Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » CRISIS... ¿DE VALORES? / 734

CRISIS... ¿DE VALORES? / 734


|
Por:
Sin Censura
|
29-02-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: M.ED. DANIELA CARLOS ORDAZ

Debido a los hechos que se han venido suscitando en estos últimos meses, el país entero ha entrado en estado de crisis, y no precisamente una de tipo económico, que desde hace tiempo aqueja al país, sino más bien, una de tipo valoral.

Mucho se ha dicho, que los valores están en decadencia, y que están en peligro de extinción, pero, ¿es en realidad que los valores están desapareciendo?, o es más una mala aplicación de su uso, y una mala interpretación de su verdadero significado.

En esta época donde a todo le ponemos un valor y queremos poseerlo todo, los valores son vistos a conveniencia perdiendo de vista el objetivo central que es expresar la esencia del ser humano y determinar nuestro actuar y forma de ser. Los valores nos definen como sociedad: culturalmente, políticamente, económicamente y sobre todo humanamente. Entonces si los valores que nos representan son el respeto, la justicia y la paz por poner algunos ejemplos; ¿ya no existen como tal? ...

Creo que más que decir que los valores no existen, es la deformación que les hemos dado, lo que nos acuñe; no hay escasez de valores, sino una falta de orientación de cómo afrontarlos. Los valores siempre han estado presentes, y lo seguirán estando, el problema es que nos conformamos con la supervivencia. Materializamos los valores como todo lo que llega a nuestras manos.

El relativismo moral nos ha llevado a caer en los extremos de una falta de valores y una moral extrema. Los valores se modifican en significado según la tendencia social, como si fuera algo de moda o pasajero, con tendencia a inclinarse a un lado de la balanza, con la justificación de que la sociedad ha cambiado dentro de un mundo globalizado y eso abre las puertas al totalitarismo, lo excluyente y el miedo.

Con esto damos pie a un modo de vida más que feliz, cómodo, aunque este parezca superficial y carezca de todo sentido.

No queda más que luchar porque los valores retomen su lugar dentro de la sociedad, para que sean transformadores de la misma, y no una etiqueta que usamos a conveniencia. Pero, ¿Dónde empieza este proceso?...

La educación empieza en casa, es ahí donde adquirimos los valores, para luego reafirmarse en la escuela. La falta de honestidad, la falta de compromiso, la discriminación y la poca tolerancia a la frustración son comportamientos basados en valores que aprendimos en casa y que nos tienen que hacer reflexionar qué tan ético es nuestro comportamiento. Tenemos que trabajar la afectividad efectiva, no de palabra, sino de acción. Humanizarnos para eliminar la dureza, la vileza y la indiferencia que tanto nos atañe.

Si reconocemos la dignidad de cada una de las personas que nos rodean, brindamos una base y damos consistencia al tejido social.

Es momento de hacer un alto y reflexionar sobre las decisiones que tomamos día con día y que nos hacen partícipes de una transformación donde se apueste por los valores esenciales, por la paz, la justicia social, la solidaridad, la responsabilidad, el patriotismo y el amor.

Y para qué son las alas, sino más que para volar...

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu