Torreon, Coah.
Edición:
19-Feb-2024
Año
20
Número:
894
Inicio » COLUMNAS » COMENTARIOS AL RAS / 700

COMENTARIOS AL RAS / 700


|
Por:
Comentarios Al Ras
|
05-05-2019
|
Edición:

|
Compartir:

¿QUÉ QUEDÓ DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS?

Se va a cumplir un año de la tremenda arrastrada que les puso AMLO en julio de 2018, y los partidos -todos- no se han podido recuperar.

El PRI, parece haberse disuelto, pues sus militantes más influyentes, prácticamente, desaparecieron de la escena política nacional. ¿Dónde está Manlio Fabio Beltrones?  ¿Dónde está César Camacho? ¿Dónde está Pedro Joaquín Coldwell? ¿Dónde está Beatriz paredes? ¿Donde está Roberto Madrazo? ¿ Dónde está Dulce María Sauri? ¿Dónde están los santones que mantuvieron vivo y activo al PRI?

De lo poco que queda de estos liderazgos, una parte está en  la Cámara de diputados y otra, en la de los senadores, pero ninguno de ellos ha sobresalido, y pareciera que les mojaron la pólvora, pues en vez de comportarse como oposición, se han sumado o diluido entre los miembros de las filas de MORENA. Todo  le aprueban presidente López, no sé si en un afán por  quedar bien con Él,  o para que no les hagan olas y les destapen algunos pecadillos de su otra vida de poder y gloria.

El PAN quedó tan golpeado y tan dividido, que sus dos ex presidentes de la República, renunciaron a su militancia. Vicente Fox, por ejemplo, lucha por conservar algunos privilegios y por evitar que lo linchen los de la Cuarta Transformación, por todas las pillerías que cometió junto con su Martita Sahagún. El otro, Felipe Calderón, que contribuyó a la catástrofe del PAN, cuando lo usó y manejó a su antojo desde la Presidencia. Él fue el que propició el divisionismo y debilitamiento del PAN, peleándose con todo mundo e imponiendo a incondicionales como presidentes. Y todavía tuvo el descaro de criticar que fuera Ricardo Anaya, y no su esposa Margarita, la candidata a la presidencia. Y por esas causas, se hicieron los indignados y abandonaron al partido que les dio todo, para lanzarse a la aventura de formar un partido propio, pues su carácter autoritario,  narcisista y soberbio, no permite que alguien brille más que él.

A pesar de que en las cámaras, los diputados y senadores panistas han intentado aparentar ser oposición,  sus esfuerzos han sido tibios, pues las divisiones al interior del partido, lo tienen debilitado y con una dirigencia de membrete.

Del PRD, pareciera que se lo hubiera tragado la Tierra. Desde los tiempos en que se aliaron incondicionalmente con el PRI de Peña Nieto, este partido comenzó a cavar su tumba, pues la pandilla que lo secuestró, se dedicó a conseguir prebendas y acumular privilegios, sin importar el deterioro el estaba causando, por eso, fue el partido que más perdió, puesto que, prácticamente, desapareció del espectro nacional.

De los demás partidos morralla, salvo el PT, el PEZ -y en cierta manera el Partido Verde-, oportunistamente se aliaron con AMLO y lograron sobrevivir como lapas, parásitos, oportunistas, con la salvedad, de que el PEZ perdió su registro y su vida política está por extinguirse.

¿Cuál va hacer el destino de los principales partidos PRI, PAN y PRD?

Es complicado adelantar escenarios, pues todos ellos navegan a la deriva, sin liderazgos fuertes, respetados y preparados para sacar al buey de la barranca.

En el PRI,  todavía no comienza la contienda interna y ya están divididos y peleados, pues han levantado la mano para la dirigencia, nada menos que siete personajes: Miguel  Osorio Chong, Ivonne Ortega, José Narro Robles, Alejandro Moreno, Ulises Ruiz, José Ramón Martel y Lorena Piñón. Esta última, amenazó con llevar al tribunal una denuncia por actos de campaña anticipada, pues ni siquiera hay convocatoria y varios de los aspirantes ya tienen tiempo haciendo proselitismo.

Como pueden ver, eran muchos y parió la abuela.  Siete son los aspirantes a dirigir al PRI y de todos ellos, no se hace uno.

Algunos de ellos, como Miguel Osorio, Ulises Ruiz e Ivonne Ortega, no pasan la prueba del ácido;  mientras que Lorena Piñón y José Ramón Martel, son unos perfectos desconocidos, sin trayectoria ni militancia sobresaliente, lo que los descarta en automático de la contienda.

Al parecer, los dados se han cargado hacia José Narro Robles y Alejandro Moreno (Alito o Amlito, como le llaman sus detractores, por su cercanía con López Obrador), uno de ellos pudiera convertirse en el nuevo presidente,  aunque los años de gloria de Narro Robles, hace tiempo que pasaron y ya no tiene la firmeza, la autoridad ni la lucidez necesaria para rescatar al PRI del marasmo en que se encuentra. Así que Amlito, Alejandro Moreno, quién ronda en los 43 años y es actualmente Gobernador de Campeche,  no sólo es el que más se mueve -con los recursos del Estado obviamente-, al grado de que sus contrincantes, están exigiendo que renuncia a la gubernatura, pues no ven piso parejo (como si alguna vez lo hubo en el Revolucionario institucional).

Así que todo queda en suspenso, pues la dirigencia del PRI, quería que fuera en Julio la contienda interna, pero el INE, se las cambio para Septiembre.

Seguramente, las elecciones de Junio, serán un termómetro para medirle el agua a los camotes. Veremos y diremos.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu