Torreon, Coah.
Edición:
27-May-2024
Año
21
Número:
906
Inicio » COLUMNAS » ¿SON AUTÓNOMAS NUESTRAS UNIVERSIDADES? / 686

¿SON AUTÓNOMAS NUESTRAS UNIVERSIDADES? / 686


|
Por:
Fidencio Treviño Maldonado
|
14-01-2019
|
Edición:

|
Compartir:

LA COLUMNA DE FIDENCIO TREVIÑO /

POR: FIDENCIO TREVIÑO MALDONADO

El tan traído, llevado y comentado artículo 3 de nuestra Carta Magna, entre otras cosas, dice, que la educación que ofrece el Estado debe ser gratuita, obligatoria y laica, aunque sabemos que los tres preceptos son meramente filosóficos, es decir, el surrealismo ilusorio y hasta onírico, porque no es gratuita, menos obligatoria y lo de laica, pues cientos de curas dando clases. La educación en nuestro país es proporcionada en un 90% con recursos del pueblo, es decir, el Estado la administra, sobre todo la llamada básica (Preescolar, primaria, secundaria y preparatorias o media superior), y también en este catálogo de gastos están las Universidades llamadas Autónomas, que cada Estado endosa con su nombre y, sin embargo, dependen al menos para su mantenimiento de los impuestos de los mexicanos. Es difícil saber o entretener ¿Dónde principia y dónde termina esta autonomía en las universidades públicas? En las Universidades privadas, dónde los alumnos pagan y hasta se les regalan "becas" de mentiras, son otros rollo, aunque también en la mayoría de ellas se les da una ayudadita por parte del presupuesto que generan nuestros impuestos, por cierto, de estas abundan algunas Universidades "Patito".

De la autonomía no se duda que en sus programas de estudio en cada facultad las Universidades sean autónomas, inclusive tienen sindicato y en la toma de decisiones, organización, nombrar rectores, directores de las diferentes facultades, coordinadores, pero lo principal que son sueldos, gastos y mantenimiento de edificios, entre otros equipos, por parte de los impuestos del pueblo. Veamos, la UNAM como la madre de todas las universidades autónomas del país, recibe más menos unos 14 mil 670 millones al menos este año, mientras la UAdeC  (Universidad Autónoma de Coahuila) recibirá en este 2019 la nada despreciable suma de  dos mil 450 millones de pesos y es donde la autonomía está en duda o es de membrete, porque al menos la UNAM figura en primer lugar de las máximas casas de estudio en el país, mientras, por decir un ejemplo (muchos se van a enojar ) la UAdeC ocupa el número 44, aún por abajo de la Universidad Autónoma de Chiapas, que recibe menos dinero y ocupa el lugar 33. Aquí, la clase gobernante debería, más allá de que destine "X" dinero para esas Universidades autónomas, ser también un regulador para que esa autonomía se estructure y los dineros sean para eso, para dar cabida a todos aquellos jóvenes que quieran o pretendan estudiar una carrera profesional.

Son escalofriantes los datos que da la Organización Mundial para el Desarrollo, cuando dice que en  nuestro país por cada 100 niños que ingresan al preescolar y terminan la primaria, sólo 11, máximo, terminan una carrera profesional, el otro porcentaje se queda atorado en secundaria, técnicas, medias superior o dejan incompleta la profesión. Otra traba son los costos de la educación pública, para lograr llegar a una Universidad del Estado llamadas autónomas. Esta misma autonomía muchas de las veces hacía (o aún lo hacen) que los rectores, en más de los casos, son "puestos" otorgados por los gobernadores en turno, y de esta forma corrupta disponer a su libre criterio del dinero o gasto destinado a estas Universidades, de ahí, que el puesto de Rector en algunas Entidades se pelee como si disputaran una gubernatura, por citar Veracruz, Chihuahua, Jalisco y Chiapas, entre otros estados, incluyendo la misma UANL que trae desfalcos millonarios y que por su autonomía quedarán en el limbo, es decir, esa lana estará en la bolsa de alguien que maneja estas autonomías. ¿%(/#"? Pues ahí está la papa o el chayote caliente con el gasto de muchas Universidades Estatales y que su autonomía esta en tela de duda y de juicio, porque para ser autónomo o tener autonomía se necesita eso, no depender de nadie, es decir, nadar y flotar que no es lo mismo, porque cuando se nada se avanza y cuando se flota se está en el mismo lugar, entonces, ¿son o no autónomas nuestras universidades Públicas? Usted tiene la respuesta.

Sugerencias y Comentarios:

kinotre@hotmail.com

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu