Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIO AL RAS / 702

COMENTARIO AL RAS / 702


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
18-05-2019
|
Edición:

|
Compartir:

NO SE CUESTIONA A AMLO NADA MÁS POR JODER

Los fanáticos de Andrés Manuel López Obrador, aquellos que quieren que no se le toque ni con  el pétalo de una rosa; que pretenden que le aplaudamos ciegamente sus ocurrencias, que cerremos los ojos ante las barbaridades que día a día comete, a esos, les  digo, que no lo critico por todo eso -sólo lo señalo con sentido crítico.

Lo que si le reclamo, como millones de mexicanos que votaron por él, es por no cumplir sus promesas de acabar con la corrupción y de castigar a los corruptos, comenzando por el ex Presidente Enrique Peña Nieto y miembros de su gabinete que fueron denunciados y exhibidos por sus  corruptelas, como Emilio lozoya, por recibir sobornos de la empresa Odebrech; a Rosario Robles, artífice y beneficiaria de la estafa maestra; a Murillo Karam, por su ineptitud y negligencia por el caso Ayotzinapa o a Tomás Ruiz, Secretario de Comunicaciones y Transportes, por el socavón de la autopista de Cuernavaca, y a muchos otros conocidos y denunciados en su oportunidad, que siguen tan campantes, disfrutando de los millones que robaron (mismos que debieran ser confiscados para hacer frente a los retos económicos que tiene el gobierno), y que a casi 6 meses de iniciado, no  ha pasado nada, por el contrario, Andrés Manuel, desde que tomó posesión, declaró que no perseguiría a nadie, que iba a hacer borrón y cuenta nueva, y que, solamente, a quienes cometan actos de corrupción durante su gobierno, serán castigados.

Con justa razón, muchos pensamos -más bien, estamos convencidos-, que López Obrador hizo un pacto con Peña Nieto, para que lo dejaran gobernar. Cosa increíble, de ser así, porque si alguien tiene todo el poder para detener cualquier intento de sabotaje o ataque a su Gobierno, es precisamente Andrés Manuel López Obrador.

En condiciones más precarias, Ernesto Zedillo, cuando asumió el poder, se enfrentó al entonces ex Presidente más poderoso que ha tenido México,  Carlos Salinas de Gortari, a quien desterró y metió a la cárcel a su hermano.

Al presidente López Obrador, se le olvida -o se hace-, que el poder es para ejercerlo. El conoce la historia de México, y sabe que Benito Juárez, mandó fusilar en el Cerro de las Campanas, a Maximiliano y a los generales Miramón y Mejía, por alta traición a la patria; sabe que Porfirio Díaz y Victoriano Huerta, fueron exiliados por los crímenes y excesos durante sus gobiernos; sabe que Calles, destituyó a tres presidentes y ejerció el poder en México por más de una década; también sabe, que Lázaro Cárdenas, desterró a Calles por conspirar contra su Gobierno, esto y más, lo sabe López Obrador.

Por eso, la sospecha del pacto con Peña se materializa cada vez más y eso, es lo que lo tiene atorado, pues, varios de sus proyectos, no tienen el sustento económico ni técnico porque el pasado reciente le impide avanzar,  porque sufre un desgaste permanente, al estar señalando - sin muchas pruebas-, a los corruptos del sexenio pasado, pero, hasta la fecha, ninguno ha pisado la cárcel. Se desgasta discutiendo y peleando contra quienes le restriegan en la cara su falta de autoridad y sus promesas incumplidas, amén, de todas las pifias que a diario comete y que daña seriamente su figura y le resta credibilidad y fortaleza a su gobierno.

La última con la que salió, es que va a crear un Instituto, en el que se decida o no, el castigo a los corruptos del gobierno de Peña y de los anteriores ¡Hágame usted el favor!

Esto es lo que no ven sus fanáticos, lo saben, pero su ceguera radical, les impide ver más allá de las buenas intenciones del Presidente, de las escenas de risa que protagoniza todos los días en sus mañaneras.

Está bien darle al presidente el beneficio de la duda, pero no se le puede firmar un cheque en blanco, cuando vemos que sistemáticamente se equivoca, se retracta de compromisos serios con   algunos sectores y se empecina en crear su propia realidad, cuando la verdadera, se le pone enfrente, para que choque con ella.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu