Torreon, Coah.
Edición:
10-Jun-2024
Año
21
Número:
908
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIOS AL RAS / 723

COMENTARIOS AL RAS / 723


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
16-11-2019
|
Edición:

|
Compartir:

¿QUÉ PASÓ CON EVO MORALES EN BOLIVIA?

Según Wikipedia, Bolivia, en el año 2000, un país atrasado, comparado con el Congo.

A pesar de ser uno de los países más ricos en recursos naturales en el mundo -igual que México-, los gobiernos aplicaron malas reformas, propiciaron el estancamiento de su economía, obligando a millones de pobres del campo (en su mayoría indígenas), a migrar a las ciudades.

Ya desde los años 80 y 90s, Bolivia era una de los países que más cocaína producían en el continente, igualando en 1986, a todas las exportaciones, lo que llamó la atención de los Estados Unidos, para frenar la producción. El Gobierno Boliviano tuvo que intervenir esta época, desatándose, la guerra de los “cocaleros”, pues el Gobierno de Bolivia, permitía el cultivo de la planta, pero cuando esta se convirtió en la base de la cocaína, sobrevino la confrontación.

El confinamiento, la exclusión y la represión de los indígenas, fue un factor importante para el triunfo de Evo Morales (un indígena también), a la Presidencia de la República, en el año 2006.

Los primeros años de Gobierno de Evo, fueron de estabilización y crecimiento.

En 2005, el Producto Interno Bruto (PIB), se encontraba en 9 mil 549 millones de dólares; parar 2018, se incrementó a 40 mil 288 millones de dólares. En ese periodo la inflación paso de 4.91%, a 1.51%.

Sin embargo, su política radical y de claro enfrentamiento con Estados Unidos, le impidió ver que las inversiones privadas locales, serían el motor para lograr tasas de desarrollo humano y empleo, acordes con el crecimiento del resto de los indicadores económicos. Sin embargo, en el período en mención, en 2005, en Desarrollo Humano; tuvo una calificación de 0.692; contra el 0.693, en 2018. Lo mismo sucedió con la tasa de empleo, un mínimo crecimiento, 3.256 a 3.266, de la Población Económicamente Activa (PEA).

A la sumir al poder, Evo implementó reformas importantes y nacionalizó la industria petrolera, alcanzando tasas de 5% de crecimiento. Hay que reconocer que a Evo, le tocó el boom de los precios del petróleo, igual que a Vicente Fox y Felipe Calderón, en México, lo que le permitió construir grandes obras de infraestructura, modernizar su transporte y emprender planes educativos con éxito. Pero lejos de diversificar la economía, la encapsuló y no apoyo a los empresarios nacionales, quienes fueron los más perjudicados por la política estatal de inversión -en el periodo de Evo, para abrir una empresa, los trámites duraban meses, antes de obtener el permiso de funcionamiento. Aquí germinó la semilla del descontento, que fue creciendo por los excesos -Evo se mandó construir un museo en su honor, con costos muy elevados-, lo que le valió un gran descontento de las población, por ese y otros caprichos.

El mensaje que mandan los bolivarianos con la renuncia de Evo Morales, debe ser tomada muy en cuenta por el lopezobradorismo. La gente ya no se conforma con que se realicen reformas, que se incremente el salario, que haya más empleo, que, en general la economía crezca. Todo eso, es obligación de un gobierno eficiente y responsable; o sea, no es un mérito, pues para eso fue electo.

Por eso, cuando comienza a trastocarse el andamiaje institucional, haciendo leyes a modo, como la ley Bonilla, cooptando órganos autónomos o imponiendo a incondicionales en esas instituciones, y más, cuando el Presidente considera que, en el caso de México, 6 años son pocos para transformar al país, y se le ocurre cambiar, arbitrariamente, la Constitución para extender su mandato, ahí sí, ¡cuidado! Los mexicanos no hemos pasado por las dictaduras latinoamericanas, y no lo perdonarían.

Ningún gobernante, por más eficaz, inteligente y bueno, que sea, no puede violar en México, un principio, que, para imponerse, tuvieron que morir un millón de mexicanos. El principio del Sufragio Efectivo y No Reelección, es lo que ha permitido a nuestro país, superar muchas adversidades, y la sola idea de romper con este principio, ha sido echada para atrás y los promotores desterrados.

Desde Obregón, pasando por Echeverría, Carlos Salinas, Vicente Fox y Calderón -estos últimos, queriendo imponer a sus esposas-, han topado con duro.

Espero que AMLO haya aprendido la lección, dado que sus pasos, sus acciones y ambiciones, se dirigen hacia una posible, extensión de su mandato.

Puede ser el más humilde de cuantos presidentes ha tenido México -como Evo en Bolivia; puede ser el presidente que saque de la miseria a los millones de indígenas y pobres; puede ser el presidente más honesto, austero y honrado; puede ser todo eso y más, pero, que no se le ocurra, ni de chiste, querer reelegirse. Después de Porfirio Díaz y de Victoriano Huerta, en México, no hay lugar para tiranos.

AMLO, debe entender, que no se puede gobernar solo para un sector de la sociedad.

Las malas imitaciones, son las peores.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu