Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » BIEN COMÚN VS. POPULISMO / 716

BIEN COMÚN VS. POPULISMO / 716


|
Por:
Sin Censura
|
29-09-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: ABEL ALCALÁ H.

Cuando se trata del asunto de gobernar a una comunidad de personas humanas ya en un municipio, estado o  un país y siendo esta nación  una república y con la democracia como sistema para la renovación de sus autoridades es necesario que  las bases o principios que guiarán todas y cada una de las acciones de gobierno deben ser claras, precisas y lleven  la finalidad  de procurar el bienvivir para todos y cada uno de sus habitantes.

Muchos gobernantes caen en la tentación de imponer su ideología y sus prejuicios en cada una de sus actividades de gobierno y no tomar en cuenta a los ciudadanos, quienes son los destinatarios  de esas acciones de gobierno  y a quienes les  van a repercutir para bien o para mal.

En estos momentos en México con la 4T se aplica un modelo de gobierno que se llama “populismo” y por tanto se aleja y contradice las recomendaciones de la Doctrina Social Cristiana que centra la actividad del poder político en la implementación del “Bien Común”.

Mientras que el Populismo basa su acción para  imponer una ideología dogmática al pueblo y lo que el populista busca -al menos esa ha sido la experiencia latinoamericana- es establecer un vínculo directo con el pueblo, por encima, al margen o en contra de las instituciones, las libertades y las leyes. La iniciativa no parte del pueblo sino del líder carismático que define a "el pueblo" como una amalgama social opuesta al "no pueblo". El líder es el agente primordial del populismo. No hay populismo sin la figura del personaje providencial que supuestamente resolverá, de una buena vez y para siempre, los problemas del pueblo.

En la Doctrina Social Cristiana todo se encamina al bien común, el cual parte del reconocimiento de que toda persona humana  es digna desde la concepción hasta la muerte, que sus pilares son la solidaridad y la subsidiaridad entre las personas y entre que detentan el poder político  y los ciudadanos. 

El populismo se encamina a  ayudar a que los pobres (miserables) sigan siendo pobres.

El bien común se encamina a ayudar a que ningún ser humano viva en condición inferior a  su dignidad humana, es decir en la miseria.

El populismo  mira hacia la permanencia del pueblo  en la ignorancia. El bien común se encamina a que todos y cada uno acceda a la verdad para ser libre.

El populismo despilfarra los bienes de la comunidad, sus ahorros   y patrimonio en programas “sociales” que son paliativos de la miseria del  pueblo.

El bien común sienta las bases a través de la solidaridad  para  que cada persona humana se vuelva autosuficiente y sea factor de progreso de su comunidad.

El Bien común busca la perfección de cada persona humana para que desarrolle su vocación conforme a sus convicciones y virtudes.

El populismo busca la alienación (enajenación, demencia)  de cada individuo para manipularlo en provecho de su  ideología y de su secta.

El populismo penetra con dádivas, con promesas y apoyos condicionados en los miserables, para luego  cobrar la ayuda  en tiempos de elecciones.

El bien común es solidario con ayuda y apoyos sin  condición alguna, le interesa que los miserables salgan pronto de esa condición para siempre y vivan dignamente.

El populismo busca esclavos para obtener votos y para que sus líderes permanezcan  en el poder político. El bien común se ocupa de que todos sean libres, sean tratados con justicia y vivan conforme a su dignidad.

Si se permite que en México gobierne el hombre y no la ley, muy pronto estaremos bajo una tiranía, puesto que el hombre ejerce el poder para sí mismo, para su ideología y para adueñarse de vidas y haciendas (patrimonio familiar) de los habitantes.   Los mexicanos tenemos la última palabra.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu