Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » TRINADAS / 712

TRINADAS / 712


|
Por:
Sin Censura
|
31-08-2019
|
Edición:

|
Compartir:

Tengo algo que confesarte...

La Trina estaba en su lecho de muerte. Su esposo, el Trino, mantenía constante vigilia a su lado.

Él sostenía su frágil mano, y mientras las lágrimas rodaban por sus mejillas, él oraba por su esposa.

Ella lo miró y sus pálidos labios comenzaron a moverse quedamente:

- “Mi amado Trino” susurró.

- “Calla mi amada” dijo él “Descansa. Shhh. No hables.”

Ella, insistentemente, dijo con cansada voz:

- “Tengo algo que confesarte”.

- “No hay nada que confesar” dijo sollozante el Trino

- “Todo está bien, duerme...”

- “No, no, yo debo morir en paz, Trino.

- “Yo me acosté con tu hermano, tu mejor amigo y tu padre.”

- “Ya lo sé, replicó el Trino... ¡POR ESO TE ENVENENÉ !”

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu