Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 713

MI VERDAD / 713


|
Por:
Agente 57
|
09-09-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

ARRANCAMOS…LA TRISTE HISTORIA DE LA IZQUIERDA MEXICANA la izquierda mexicana ha tenido muy mala suerte. En cada oportunidad en que ha querido crecer, las cosas no le han salido bien. El grupo anarquista de los hermanos Flores Magón acabó arrollado por una revolución en la que ya no participaron. Los socialistas que construyeron el Partido Comunista acabaron seleccionando como primer secretario general a un agente infiltrado, John Allen, y en los primeros años no les fue fácil luchar con Morones y la CROM por el control de los obreros. A inicios de los treinta, con la agitación causada por la contracción económica, los comunistas logran construir una central obrera importante: la Confederación Sindical Unitaria de México, CSUM, que sin embargo acaba engullida en la CTM gracias a la mayor habilidad de Cárdenas. Las secretaría de Organización, que le correspondía al ratón Velasco, terminó en manos de Fidel Velazquez, y lo demás es historia. En esos años, el Partido Comunista llegó a tener 30 mil afiliados, pero para 1960 es posible que nollegaran a dos mil. La agistación obrera previa a 1960 provocó una recomposición en el Partido Comunista durante su xlll Congreso, que sirve finalmente para quitarle al partido la sombra  de la Revolución; pero los comunistas no alcanzan a comprender lo que ocurre en ese momento en México. La lucha de los siguientes años es, sobre todo, de jóvenes, y con ellos tienen dificultades de comunicación. A diferencia de lo ocurrido en tiempos de Lázaro Cárdenas, ahora el Partido Comunista no podía desarrollarse porque desde su misma izquierda crecía la oposición. El ultraizquierdismo de la juventud que se lanza a la lucha armada es el gran obtáculo de los comunistas en esos años. Pero para los setenta, el problema vendrá nuevamente del gobierno. Luis Echeverría logra captar a buena parte de la intelectualidad de izquierda, además de que en ese tiempo empieza la creación de otros partidos menos dogmáticos: el Mexicano de los Trabajadores, el Socialista de los Trabajadores, entre otros que no lograron consolidarse. En la segunda mitad de los años setenta, la ultraizquierda que había optado por las armas estaba franca retirada. Mientras tanto, los moderadores que había elegido la organización empezaban a cosechar algo. En la década de los setenta hubo dos movimientos sindicales importantes. Uno en el sindicato de electricistas, alrededor de la <<Tendencia Democrática>> de Rafael Galván, que contó con el apoyo de jóvenes técnicos que habían vivido los años de despertar de los sesenta y que a mediados de 1970 trabajan en la industria nuclear. El Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Nuclear, SUTIN, dirigido por Arturo Whaley, formó parte de esa lucha interna de los electricistas, que sin embargo terminó con la derrota de Galván y la virtual desaparición del SUTIN. El otro movimiento renovador ocurrió en Teléfonos de México, en donde un muy joven Francisco Hernández Juárez logró consolidar su liderazgo en un sindicalismo que, frente al oficial, parecía muy democrático. Además de los movimientos mencionados, en la segunda mitad de los setenta surge con fuerza el sindicalismo universitario. Los jóvenes que habían participado en 1968 como estudiantes eran ahora profesores de un sistema que había crecido enormemente. Así, el sindicalismo universitario tiene una fuerte carga ideológica que ocupa prácticamente todo el espectro de la izquierda, desde los liberales hasta los más duros maoístas. Sin embargo, además de los movimientos laborales, en la segunda mitad de los setenta nacen los movimientos populares, que durante unos años gustaban de llamarse coordinadoras y durante otros, frentes. Hacia 1979 se crearon la Coordinadora Nacional del Movimiento Urbano Popular,conamup, y la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, CNPA, de origen campaesino. También en este sector aparece entonces la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas, UNORCA, que era asesorada por la línea de Masas de los maoístas, entre los que destacaban Gustavo Gordillo, Huego Andrés Araujo y Adolfo Orive. Aunque los movimientos campesinos y populares mantienen distancia de los partidos de izquierda, a los que consideran entreguistas, los de origen sindical sí van a tener una relación cercana con las estructuras de partido, en particular rumbo al proceso de unidad iniciado a fines de los setenta. En 1981 ocurre el primer resultado de este proceso, con la creación del Partido Socialista Unificado de México, PSUM, que es la confluencia de cinco organizaciones: el Partido Comunista, dos grupos salidos del mismo PC: en décadas previas y dos grupos producto del nacionalismo revolucionario. Los grupos que habían salido años antes del PC eran el Movimiento de Acción y Unidad Socialista ( en donde destacaba el ratón Velasco, aquél que dejó pasar a Fidel Velázquez en la fundación de la CTM en 1936) y el Partido Socialista Revolucionario. Del lado del nacionalismo revolucionario venían el Partido del Pueblo Mexicano, PPM, una escisión del PPS cuyo líder más conocido era Alejandro Gascón Mercado, y el Movimiento de Acción Politíca, MAP, un grupo de intelectuales muy cercano a la Tendencia Democrática de Rafael Galván, entre los que se puede mencionar a Arnaldo Córdova, Rolando Cordera, Carlos Preyra y José Woldenberg.  Primera de 2 partes…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu