Torreon, Coah.
Edición:
10-Jun-2024
Año
21
Número:
908
Inicio » COLUMNAS » EN TIEMPOS DE ROMA / 687

EN TIEMPOS DE ROMA / 687


|
Por:
Sin Censura
|
21-01-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: DANIELA CARLOS ORDAZ

@DanielaCarlos

Mientras todos tienen sus ojos y oídos en el desabasto de la gasolina y la tan mentada cuarta transformación, asesinatos, violaciones y vejaciones se cometen en nuestro país en contra de las mujeres.

Antes de empezar, voy a hacer una referencia a la película de Cuarón, que además de haber sido nominada y galardonada como mejor película, y por supuesto como mejor director; ha sido fuertemente criticada, y no por especialistas en la materia, sino por los mismos mexicanos que tacharon de “aburrida” y “una historia más de telenovela”, a una situación por demás cotidiana. Tan cotidiana, que nos parece algo normal.

Si bien los derechos de la mujer se han cimentado y las libertades que antes no gozaban se han ido materializando, queda mucho en entredicho para quienes viven condiciones similares a las de Cleo (nombre de la protagonista).

Ahora las mujeres salen a ejercer sus derechos a las calles, dicen algunos; pero a mi ver, salen a exigir los derechos que deberíamos de tener sin necesidad de pedirlos.

Ejemplo de ellos es la paridad de género en el ámbito político, que si bien ha dado pie a que la mujer participe para obtener cargos públicos de un cincuenta y cincuenta en relación a los hombres, siguen siendo ellos quienes determinan cuáles mujeres y en qué condiciones pueden postularse. Yo no digo que todos los hombres son malos, ni que todas las mujeres son sumisas, al contrario, hay mujeres que son las peores enemigas de las mismas mujeres.

Tal vez pienses que este tema no te afecta o no te interesa, pero si tienes madre, si tienes hermanas o si tienes hijas, estoy segura que también te interesará.

Lo que trato de dejar en claro, es la falta de interés hacia temas por demás trascendentes; y que es más importante cubrir una cuota, que buscar un perfil que pueda hablar por otras, exigir por otras y ser un precedente para quienes siguen sus pasos.

En diciembre del año pasado, la alcaldesa de Juárez, Coahuila fue asesinada, porque no hay otra palabra para lo que sucedió, y sin embargo, muchos prefirieron hacerse de la vista gorda, porque esos temas son mejor decirlos en privado, no generar controversia, además, ella tuvo la culpa dijeron algunos, porque se expuso. Lo único que se expone son las pinturas y obras de arte en los museos, las mujeres se respetan.

Una jovencita en la ciudad de Torreón, Coahuila con retraso mental, fue agredida por varios hombres y aún no se puede dar con el paradero del agresor, ya que su familia lo protege y hasta presentaron una denuncia en contra de la víctima, por haber propiciado las cosas. Cabe destacar que la joven fue revictimizada por las supuestas autoridades que deberían protegerla y que su eslogan lo marca bien, con respecto a los derechos de la mujer.

Esto no es exclusivo de algunos municipios, o de ciertos estados, como es el caso de Coahuila; es una generalidad del país. Una mujer fue asesinada en un centro comercial de la Ciudad de México y nadie hizo algo por detener esta atrocidad.

¿Por qué lo relaciono con la película ROMA? Porque tal cual nos parecen situaciones normales, así de normal actuamos antes estos actos de violencia hacia las mujeres y cuando pasan, terminamos culpando a la víctima por no cuidarse. ¿Cuidarse? Que acaso todas las mujeres debemos de salir pensando que tal vez no regresaremos a nuestros hogares.

Las mujeres sabemos mejor que nadie, esa sensación incertidumbre, cuando se pone la piel chinita al pasar sola por un terreno baldío, o simplemente por una calle que no tiene luz; por un parque que está solo, o hasta por un lugar a plena luz del día, donde haya un grupo de hombres. Las mujeres aún tenemos miedo, aún nos sentimos intimidades y sobre todo sobrepasadas en nuestros derechos.

Si tanto se habla de la cuarta transformación, espero y es mi deseo, que el nuevo custodio de las arcas de la Nación, preste ojos y oídos también a estos temas, y no solamente a aquellos que generan ganancias o pérdidas económicas, también las humanas cuentan.

Tengo la esperanza de que algún día las mujeres podremos salir solas a las calles, sin el temor de no regresar nunca más.

Y para qué son las alas, sino más que para volar…

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu