Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » EDICIÓN 719 » Cifras en casos de autismo siguen creciendo: Sánchez Nájera / 719

Cifras en casos de autismo siguen creciendo: Sánchez Nájera / 719


|
Por:
Sin Censura
|
19-10-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: REDACCIÓN

Torreón, Coahuila.-

Fernando Sánchez Nájera, doctor en psiquiatría y presidente de la Asociación Psiquiátrica de México capítulo Coahuila, afirmó que las cifras en lo que se refiere a los trastornos del espectro autista continúan creciendo año con año, por lo que se estima que, actualmente, cuatro de cada 100 niños en México presentan algún grado de este trastorno.

El entrevistado señaló que hace tres décadas las cifras oficiales establecían que la incidencia era de un caso por cada cuatro mil pequeños, pero que, en la actualidad esas cifras establecen que la frecuencia es de entre 1 y 2 casos por cada cien niños. “Pero si tomáramos en cuenta los casos que no han sido diagnosticados o sub diagnosticados, la cifra crecería a tres o cuatro casos por cada 100 menores”, añadió.

De tal forma que es necesario, por no decir urgente, tomar medidas adecuadas para atender a quienes padecen algún grado de autismo, que se define, de acuerdo con Sánchez Nájera, como: “un trastorno del neuro-desarrollo que tiene que ver con factores genéticos, constitución biológica que, posteriormente, al nacer, presenta este déficit neurológico, con una gama de niveles que van desde el más grave hasta leve o moderado, como lo es el Asperger, y otros trastornos como son los tics, el síndrome de Tourette o el TDH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad), que en un salón con 30 alumnos fácilmente podemos encontrar entre tres y cuatro niños con hiperactividad”.

Sánchez Nájera hizo hincapié en que a pesar de que el número de casos ha venido aumentando (de la mano con el aumento de la población), es poca la atención que todavía se le presta al tratamiento de este tipo de trastornos: “es importante empaparse del tema, del cual hasta hace unas décadas no se sabía nada, y se diagnosticaba una deficiencia mental, nada más alejado, y ahora tenemos un mayor número de instrumentos para detectar los distintos tipos de autismo”.

Y es que de acuerdo con el especialista, cuando el niño es diagnosticado de forma oportuna es posible dotarle de las herramientas necesarias, dependiendo del nivel de autismo que presente, para transitar etapas de desarrollo: “el niño puede ir transitando de una etapa a otra etapa cuando tiene un entorno favorable”.

En las personas con un trastorno del espectro autista, el cerebro se desarrolla y utiliza la información de manera diferente. Las personas con trastorno del espectro autista nacen con él y sus problemas generalmente comienzan en los primeros años de vida. Tienen dificultades para comunicarse y relacionarse con otros. (https://kidshealth.org/es/teens/autism-esp.html).

El trastorno con espectro autista afecta a diferentes personas de diferentes maneras. Su comportamiento puede parecer extraño; evitan a otras personas; mueven el cuerpo de maneras inusuales, como agitar las manos. Pueden repetir líneas de programas de televisión o películas.

Las personas con un trastorno con espectro autista menos grave pueden hablar y aprender. Pero tal vez tengan dificultades para hacer lo siguiente:

* Expresar sus sentimientos. Tal vez parezcan insensibles o distantes.

* Comprender los sentimientos de otras personas. Pueden ignorar o entender mal cómo otras personas se sienten o se comportan en una situación específica.

* Comprender los mensajes sociales. Es posible que no entiendan el lenguaje corporal o las expresiones faciales; tal vez se paren demasiado cerca de una persona; ignoran las señales que indican aburrimiento o frustración.

* Manejar información sensorial. Los ruidos fuertes, las luces brillantes o las multitudes pueden molestarlos.

* Manejar una nueva rutina. Les puede resultar difícil sentarse en otro lugar o tener un maestro suplente.

En las visitas de control, los médicos revisan a los bebés y los niños pequeños para ver si tienen señales de autismo. Tal vez, los padres crean que algo no está bien y se lo digan al médico. Quizás el niño sea lo suficientemente grande como para hablar, pero no lo haga. O no parezca interesado en las personas o juegue de maneras poco habituales.

Un programa de tratamiento podría incluir lo siguiente:

* Terapia del habla para ayudar con las habilidades del habla y el lenguaje

* Terapia ocupacional para ayudar con las tareas cotidianas, como vestirse y jugar

* Terapia conductual para ayudar a mejorar la conducta

* Entrenamiento en habilidades sociales para favorecer la relación con otros

* Medicamentos para ayudarlo a dormir, prestar atención y controlar la hiperactividad.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu