Torreon, Coah.
Edición:
04-Mar-2024
Año
21
Número:
896
Inicio » COLUMNAS » ¿SERÁ VERDAD? / 700

¿SERÁ VERDAD? / 700


|
Por:
La Comadre
|
05-05-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: LA COMADRE

Que como cada año desde que encabeza la CTM en Coahuila, el dirigente estatal de dicha central, Tereso Medina Ramírez, echó la casa por la ventana,  en los festejos con motivo del Día del Trabajo.

Desde muy temprano, encabezó la primera Guardia de Honor en la Plaza Primero de Mayo de la ciudad capital, acompañado de dirigentes sindicales.

Posteriormente, acompañó al Gobernador del Estado, Miguel Ángel Riquelme Solís, al patio central de Palacio de Gobierno para la ceremonia oficial, donde el Gobernador reiteró su apoyo y aprecio a la clase trabajadora, piropo que regresó el líder estatal cetemista, al refrendar el apoyo a su Gobierno, y la mejor muestra, fue la firma del Pacto Laboral en beneficio de los obreros de Coahuila.

Finalmente, al filo del medio día, vino el festejo en las instalaciones del recreativo de la CTM, donde Medina Ramírez, echó la casa por la ventana. Antes vinieron los discursos de Román Alberto Cepeda Gonzales, Secretario  de Trabajo y representante del Gobierno estatal, así como la presencia del Secretario de Economía Jaime Guerra Pérez.

En el festejo, Tereso reiteró su aprecio y afecto a sus agremiados, rifándose 2 carros último modelo, así como 50 regalos de calidad de electrodomésticos, como pantallas, refrigeradores, estufas, micro ondas, entre otros artículos.

Ya por la tarde, se ofreció una comida privada en El Sarape, cumpliéndole así Tereso Medina Ramírez, a la Central Obrera de Coahuila

Que dice el dicho, que segundas partes no son buenas, nosotros le agregamos, menos lo son tres, como el fallido gobierno municipal de Jorge Zermeño Infante.

El viejito que revivió las glorias del pasado, vendiendo los resultados de su primera incursión como Presidente Municipal de Torreón; sus magníficas obras (¿cuáles?); su honestidad (que cualquiera hubiera presumido, después del desastre que dejó Mariano López, que en paz descanse); así como otras bellezas más, que,  nuevamente, por azares del destino, lo pusieron una situación, que a los torreonenses, no les quedó otra más que votar por él para ganar la presidencia de un año. Ya con el vuelo que agarró en este experimento que no permitió poner lupa ni evaluar su gestión -que dicho sea de paso-, cometió muchas burradas muy conocidas, como el desmadre que hizo con la calzada Colón (que a más de un año sigue sin ser terminada), las raterías y abusos de sus amigos y colaboradores, pero no se alcanzó a ponderar en los pocos meses previos a la elección de la presidencia de 3 años (por cierto el PRI le ayudó mucho a ganar, poniéndole como contrincantes a personajes anodinos y uno de ellos muy quemado), por lo que, el septuagenario personaje,  volvió a ganar. Solo que ahora, sumadas las pifias del año pasado y las de los meses que han corrido este año, el balance de su administración, está para llorar.

La soberbia de Zermeño -convencido de qué ha sido un excelente alcalde- le impidió hacer cambios en su equipo de viejitos, por gente más joven y preparada y al mismo tiempo, enderezar el rumbo.

Por el contrario, siguió con su equipo de jubilados, estos, con una sed multiplicada por hacer dinero y tirarse de plano a hacer negocio y a inventar formas de cómo sangrar más a los ciudadanos (desempolvando las viejas revisiones ecológicas a los automóviles, cobrando más por anuncios espectaculares,  poniendo a policías y tránsitos a extorsionar a todo mundo con el más mínimo pretexto, desapareciendo dependencias y creando nuevas sin fundamentos claros, abandonando obras construidas por la administración priista, como el parque Las Etnias, la Línea Verde, entre otras).

Pero donde no ha tenido progenitora la actual administración, es en el desvío de millones de pesos, utilizando empresas pantalla o de plano fantasma, donde el hijo de Zermeño y sus amigos, están haciendo el negocio de su vida, al estilo de los Bribiesca, hijos de Marta Sahagún, en el sexenio de Vicente Fox.

En estos días, no se ha dejado de hablar de los más de 180 millones de pesos, que la administración de Zermeño, destinó a una empresa pantalla para comprar equipos de  video vigilancia, de monitoreo y demás, relacionados con la seguridad.

La empresa que se prestó para estás tranzas, se llama Supervisión Técnica del Norte, S.A de C.V, cuyo giro comercial es el alquiler de vehículos y cuyo domicilio se encuentra en Avenida Torre de Londres de la Colonia Las Torres.

Los priistas, miembros del Cabildo, fueron quienes denunciaron esta estafa y aseguran que este domicilio es una vivienda particular.

Y eso es sólo la punta del iceberg, pues en pleno día inhábil para los trabajadores del municipio, se hizo una licitación para contratar la adquisición, mantenimiento y rastreo de vehículos oficiales, siendo beneficiada la misma empresa por un plazo de 2 años, cuando la empresa ya presta este tipo de servicios, lo que  lleva a suponer un gran desvío de recursos. Cabe hacer mención, que hace 2 semanas, se anunció la adquisición de 40 mil medidores micro por parte de SIMAS. A la fecha, no se tiene información sobre la licitación, la empresa que consiguió el contrato ni el costo del mismo. Y por cierto, SIMAS sigue siendo la fuente del enriquecimiento de sus funcionarios y la caja chica del Presidente Municipal. Ahí es difícil comprobar los desvíos y la corrupción, porque a todo le echan tierra, literalmente hablando.

Que fue una gran decisión la del Gobernador Miguel Riquelme Solís, el apoyo que proporcionará a las Estancias Infantiles que el Gobierno de López Obrador, decidió cerrar a lo pendejo. Cientos de madres que trabajan y que eran beneficiadas con este programa iban a quedar en total desamparo, renunciar a sus trabajos para cuidar a sus hijos o gastar el dinero en efectivo les va a dar el Gobierno para completar con los gastos del hogar. Así que fue un acierto del Gobernador, quién mostró tener sensibilidad y benevolencia.

Y hablando de las pifias de la Cuarta Transformación, o sea de López Obrador, está circulando profusamente un comparativo de los desfalcos que cometieron los gobernadores de 2012 a 2017 y que suman 258 millones 829 mil pesos; contra los 311 millones $729 mil pesos, en los primeros cuatro meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, nada más por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. O sea qué estamos hablando de más de 500 millones de pesos, que los mexicanos habremos de pagar. Esto sin contar, que AMLO, sólo en 4 meses, causó un quebranto al patrimonio de la nación  de casi 100 millones de pesos.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu