Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » DOS MIL… ¿Y LUEGO? / 696

DOS MIL… ¿Y LUEGO? / 696


|
Por:
Samuel Cepeda Tovar
|
23-03-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: SAMUEL CEPEDA TOVAR

http://enfoqueanalitico.blogspot.com

Quizá debemos comenzar por la pregunta más simple: ¿por qué dos mil?, ¿por qué no tres mil o cinco mil, o solo mil? La iniciativa de la regidora de Morena en Allende, Coahuila, Christian Saucedo de reunir dos mil firmas para incluir a Allende dentro de la zona especial fronteriza que goza de estímulos fiscales y de la cual han quedado excluidos algunos municipios de los cinco manantiales parece ser una iniciativa sin piso que la sostenga y sin pragmatismo o esperanza de concreción. Parece de pronto una medida desesperada ante un decreto cuyos orígenes son inalcanzables por quienes han sentido de pronto la injusticia de una política de desarrollo regional perfectamente válida y estructurada. No conozco en mi escueto conocimiento sobre mecanismos de participación ciudadana un andamiaje legal que le dé salida a una iniciativa ciudadana con esa cantidad de firmas. Hay ciertamente una ley de participación ciudadana para el Estado de Coahuila que en efecto contiene mecanismos para iniciar leyes. Estos dispositivos son el plebiscito, el referendo, la iniciativa popular, la consulta popular, la colaboración comunitaria y la audiencia pública, no obstante, además de que ninguno de estos mecanismos requiere una cantidad de firmas tan ínfima como lo son dos mil firmas, pues tan solo para el caso del plebiscito municipal, se requieren por lo menos cuatro mil firmas en el caso de contar por lo menos con diez mil electores, por otro lado, se trata de mecanismos de participación local, no federal, por lo que la iniciativa no tendría trascendencia alguna, en todo caso, habría que invocar al único mecanismo federal de participación ciudadana que tenemos: la ley federal de consulta popular, no obstante, para que este dispositivo funcione, debe tocar un tema de trascendencia nacional, y la región frontera es un tema focalizado de trascendencia regional que desde luego no aplica, además de que se requiere la participación del dos por ciento del listado nominal de electores, que es un número mucho muy por encima de dos mil firmas. Ante lo esgrimido, resulta confuso el numero de las dos mil firmas requeridas. Si la idea es defender intereses ciudadanos, se deben articular los mecanismos adecuados de intervención o gestión, pues no se trata de improvisar o intentar llamar la atención sin argumentos o herramientas legales y formales que por lo menos abran una posibilidad, aunque sea remota, de alcanzar el objetivo deseado. De pronto parece que los regidores intentan demostrar que hacen algo por el pueblo ante la sequía de iniciativas personales o dictámenes en comisiones taxativas a sus funciones en cabildo y emprenden campañas que simplemente terminarán en el basurero de la historia olvidada y las siempre buenas intenciones. Absurdo pelear una batalla imposible de ganar, pues el buen guerrero sabe escoger aquellas pugnas que sabe tiene posibilidades de salir avante. Dicen que la esperanza muere al último, pero la esperanza también debe ir cargada de una buena dosis de realismo y sobre todo de conocimiento de administración pública y marco legal para cada escenario en particular. Una vez reunidas las dos mil firmas ¿qué sigue?, ¿entregárselas al senador Guadiana?, ¿enviárselas al ineficiente Lenin Pérez? O quizá al mismísimo presidente López Obrador. ¿Y luego? ¿Qué dispositivo legal se invocará para dar cauce operativo a esas dos mil firmas? Insisto, es importante la participación ciudadana, pero qué tal si en lugar de librar batallas imposibles de ganar; los regidores nos ofrecen resultados mensuales sobre su gestión en temas que sí son de su competencia. ¿Qué tal si se dejan de fantasías absurdas y paseos por pueblos mágicos y comienzan a elaborar dictámenes y más dictámenes en beneficio del pueblo y sus habitantes? El esfuerzo está mal encauzado, solo basta una buena dosis de realidad y voluntad para enderezarlo.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu