Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » EDICIÓN 718 » Urgen medidas para frenar muertes relacionadas con el consumo inmoderado de alcohol / 718

Urgen medidas para frenar muertes relacionadas con el consumo inmoderado de alcohol / 718


|
Por:
Sin Censura
|
12-10-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: REDACCIÓN

Torreón, Coahuila.-

En apenas un fin de semana, el consumo inmoderado de alcohol sumó seis víctimas mortales tan solo en la ciudad de Torreón, siete a nivel regional. Cinco de los fallecimientos se dieron en accidentes provocados por conductores en estado de ebriedad, uno más a consecuencia de una congestión alcohólica, y otro en una riña registrada en un antro de la vecina ciudad de Gómez Palacio.

Las tragedias iniciaron la madrugada del sábado 5 de octubre, cuando el conductor de una camioneta Nissan XTrail, de nombre Luis Carlos “N” de 27 años de edad, impactó en la intersección del Bulevar Constitución y calle Julián Treviño un vehículo compacto en el que viajaban Taide Guadalupe, de 39 años, y su hija Vasti Adaia, de apenas 14, quien murió en el lugar del accidente.

Todavía no pasaba el shock que causó en la opinión pública la muerte de la pequeña Vasti, cuando se reportó el fallecimiento de Juan José Castro, de 47 años, quien junto a su pareja, Olga Lidia Martínez, de 42, fueron atropellados en la carretera a Mieleras por Jesús “N”, quien conducía en estado de ebriedad un vehículo Buick, en el que jugaba carreras con otro conductor, lo que le hizo perder el control del vehículo y arrollar a la pareja. Eran las 10 de la noche del sábado 6. Juan José murió en el lugar de los hechos. Lidia falleció el lunes 8 de octubre por la mañana.

Apenas unas horas después, a la 1:40 am del lunes, madre e hija fallecieron cuando una camioneta Mazda CX9  conducida por Jesús Miguel “N”, de 31 años, quien se encontraba en tercer grado de ebriedad, impactó en la intersección de la Calzada Cuauhtémoc y calle Lerdo de Tejada, la camioneta Dodge Caravan en la que viajaban Juan Manuel, de 31 años, así como Montserrat Román, de 24 años, y su hija Melany, de seis. Ambas murieron al instante por el brutal impacto del choque.

Por si lo anterior no fuera suficiente, ese mismo domingo por la mañana fue localizado sin vida Arturo Juárez Méndez, de 41 años de edad y originario de Nayarit, quien se encontraba en la ciudad por motivos de trabajo. Arturo fue localizado sin vida a causa de una congestión alcohólica. Terminó sus días tirado en el piso de un hotel ubicado en las cercanías de la alameda Zaragoza.

Finalmente, en la vecina ciudad de Gómez Palacio, Fernando Castro, de 54 años, falleció luego de ser sometido por personal de seguridad de la Cervecería Chapultepec. Fernando acudió al establecimiento para ver un juego de futbol en compañía de su esposa y su hijo. Fue precisamente su vástago quien fue agredido primero por los guardias del bar, al tomar una bandera del equipo Santos Laguna, misma que intentó sustraer del establecimiento, motivo por el cual inició la riña.

Cuando Fernando vio que su hijo era agredido intervino en la pelea. Fue sometido, pero en un momento dado los guardias de seguridad lo soltaron y cayó de espaldas, golpeándose la cabeza fuertemente, para momentos después empezar a convulsionar. Para cuando los paramédicos llegaron al lugar, el padre de familia ya no contaba con signos vitales.

De tal manera que el fin de semana fue trágico. Cuando se trata de vidas una sola es demasiado, y duelen especialmente aquellas, como las de las pequeñas Melany y Vasti, quienes vieron truncados sus sueños debido a que ciudadanos irresponsables pensaron que podían mezclar el alcohol con el volante, y sesgaron de tajo la vida de cinco personas en accidentes de tráfico.

La opinión pública manifestó su indignación, especialmente en redes sociales, donde se puede dar rienda suelta al repudio. Mientras tanto, las autoridades, como siempre, reaccionaron con más de lo mismo, pues el lunes por la mañana el alcalde Jorge Zermeño declaró que se instalarían un mayor número de alcoholímetros en las calles de la ciudad. Pero esa no es la solución. Las medidas coercitivas y punitivas han demostrado su poca eficacia, por lo que es momento de cambiar de estrategia, pues urgen medidas para frenar las tragedias relacionadas con el consumo inmoderado de alcohol.

Por tanto, es necesario enfocarse en la parte educativa, en crear, realmente, conciencia en que al alcohol no es un juego, y que subirse a un automóvil bajo los influjos de esta droga es un riesgo no sólo para los conductores (ninguno de los cuales resulto con heridas graves, pero si perdieron su libertad), sino para quienes tienen la mala fortuna de cruzarse en su camino.

Por la cantidad de conductores ebrios detenidos cada fin de semana en los operativos anti alcohol, tanto en Torreón como en Gómez Palacio y Lerdo, es obvio que la simple aplicación de una multa que supera los diez mil pesos no está inhibiendo el consumo, sobre todo entre los jóvenes. Es necesario pues, un cambio radical de estrategia, un programa público que se enfoque en la educación y no en la recaudación, pues de otra manera seguiremos viendo las mismas trágicas y tristes estadísticas. Es urgente educar, concienciar, insistir, en que combinar el alcohol con el volante es una pésima decisión que puede terminar en una tragedia no solo para quien se sube al coche, sino también, como ya se dijo, quien tiene la desgracia de atravesarse en su camino, con las lamentables consecuencias que vimos el pasado fin de semana. Ni una sola vida más.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu