Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » LA PENA / 719

LA PENA / 719


|
Por:
Pedro Belmares O.
|
19-10-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: PEDRO BELMARES O.

Hay quienes entienden y aceptan la vida considerando todo lo que hay en ella: tristezas y amarguras, pero los seres humanos superan tantas cosas que hay en la vida, por lo que se adaptan a vivir al mismo tiempo con su pena, al parecer, hay quienes no han  sufrido en esta vida porque no han experimentado el sufrimiento ¿Por qué? No sé. Las personas se ponen a ver las vidas de otros y por lo mismo juzgan sin imaginar lo que pasan ellos.

Todo esto es una inquietud mía y les hago a ustedes estas preguntas ¿Hasta dónde podemos llegar con nuestras penas? La pena es un dolor que viene del alma, que nos hace sentirnos tristes hasta lo más profundo de nuestro ser, tal vez, es algo que vivimos y no es tan fácil de olvidar, pero también es una carencia  que se tiene, y como vaciar esa pena si se tiene vida propia que nos dice cómo actuar, qué decir ante los demás, pero la pena se esconde para que no sea notoria y es difícil en ocasiones de ayudar porque se cierra el ser humano disfrutando el dolor causado por la pena.

Está por demás decir que el suicidio es el camino al cual muchos recurren como último recurso, sin vida, ya no hay más dolor, eso me imagino que es lo que dicen, el suicidio es valentía y es cobardía, cobarde al no aceptar la vida como es, encontrar el alivio a sus penas de otra forma. Probablemente, se encuentren en una inmensa depresión, la cual genera la razón para suicidarse, la valentía dice uno cuando jalan del gatillo, o cuando se ahorcan de la regadera del baño o de la perilla de la puerta, en fin, cuando mueren no sabemos a ciencia a cierta a donde van estar, si en el cielo o el infierno,

La pregunta ¿y dónde dejamos a Dios en todo esto? Muchos podrán decir que no son creyentes, otros saben que sí existe otra vida después de la muerte, que cuando lleguemos al cielo y al ver su rostro ya no tendremos dolor ni penas en el alma. Aquel que no quiso saber de Dios en su vida terrenal de algún modo lo va a ver y sentirá culpa, tal vez se pueda arrepentir de su vida.

Y eso nos debe dar esperanzas de detener el sufrimiento en que estamos inmersos y no podemos salir, porque no sabemos cómo. Me he dado cuenta de personas que vivían en constante depresión, y llevan una vida muy difícil, pero también se la hacen difícil a otras personas con quien convivían. Es necesario creer y tener fe en Dios, es el primer paso de sanación, después tener fe que el Señor nos va a sanar, ese es el segundo paso, y el tercero y el más difícil es la oración, que nos comunica con el padre celestial, y nos permite alivio a nuestras penas. Por último, asistir a grupos de oración que nos permite desahogar nuestros sufrimientos, y encontrar el apoyo espiritual para superar estas crisis, esa siento yo creo que es la solución a las penas que nos abruman y no nos dejan vivir.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu