Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » ¿DEBE REDUCIRSE EL CONGRESO? / 714

¿DEBE REDUCIRSE EL CONGRESO? / 714


|
Por:
JuanMartinez
|
14-09-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: JUAN MARTÍNEZ VELOZ

juanmartinez_veloz@yahoo.com

Recientemente diversos medios de comunicación dieron cuenta de que en el Senado de la República se presento una iniciativa de ley (reforma constitucional) para reducir la integración del Senado de la República.

El tema no es nuevo, anteriormente diversos partidos han presentado iniciativas de ley que no han llegado a prosperar.

Anteriormente (2015) el PRI presento una iniciativa de ley para disminuir el número de legisladores federales; de 500 a 400 en el caso de la Cámara de Diputados y de 128 a 96 en el caso de la Cámara de Senadores.

LOS ARGUMENTOS A FAVOR DE LA REDUCCIÓN DEL CONGRESO CONSISTEN EN QUE EL SISTEMA DE PARTIDOS EN MÉXICO YA MADURÓ Y AHORA  EXISTEN PARTIDOS POLÍTICOS QUE PUEDEN GANAR ELECCIONES DE MAYORÍA Y ABARATAR EL COSTO DE LAS CÁMARAS.

El debate de la disminución del Congreso no es nuevo, se planteo en 2007 con la iniciativa de reformas electorales del entonces presidente Felipe Calderón.

LOS ARGUMENTOS EN CONTRA DE LA REDUCCIÓN DEL CONGRESO SON: QUE AL REDUCIR  LAS CÁMARAS,  LOS DIPUTADOS REPRESENTARÁN UN MAYOR CANTIDAD DE POBLACIÓN AL DISMINUIR (EN SU CASO) EL NUMERO DE DISTRITOS DEL PAÍS  SE FAVORECERÁ LA SOBREREPRESENTACIÓN GLOBAL DE LOS PARTIDOS MÁS FUERTES (HOY MORENA)  EN DETRIMENTO DE LA SUB REPRESENTACIÓN DE LOS PARTIDOS MÁS CHICOS.

EN EL CASO DEL SENADO EL ARGUMENTO MÁS FUERTE PARA SU REDUCCIÓN CONSISTE EN QUE  LOS SENADORES DE REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL NO SE JUSTIFICAN PUES LOS SENADORES REPRESENTAN “TEÓRICAMENTE” A LOS ESTADOS Y NO A LOS PARTIDOS.

Debemos recordar un argumento histórico contra la reducción del Congreso: La representación proporcional en México surgió, tanto de las propuestas de los partidos de oposición como de la necesidad de atenuar el efecto distorsionador de los sistemas de mayoría, que sobre representan a la mayoría y su representan a la minoría.

La representación proporcional inicio en forma incipiente en México en el  año de 1963  cuando se creó los llamados “diputados de partido” mediante la cual las minorías políticas tuvieron posibilidad de acceder a la Cámara de Diputados.

LOS ORIGENES DE LA REPRESENTACION DE LAS MINORIAS EN MÉXICO.LA REFORMA ELECTORAL DE 1963
Con el antecedente de que la participación de los ciudadanos y el voto hacia los partidos políticos  en el proceso electoral de 1961 habían disminuido.

En el terreno político había fuertes protestas de los campesinos, los maestros, los ferrocarrileros desde 1958. Asimismo se había creado en el marco del triunfo de la revolución cubana en 1958 una organización denominada Movimiento de Liberación Nacional (MLN) con el apoyo de los cardenistas, los lombardistas y los socialistas por lo que el presidente López Mateos decidió que era el momento de iniciar una tenue, pero incipiente apertura política en el país.
Es en este contexto que durante el año de 1963 se realizó una reforma constitucional publicada en el Diario Oficial de la Federación el 22 de junio de 1963  que creó los llamados “diputados de partido”, mediante la cual las minorías políticas tuvieron posibilidad de acceder a la Cámara de Diputados.

Aunque con motivo de la inclusión de la figura de los diputados de partido se reformaron los artículos 54 y 63 de la Constitución, la organización y funcionamiento de los partidos siguió rigiéndose por la respectiva ley electoral.

En virtud de estas reformas constitucionales, la figura de diputados de partido consistió  en otorgar cinco diputados a todo aquel partido político que obtuviera el 2.5% de la votación y otro diputado por cada 0.5% adicional, hasta un máximo de veinte diputados, descontando los que hubieren obtenido en los distritos de mayoría.

Javier Patiño analizando el impacto de la figura de los diputados de partido en el sistema electoral mexicano, señala:

“El sistema de diputados de partido fue aplicado durante cinco legislaturas, de la XLVI (1964-1967) a la L (1976-1979). Inicialmente la oposición en su conjunto tuvo 32 diputados de partido, que representaban alrededor del 15% del total de 210, más dos diputados de mayoría. Para la CLIV Legislatura ya se había incrementado el número de diputados de mayoría a 194, por lo que sumados a los 37 que se obtuvieron en el sistema de diputados de partido hicieron un total de 231.

Los diputados que correspondieron al sistema de diputados de partido llegaron a ser alrededor del 16% del total, como tope máximo de participación de la oposición.

El PAN fue el partido que mas aprovecho el sistema de diputados de partido, desde la CLVI Legislatura obtuvo por este mecanismo 20 diputados por este mecanismo y dos de mayoría, en la CLVII obtuvo los mismos y uno de mayoría, en la CLVIII el único resultado que varió fue que no obtuvo diputados de mayoría. Con la ampliación del tope de diputados de partido a 25, en la XLIX Legislatura obtuvo 25 diputados de partido y 4 de mayoría, que fue el resultado más amplio que llegó a tener bajo el sistema de diputados de partido, incluyendo la L legislatura en que sus logros fueron menos espectaculares”[1].

La reforma electoral de 1977 fue la que introdujo la REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL de los partidos en la Cámara de Diputados. Mediante reforma al artículo 54 constitucional se introdujo el sistema de  representación proporcional y sustituyo la figura de diputados de partido que se había creado en  1963.

DESDE ENTONCES EL SISTEMA ELECTORAL MEXICANO ADQUIRIÓ UNA DE SUS CARACTERÍSTICAS ESENCIALES; DE SER UN SISTEMA ELECTORAL MIXTO (DE MAYORÍA RELATIVA Y REPRESENTACIÓN PROPORCIONAL) PERO PREDOMINANTEMENTE MAYORITARIO. 

Creemos que el Senado de la República debe establecer una agenda y ruta critica de cambios a las instituciones político-electorales y abrir foros de debate en la Comisión de Puntos Constitucionales del Senado y la Cámara de Diputados.

[1]Javier Patiño: Las elecciones de diputados: su significado político, jurídico y estadístico; en Las Elecciones en México, evolución y perspectivas, Siglo XXI Editores, México, 1985, p.p. 216-218.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu