.

Por tanto, prosigue, se viven las mismas etapas que en cualquier duelo: “primero viene la negación –explica Cortez- la gente no cree que le vaya a pasar o que vaya a llegar la enfermedad o cualquier otra razón para pensar que a ellos no les va a pasar. Luego viene la etapa de ira, y entonces nos enojamos por lo que está pasando y porque el gobierno no está preparado para esto o porque no hay gente que no está acatando las medidas de distanciamiento social, es decir, esa ira tiene que canalizarse hacia algún lugar, y es sano pero cuando lo hacemos para algo productivo, pero regularmente es al revés, las conductas se vuelven destructivas o autodestructivas y es cuando aparecen todas las alteraciones que estamos viendo”.

De acuerdo con el entrevistado, es en esta etapa cuando aparecen las alteraciones en el ciclo del sueño, los síntomas de hipocondría, la ansiedad, las adicciones a fármacos o alguna otra sustancia, cuadros de depresión, entre otras, que tienen que ser atendidas para que no deriven el problemas mayores, como por ejemplo, la violencia dentro de la familia.

Y es que también para las familias ha sido un gran reto quedarse en casa durante el confinamiento conviviendo la mayor parte del tiempo, una dinámica desconocida para muchos de sus integrantes: “en las familias se da la falta de una dinámica sana, el papá peleando por ser una figura de autoridad, los hijos que no lo ven así porque nunca está, una madre minimizada en su rol, y empiezan a haber problemas a nivel convivencia no solo en lo individual, y esa es la realidad, no sabemos convivir como familia”.

Cortez destacó que para tratar de revertir este tipo de situaciones, tanto en lo individual como en lo familiar, es importante adaptarse al cambio, para lo cual recomienda “generar planes a corto, mediano y largo plazo, por ejemplo, leer un libro ahora que tenemos el tiempo, y si para el tercer libre ya te aburriste, hay que buscar actividades nuevas, tener cosas que hacer, y de preferencia compartirlas con la familia, como los juegos de mesa, para convivir sanamente”.

De igual manera, es importante establecer horarios, de tal manera que los patrones del sueño no se alteren demasiado, para ello, dijo, “es importante que busquemos actividades que nos desgasten físicamente, podemos hacer ejercicio en casa, ser productivos dentro del hogar, algo que nos canse, y también evitar estar en la televisión o en el celular hasta altas horas de la madrugada para continuar con los patrones de sueño lo más normal posible”.

Finalmente, dijo, es importante tener en cuenta que se trata de una etapa de transición, y no una situación permanente, buscar la manera de sacarle el mayor provecho y tener presente que en algún momento volveremos a hacer la vida a la que tan acostumbrados estamos.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu