Torreon, Coah.
Edición:
26-Feb-2024
Año
21
Número:
895
Inicio » EDICIÓN 731 » Torreón es una ciudad que aún no se adapta a las personas con discapacidad / 731

Torreón es una ciudad que aún no se adapta a las personas con discapacidad / 731


|
Por:
Sin Censura
|
08-02-2020
|
Edición:

|
Compartir:

POR: REDACCIÓN

Torreón, Coahuila.-

Vivimos en la época de la “inclusión”, así, entre comillas. Cierto es que hemos avanzado en algunos rubros para garantizar los derechos de las personas con algún tipo de discapacidad, pero también es cierto que nos falta mucho, muchísimo por hacer para que puedan ir y venir sin problemas por las calles de la ciudad sin que ello les represente una odisea casi imposible de realizar.

Durante muchos años, las personas con discapacidad debieron adaptarse a las ciudades y la sociedad, cuando son las ciudades y la sociedad quienes debemos adaptarnos a ellos y entonces sí, podremos hablar de una verdadera inclusión en la que, cualquier ciudadano, con discapacidad o no, pueda ir venir a su antojo y recorres las calles y los espacios públicos sin problema alguno.

De acuerdo con el último Censo de Población y Viviendo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), realizado en 2010 y que será actualizado en los próximos meses, en México hay 5 millones 800 mil personas con discapacidad, lo que en eso entonces representaba el 5.1% de la población total que en ese entonces era de 100 millones de habitantes. La cifra, sin duda, crecerá, considerando que la población al 2020 aumentó en 20 millones de personas, de acuerdo con datos oficiales.

Para Luis Eduardo Barajas, todo se trata de una mera simulación, pues no existe la empatía necesaria ni por parte de la ciudadanía ni de las autoridades ni de las instituciones públicas y privadas, para realmente ofrecer las condiciones necesarias a las personas que lo requieren para recorrer la ciudad. El mismo camina apoyándose en un bastón, y recorre la ciudad para constatar que la realidad que enfrentan a diario las personas que deben utilizar una silla de ruedas para trasladarse.

Así lo explica: “Solo se cumple con la apariencia para cumplir con el contexto social, pero son apariencias, porque sí, encuentras las rampas en muchos lugares, incluso algunas recién pintadas, pero luego en las banquetas no hay rampa para subir de la calle a la banqueta, y cuando las hay están mal hechas, no están hechas a conciencia, nada mas hay que ver las calles que cuando las recarpetean queda una pequeña zanja, y para una persona en silla de ruedas no es nada amigable acceder a estos lugares”.

Otro ejemplo que enlistó fue el de los puentes peatonales, pues si bien algunos están construidos para que sean utilizados por personas en sillas de ruedas, están demasiado inclinados y es prácticamente imposible alguien en estas condiciones, ya sea solo o acompañado, consiga subir el puente para cruzar una vialidad de forma segura.

Asimismo, indicó que si bien es cierto la vialidad en Torreón es hostil para todos, quienes se trasladan en silla de ruedas se encuentran con que trasladarse de un lugar a otro “es casi un suicidio. Hay muchos lugares donde las cocheras de las casas no están, ya no digamos señaladas, están casi que construidas a capricho del dueño, entonces, obligas a las personas a transitar por la calle y corren el riesgo de ser atropellados”.

Barajas Gutiérrez, quien también es estudiante de sicología en la Universidad Autónoma de Coahuila, dijo que, lamentablemente, a pesar de las campañas para crear conciencia y de los esfuerzos que se han hecho en cuanto infraestructura nos seguimos quedando cortos, sobre todo, añadió, “nos hace falta empatía hacia las personas con discapacidad”.

Mientras ese cambio de visión no permee en la sociedad, la infraestructura y las campañas salen sobrando: “no hay una conciencia, lo vemos todos los días con la gente que se estaciona en los lugares para personas con discapacidad, ya sea en los centros comerciales o en los lugares públicos, a la mejor son detalles, pero la verdad es que si falta, se cumple en apariencia, hacen las rampas pero el camino es hostil, y esa es la realidad que viven muchas personas todos los días”.

“La palabra clave es empatía, mientras nos falte empatía vamos a seguir con la simulación, en lugar de varadamente atender las necesidades de las personas, tengan alguna discapacidad o no”, concluyó.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu