Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » COLUMNAS » DE NUEVO CHERNOBYL... / 711

DE NUEVO CHERNOBYL... / 711


|
Por:
EduardoGranados
|
24-08-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: EDUARDO GRANADOS PALMA

grapesa.com

 

Hace apenas unos meses veíamos la extraordinaria serie de Chernobyl producida por HBO y la realidad nos alcanza de nuevo. Como lo he sostenido en mis libros la historia es un perfecto círculo. Pero esta vez ocurrió el pasado 8 de agosto en una remota base militar del norte de Rusia, junto al mar Blanco. Primero fueron dos muertos, luego cinco. Y tal como lo plasmó la serie televisiva de HBO sobre la explosión ocurrida hace 33 años en Ucrania, nuevamente esta vez al principio se afirmó que los niveles de radiactividad eran normales, luego se ordenó una evacuación a la que al final se dio marcha atrás. La información contradictoria y a cuentagotas ha rodeado la misteriosa explosión. Días después de la deflagración, Moscú acabó reconociendo que el accidente estuvo vinculado con pruebas de nuevas armas. Para entonces, la población que vive en la zona de la base militar, en Nionoksa, se apresuraba a comprar pastillas de yodo, que se usan para limitar los efectos de una exposición a la radiación. El caso ilustra el secretismo en el que el Gobierno Ruso envuelve los incidentes relacionados con sus instalaciones nucleares y de armamento. Pero qué prueba estaban realizando los rusos? Aún no se sabe con certeza, como tampoco el peligro real para la población, especialmente la de Nionoksa. El Ministerio de Defensa del país informó de que la explosión causó dos muertos y seis heridos, y aseguró que no había contaminación radiactiva y que el nivel de radiación estaba dentro de lo normal. Tuvieron lugar en Sarov (95.000 habitantes), una ciudad cerrada a los extranjeros y uno de los centros de investigación nuclear más importantes del país. Rosatom, que es la agencia atómica rusa, aseguró que el accidente ocurrió cuando se llevaban a cabo pruebas con fuentes de isótopos de un sistema de propulsión líquido, pero no aclaró más. Los científicos del Centro Federal Nuclear declararon, sin embargo, que lo que se probaba era un reactor nuclear pequeño que forma parte del sistema propulsor de un equipo militar. Esto llevó a concluir a la mayoría de especialistas que las pruebas eran las de un tipo de misil de crucero ultramoderno del que había informado orgullosamente el presidente, Vladímir Putin, durante el discurso del estado de la nación en 2018. El llamado Skyfall por la OTAN y Burevéstnik por los rusos tiene un pequeño reactor nuclear en su sistema propulsor que le permite volar a alturas relativamente bajas; además, puede maniobrar en pleno vuelo, lo que lo hace imperceptible para los sistemas de defensa antiaérea. Pero es lógico suponer que lo que explotó el 8 de agosto fue un Burevéstnik, ya que el polígono donde ocurrió está destinado a pruebas de misiles y es poco probable que el Ministerio de Defensa trabaje simultáneamente en diferentes tipos de misiles que usan equipos energéticos nucleares. Las autoridades reconocieron que los niveles de radiación sí se mantenían por encima de los niveles habituales. En Severodvinsk, la radiación gamma oscilaba entre 4 y 16 veces la tasa normal, aunque son niveles lejanos a los considerados letales. En Nionoksa, el epicentro del suceso, se anunció una evacuación, y luego se matizó que era una simple recomendación. Desde los tiempos de la Unión Soviética, Moscú ha convertido en una tradición ocultar información cuando se trata de sucesos graves, aunque en algunos casos puedan tener consecuencias serias para la población. El caso más conocido es la catástrofe de la explosión del tercer reactor nuclear de la central de Chernobyl en la actual Ucrania en 1986. El Kremlin trató de ocultar por todos los medios la envergadura de lo ocurrido y las consecuencias que tuvo para las poblaciones cercanas, tratando de minimizar el grado de contaminación incluso cuando alcanzaba cotas letales. Para los expertos, la explosión en Nionoksa parece diminuta en comparación. En fin, esperaremos a que se haga realidad otra serie más.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu