Torreon, Coah.
Edición:
19-Feb-2024
Año
20
Número:
894
Inicio » COLUMNAS » CARITAS DE ÁNGEL (Del noviazgo al matrimonio) / 693

CARITAS DE ÁNGEL (Del noviazgo al matrimonio) / 693


|
Por:
Pedro Belmares O.
|
04-03-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: PEDRO BELMARES O.

Cuando la pareja apenas comienza con el noviazgo todo es felicidad. Aunque la pareja se empieza a conocer no hay ningún conflicto; los celos y las peleas puede ser algo normal, pues la pareja saben que después de pelearse viene la reconciliación. Aún en el noviazgo no hay responsabilidades entre ambos, es por eso que en el noviazgo no hay ninguna fisura, cuando la pareja se formaliza y anuncia su boda, a ambas familias todo les parece hermoso desde la perspectiva de los novios, aunque al hombre no le importan tanto los detalles de la boda, solo le importa pasarla bien; sin embargo, la mujer piensa diferente, es meticulosa en los detalles junto con su madre y amigas, todo tiene que quedar increíble, aunque los novios no piensan que sus vidas van a cambiar por completo, puede ser que los novios no hayan estado juntos las 24 horas del día, en la boda el trato que se dan entre los dos suele ser muy tierno, se desborda el amor y todo les parece un sueño; sus familias los ven felices juntos.

Después de casarse y de pasar una melosa luna de miel empieza la vida matrimonial, el tiempo ha pasado y parece ser que ya no son la pareja feliz de antes, que empieza la rutina y hace estragos entre los dos, y la desconfianza aparece de la nada. Como en todo matrimonio que empieza, la estabilidad económica no es muy buena, comienzan los pleitos porque no les alcanza para comer bien y arreglar la casa, la mujer toma actitudes liberarles, no le importa si el marido come o está limpia la casa, ella se sale de su casa y como si estuviera soltera no deja de ir a ninguna reunión con sus amigas y les comenta que su matrimonio es miel sobre hojuelas, simula tener una posición social y económica buena. El hombre llega a comer con el tiempo  reducido que le dan en su trabajo, al ver toda la casa volteada al revés y sin  nada que comer se enfurece y come lo que encuentra, esa es una pequeña muestra de falta de compromiso entre la pareja, se supone que en el noviazgo se practican situaciones que pueden presentarse para que no los sorprendan cuando estos lleguen.

Sin embargo, el mayor problema estriba en que hacen compromisos que no son viables, sobre todo, en los primeros años de pareja, y ninguno de los dos está dispuesto a ceder ni un ápice en lo que habían acordado.

Otra de las causas de ruptura es el hecho de no ser transparentes en su trato entre ellos, es muy común que representan ante la pareja en el noviazgo una vida diferente a la que llevaban antes de conocerse, y ya casados aflora su verdadera personalidad, a veces muy alejados de la que estaban representando, esta situación compromete seriamente el matrimonio, sobre todo, si alguno de los dos lo ve como una traición que puede sobrepasar el amor incipiente que en esos momentos se prodigan el uno al otro y que no tienen la fortaleza que dan los años de vida matrimonial.

De allí, que se deberían tener pláticas que establezcan esta situación para que las parejas busquen ser lo más honestos posibles en el noviazgo, y con esto no pongan en riesgo el matrimonio que están por realizar, ya que esta es la base de todas las sociedades, y que en estudios que se han realizado al respecto, cuando hay rupturas de matrimonios, las parejas buscan a alguien que los soporte, ya no que los ame o los respete, es como si la ruptura hubiera desinflado una olla de presión en ambos, y se comportan muchas de las veces de una forma grotesca que está muy alejada de una verdadera vida matrimonial, tratándose las parejas con displicencia, descaro y cinismo, que dan al traste con los valores esenciales de un verdadero matrimonio comprometido por el amor, la tolerancia, el respeto y el deseo de empezar y terminar unidos como debería de ser.

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu