Torreon, Coah.
Edición:
20-May-2024
Año
21
Número:
905
Inicio » COLUMNAS » MI VERDAD / 686

MI VERDAD / 686


|
Por:
Agente 57
|
12-01-2019
|
Edición:

|
Compartir:

POR: AGENTE 57

Con el deseo de que este año sea mejor que el anterior. Arrancamos…Semillas de Tiranía aquellos que procuraron controlar la espiritualidad, restringir las relaciones personales con Dios, ganaron prominencia durante los primeros siglos de la era cristiana. Sus creencias constituyeron los cimientos ideológicos durante gran parte del lado oscuro de la historia de la iglesia cristiana. Comprometidos con la creencia en la supremacía singular, estos cristianos ortodoxos pensaban que el miedo y la sumisión a la autoridad jerárquica eran imperativos. No todos los cristianos estaban de acuerdo. De hecho, contrario a la descripción convencional de los primeros siglos del cristianismo como un tiempo de armonía y unidad, los primeros cristianos estaban en desacuerdo con todo, desde la naturaleza de Dios y los papeles de hombres y mujeres, hasta la manera en que uno encuentra la iluminación. Quizás lo más esencial en cuanto al grupo de cristianos que triunfarían-llamados “cristianos ortodoxos” aquí- era la creencia en una supremacía singular, la creencia en que la divinidad está manifestada en una sola imagen. La creencia en un Dios único difería radicalmente de la creencia generalizada en que la divinidad podía estar manifestada en una multiplicidad de formas e imágenes. Así como las personas creen que Dios puede tener un solo rostro, de igual manera tienden a creer que el valor o la santidad entre los humanos también puede tener un solo rostro. Los diferentes géneros, razas, clases o creencias son clasificados como mejores o peores entre sí. Incluso la noción de dos opiniones discrepantes que existan armoniosamente se torna extraña; una debe prevalecer y ser superior a la otra. Dentro de tal estructura de creencias, se entiende que Dios reina singularmente desde la cúspide de una jerarquía basada no en amor y apoyo, sino en el miedo. La biblia repetidamente exhorta a la gente a temer a Dios: “Teme a Dios y observa sus mandamientos; pues está es la tarea de todo hombre.” “Bien aventurado todo aquel que teme a Jehová.” “Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí , os digo, a éste temed.” El padre de la iglesia del tercer siglo, Tertuliano, no podía imaginar como Dios no podía exigir miedo: las creencias de uno acerca de Dios ejercen impacto sobre las creencias de uno acerca de la sociedad. Como declara la oración del Padre Nuestro, la voluntad de Dios debería hacerse “en la tierra como el cielo.” Los cristianos ortodoxos creían que las personas deben temerle a su gobernante terrenal de igual forma como temen a Dios. San Juan Crisóstomo en el siglo IV describe la necesidad absoluta del miedo: para el ortodoxo, el miedo era esencial a fin de mantener el orden. Los cristianos, como Marcion en el siglo II, quien subrayaba la naturaleza misericordiosa, indulgente y amorosa de Dios, se encontraban en desacuerdo con los ortodoxos. A juicio de los cristianos ortodoxos, Dios debe estar propenso al enojo y exigir disciplina y castigo. Los eruditos han sugeridoque la primera línea del creado cristiano, “yo cfreo en un solo Dios, Padre Omnipotente, Creador del cielo y de la tierra”, originalmente fue escrito para excluir a los seguidores de Marcion haciendo énfasis en la naturaleza monoteísta y enjuiciadora de Dios. Los cristianos ortodoxos daban gran importancia a la autoridad singular del obispo, a los rangos dentro del clero y a la distinción entre el clero y el laicado. Puesto que hay un solo Dios en los cielos, delcaró el obispo del siglo I, Ignacio de Antioquía, únicamente puede haber un obispo en la iglesia. “ su obispo presidente en el lugar de Dios, y sus [sacerdotes] en el lugar…de los apóstoles”, escribió. “Aparte de estos, no hay iglesia.” Tales creencias y actitudes, sin embargo, ciertamente no eran compartidas por todos los cristianos. Los ortodoxos enfatizaban el rango a tal grado que un cristiano gnóstico escribió sobre ellos: “Querían regir unos sobre otros, venciéndose unos a otros en su vana ambición”, codiciando “el poder unos sobre otros”, “ cada uno imaginando que es superior a los otros.” No todos los cristianos aceptaban la creencia en la supremacía singular. Algunos cristianos gnósticos entendían a Dios como multifacético, con aspectos tanto masculinos como femeninos. Algunos veían a lo divino como una díada; un lado siendo “el Inefable, la profundidad, el padre Original”, mientras que el otro lado era “Gracia, Silencio, el Vientre y Madre del Todo”. En el Apocryphon de Juan gnóstico, una visión de Dios aparece diciendo: “Yo soy el Padre, Yo soy la Madre, Yo soy el Hijo.” Theodoso,un maestro gnóstico, dijo: “cada quien conoce al seor según su propia manera, y no todos y no todos de la misma manera.” Para extirpar a los cristianos gnósticos de los ortodoxos, el obispo del siglo II Irineo alentó a los cristianos a “confesar con la lengua un solo Dios el Padre.”

MI VERDAD.- Paz a los hombres de buena voluntad Dios los bendiga. NLDM

Sin Censura | Todos los derechos reservados 2022 | Torreón Coahuila | Donato Guerra 461 sur
menu