Torreon, Coah.
Edición:
17-Jun-2024
Año
21
Número:
909
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIOS AL RAS / 713

COMENTARIOS AL RAS / 713


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
07-09-2019
|
Edición:

|
Compartir:

YA, DESDE “TERCER INFORME”, AMLO, ESTÁ MAL

El presidente Andrés Manuel López Obrador, se siente en La cúspide del poder y se cree un iluminado. Desafía a cuánto enemigo -real o inventado-, y se vanagloria de sus hazañas y del avance que ha tenido la Nación, aunque, todo eso, sólo esté en su cabeza y sus delirios de grandeza.

AMLO es un nostálgico del populismo lopezportillista, su mejor época y sus mejores años como activista, líder y Presidente del PRI, en su natal Tabasco.

Cobijado por personajes influyentes, respetados y encumbrados dentro del sistema que ahora tanto desprecia y reniega, fue líder estatal del PRI, después de ayudar a encumbrar al poeta Carlos Pellicer a una senaduría; a su mentor, Enrique González Pedrero, quién lo catapultó en la política priista y con el Gobernador Carlos Rovirosa Wade, quien lo convirtió en Delegado del Instituto Nacional Indigenista.

Eran los tiempos dorados del populismo, en el que AMLO y muchos de nosotros, nos formamos como cuadros políticos y activistas, aunque del otro lado del sistema.

AMLO no puede, como muchos de mi generación, presumir, como lo ha hecho desde que en 1987, cuando renunció al PRI, de ser un hombre de izquierda, como no lo son, ni lo fueron, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Ifigenia Martínez y el resto de priistas que darían origen al PRD. Nacionalistas y de avanzada, pero no socialistas.

En esa época gloriosa de López Portillo, se quedó estancado nuestro Presidente, de ahí su insistencia de revivir viejos programas y políticas y de asumirse como un Presidente plenipotenciario, con una barnizada de populista y autoritario..

Por eso su comportamiento, al tomar decisiones unipersonales, por eso el asumirse como líder máximo de Morena, al designar directamente a candidatos de elección y por eso el culto a su personalidad, al creerse líder moral de los mexicanos y a creerse infalible, incluso, iluminado.

Y como López Portillo, el derroche del dinero de manera improductiva, es uno de sus signos, no le hace que los costos, como al final del sexenio de JoLoPo, hayan sido traumáticos para todos los mexicanos; y como López Portillo, la riqueza petrolera se fue a obras suntuarias, como las que quiere construir AMLO; al igual que JoLoPo, AMLO siente un desprecio por el manejo ordenado y científico de las finanzas, el descuido de la infraestructura y el ninguneo del sector empresarial: como jolopo, AMLO es muy susceptible a la crítica y se ha peleado con periodistas, medios de comunicación e intelectuales, a quienes desdeña y ofende. “No pago para que me golpeen”, fué una frase que inmortalizó José López Portillo, cuando, en represalia porque los medios escritos lo criticaban, les retiró el suministro del papel, pues el Estado, tenía el monopolio a través de Pisa, la empresa gubernamental que lo manejaba discrecionalmente.

Y, como JoLoPo -que si era un gran orador-, AMLO tiene una incontinencia verbal, llena de lugares comunes y de demagogia, que empalaga.

Y sin embargo, está en la cúspide de las encuestas, cuando no ha cumplido con casi ni una de sus promesas. Esto se puede explicar por las siguientes razones:

Los desaciertos de Andrés Manuel, no han tocado, todavía, los bolsillos de la gente.

La gran mayoría de los mexicanos no están informados y ni les interesa informarse sobre el desorden que priva en el Gobierno, ni en las decisiones que ha tomado AMLO, con respecto a las repercusiones a mediano y largo plazo que habrán de tener.

No hay una oposición vigorosa, que esté señalando, denunciando y advirtiendo a los ciudadanos, de lo lesivo que son, y serán, las políticas de la Cuarta Transformación.

Los medios de comunicación, en vez de informar objetivamente, se han impuesto un veto ante los señalamientos y acusaciones del Presidente.

Se han desdibujado los contrapesos, que antes señalaban y denunciaban los excesos del Gobierno, por temor a ser reprendidos por el Presidente en sus mañaneras.

La oposición, prácticamente no existe, salvo el PAN, que asume, temerosamente, unas posiciones críticas hacia el gobierno. Los demás partidos, pareciera que quieren quedar bien con AMLO y no lo tocan, ni con el pétalo de una rosa.

Pero lo más interesante, es que, a la inmensa mayoría de los ciudadanos, el presidente los tiene copados a través de sus programas populistas, como “68 y Más”, “Jóvenes Construyendo Futuro”, etcétera.

En lo personal, puedo anticipar, que para principios de 2020, la luna de miel de la población con el Presidente, comenzará a desvanecerse ; ¿por qué?

Porque para esas fechas, la violencia, lejos de disminuir, va a escalar a niveles inimaginables y tocarán a más estados y a miles de ciudadanos.

De no atenderse de inmediato el tema de la economía, comenzará 2020 con una fuerte recesión, más desempleo y menos capacidad de compra.

Los grupos que han sido perjudicados, al quitarles apoyos que antes tenían, le darán la espalda y se multiplicaran al permear su descontento a familiares y amigos, por el atropello del Presidente.

Pero lo más grave quizá, será el abandono a su suerte, de las fuerzas armadas, que han pasado de humillación en humillación, y de golpe a golpe, por los grupos delictivos.

Para cómo van las cosas, y para el tiempo que queda del año, no se ve un sol brillante en el horizonte

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu