Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » Expresión / 707

Expresión / 707


|
Por:
Samuel Cepeda Tovar
|
23-06-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: SAMUEL CEPEDA TOVAR

http://enfoqueanalitico.blogspot.com

Partamos de una sencilla, pero fundamental premisa: el derecho a expresión no es absoluto, es decir, no es un derecho que puede usarse a la ligera y con irresponsabilidad. Conozco personas nefastas que usan medios de comunicación como las redes sociales, y que bajo un anónimo realizan todos los comentarios que afloran de sus perniciosas entrañas, intentando hacer daño desde la trinchera del anonimato. El derecho de expresión debe ir acompañado siempre de varios elementos para que este tenga realmente sentido y pragmatismo. En primer lugar, debe ir cargado de una buena dosis de información objetiva, no de supuestos, pareceres o interpretaciones personales, de preferencia, haber estudiado datos de fuentes fidedignas sobre lo que se va a decir. En segundo lugar, la libertad de expresión debe estar personificada, es decir, al tratarse de un derecho debe ser identificable quien esté haciendo uso del mismo, pues no se puede bajo un anónimo emitir comentarios mordaces que solo buscan ser peyorativos, mas no constructivos, además, los comentarios personales son extensiones de nosotros mismos, por lo que deben ser reconocidos por su propio emisor. Es cierto que la libertad de expresión en este país ha sufrido decenas de atentados y ha tenido muchas trabas, es cierto también que hay temas que son prohibidos por razones de seguridad personal, pues hablar del narcotráfico, por ejemplo, puede poner en riesgo la integridad personal de quien lo hace. Reporteros sin fronteras nos ubicó en el año 2017 como uno de los cinco países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, ubicados entre Siria, Afganistán e Irak, países que se encuentran inmersos en conflictos bélicos. De la misma manera, Artículo 19 reporta el asesinato de más de 120 periodistas en México desde el año 2010. Cabe mencionar, que, según la última fuente citada, casi la mitad de los atentados contra periodistas son perpetrados por FUNCIONARIOS PÚBLICOS, y el resto por el crimen organizado. Estamos hablando entonces de funcionarios intolerantes al derecho de expresión. Resulta complicado entonces asegurar que tenemos las condiciones para ejercer adecuadamente este derecho, no obstante, tampoco podemos decir que todo está mal, pues poco a poco los ciudadanos nos hemos abierto paso en medio de tantos obstáculos y agresiones para obtener algunas pequeñas, pero significativas conquistas. Si bien es cierto que no podemos expresarnos aún de todo lo que queramos, perfectamente podemos hacer uso de este derecho en otros temas bajo las reglas que mencioné en principio. Ejercer este derecho con responsabilidad. La mejor prueba de que avanzamos, lento, pero avanzamos, la viví en carne propia hace algunos años, cuando en mi misma universidad me mandaban censurar altos funcionarios por el contenido de mis artículos, situación que resultaba lacerante y humillante y sobre todo contradictoria en una universidad pública que se presta a ser la casa de las ideas y de la conciencia crítica de una sociedad. Afortunadamente, el actual rector de la UAdeC ha sido respetuoso de este derecho y ha permitido la libertad de expresión acabando con la censura que lastimaba a los universitarios. Por ello, no todo está perdido, hay visos de avance y a los ciudadanos nos toca seguir luchando por el encumbramiento de este derecho y la plenitud de su ejercicio, ya sea a través de un periódico, de un blog o una página de Facebook, pero manteniendo siempre la responsabilidad de lo que se dice y el respeto irrestricto a los derechos de los demás.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu